Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joselu, un blanquiazul en el Lugo

El delantero tiene contrato con el club tinerfeño hasta junio de 2023. Está cedido en el rival del domingo. Fue operado hace tres semanas y no jugará más esta temporada.

Joselu Moreno. LaLiga

Cuando termine el presente curso, allá por el 30 de junio, Joselu Moreno volverá a ser jugador del Tenerife. Al menos, es lo que indica su contrato. El delantero onubense comenzó la pasada pretemporada a las órdenes de Ramis, pero, al no entrar en los planes del técnico, se marchó cedido al Lugo el 8 de agosto. Todavía le queda una campaña más de vinculación con la entidad insular.

Joselu será baja este domingo por una lesión. Pero como en el partido de la primera vuelta, disputado en el Rodríguez López (1-1), tampoco habría participado en este segundo cruce con el Tenerife, ya que en su acuerdo de préstamo se incluyó una de esas cláusulas conocidas como del miedo. Pero el obstáculo al que se enfrenta el atacante es mucho más alto que un detalle de su contrato. A comienzos del mes de abril tuvo que pasar por el quirófano para que le realizaran una artroscopia con la que le repararon una lesión de menisco y del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Los médicos calcularon que tendría que estar sin jugar entre cuatro y seis meses, es decir, por lo que resta de temporada.

El futbolista fichado por el Tenerife en el mercado de enero de 2019, con Víctor Moreno en la dirección deportiva y sumándose a los refuerzos de invierno de Mauro dos Santos, Uros Racic, Fernando Coniglio, Isma Santos y Borja Lasso, se aseguró la ampliación de su relación laboral con el club insular, hasta junio de 2023, a raíz de la permanencia del equipo en Segunda División en esa Liga. Había pasado de llegar cedido por el Oviedo a firmar en propiedad.

En ese medio curso jugó 17 partidos de Liga, en los que aportó dos goles. En el siguiente, con Fran Fernández primero y con Luis Miguel Ramis después, se quedó en 22 actuaciones y no pudo aportar ni un tanto. Y no hubo más. Juan Carlos Cordero le comunicó en el verano de 2021 que no encajaba en el nuevo proyecto y terminó encontrando un hueco en un club en el que ya había triunfado, el Lugo, su plataforma de despegue en el ejercicio 16/17, cuando fue el máximo anotador de Segunda División con 23 goles.

El regreso no empezó mal. Joselu debutó marcando un gol de penalti en el Carlos Tartiere (2-2). Pero no tuvo continuidad en la primera vuelta y solo pudo añadir un acierto más a su estadística, en Anduva (3-2), aparte de otro en la Copa del Rey. Para colmo, las lesiones empezaron a darle problemas, hasta el punto de que en 2022 solo intervino en un partido, el del 5 de febrero en el Reale Arena. Apenas un cuarto de hora en el campo, los últimos de toda la temporada.

Al día siguiente, el Lugo reveló que el atacante andaluz había tenido que pasar por el quirófano y que se iba a perder el resto del curso. En esa fase continúa, recuperándose de la lesión y pensando en la nueva campaña, cada vez más cerca de volver a despedirse del equipo gallego, cada vez más cerca de regresar al Tenerife. O no.

Compartir el artículo

stats