Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres retos quedan para el final

El Tenerife busca concatenar tres victorias por primera vez, afinar sus dígitos como local y extender su tiempo sin recibir goles

El CD Tenerife de Luis Miguel Ramis ha rozado la perfección en muchos ámbitos y facetas, pero aún quedan algunas asignaturas y desafíos pendientes para el segmento final del campeonato. Para la moral de los blanquiazules y evidentemente también para su situación clasificatoria fue providencial el triunfo del pasado lunes, por cuanto significó romper la mala racha en los enfrentamientos contra rivales directos. Un sambenito menos. Ahora, los retos más inmediatos pasan por mejorar las prestaciones del grupo en el Heliodoro Rodríguez, de donde se han escapado muchos puntos; y firmar tres victorias consecutivas por vez primera en lo que va de campeonato.

La regularidad ha sido una constante en la trayectoria de los blanquiazules a lo largo de este curso. Así que resulta extraño que no hayan logrado sumar tres triunfos seguidos en ningún momento de la temporada. Con una excepción: la del partido copero ante el Ibiza Islas Pitiusas, que sí significó concatenar un trío de alegrías consecutivas.

El representativo ha tenido a tiro esta posibilidad en liga hasta siete veces pero, una vez llegado el momento de firmar el triplete de victorias, ha fallado. La última oportunidad fue cuando el empate reciente en casa frente al Huesca. En todo caso, los de Ramis transitan a velocidad de crucero con unos dígitos muy notables y que les han permitido confirmar con la suficiente antelación –no de forma matemática, sí virtual– su presencia en la promoción.

En la imparable progresión de los isleños mucho ha tenido que ver su fortaleza defensiva. En este sentido, ya van 296 minutos sin encajar un gol para Juan Soriano, que este domingo frente al Málaga dejará su sitio a Dani Hernández. Tendrá el hispano venezolano la oportunidad de estrenarse en liga y, de paso, alargar su imbatibilidad blanquiazul, que abarca desde los compases finales del partido jugado en casa contra el Fuenlabrada. Fue Pedro León, de penalti, el último en hacer gol a los blanquiazules, que hilvanaron puertas a cero consecutivas contra Huesca, Lugo y Girona.

Una victoria también permitiría equilibrar el botín blanquiazul en casa con el obtenido fuera del Heliodoro. Como visitante, el Tenerife lleva 37 puntos, más que nadie; como local, son 32. Una diferencia ostensible y que conviene recortar para aspirar al ascenso.

Compartir el artículo

stats