Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los lunes cuesta mucho más

El Heliodoro busca acercarse a su último gran registro entre semana: 17.848 asistentes al duelo copero con el Athletic l> Popular y San Sebastián Baja, cerca de agotar el papel

Los jugadores del Tenerife celebran un gol ante el Athletic en la eliminatoria copera de 2020. | | E.D.

Los lunes se hacen cuesta arriba. Llenar el Heliodoro Rodríguez López cuesta mucho más cuando los partidos se juegan a comienzos de semana. No obstante, hay antecedentes que invitan al entusiasmo. Sin ir más lejos, una eliminatoria contra el Athletic de Bilbao en la Copa del Rey permitió exhibir las mejores galas del Heliodoro. Y no fue en un día ni horario nada propicios. Tampoco se disputó en sábado ni domingo el último encuentro de playoff jugado por el Tenerife en su feudo. Fue un miércoles de junio y al recinto capitalino acudieron más de 21.000 almas –hace cinco años– para alimentar el sueño de un ascenso que se escapó por los pelos.

Dicho lo cual, es verdad que entre semana todo cuesta más. Que sea día laborable, que los aficionados residentes en el Sur o el Norte tengan que volver por carretera a sus domicilios en horarios intempestivos o que la franja de las 20:00 sea casi prohibitiva para el público infantil hace inviable el lleno; o incluso pensar en que pueda batirse el excepcional registro que se dio contra el Real Valladolid (18.587 espectadores) hace tan solo dos semanas.

Pinchazo en viernes

El último antecedente de un partido disputado en un día no tradicional para el fútbol trajo consigo uno de los peores datos de la temporada: 7.310 personas para ver el Tenerife-Real Oviedo, aunque también es cierto que la cepa ómicron estaba en pleno apogeo y fue un duelo aún marcado por las restricciones de aforo (con un tijeretazo del 50% de la capacidad disponible en el Rodríguez López).

Ahora, las circunstancias son otras. El magnífico momento de forma del Tenerife, la opción real de alcanzar el ascenso directo, el regusto dulce que dejó la victoria en El Molinón y que el partido sea contra un rival de la zona alta –con tres puntos de oro y el average particular en juego– ejercen como imanes para fomentar una gran entrada. Con todo, el lleno parece una utopía. Por lo pronto, el ritmo de venta de las localidades nada tiene que ver con el del choque contra el Valladolid; y precisamente la derrota frente a los pucelanos ejerció la semana pasada como un freno para la euforia. Así que ha sido en las últimas horas (tras la conquista de Gijón) cuando el papel ha empezado a agotarse, una vez el equipo ya ha vuelto de su último duelo a domicilio con los tres puntos en la mochila.

Anoche ya no había localidades disponibles en la plataforma en internet para Popular Baja, la grada del Heliodoro que antes acaba con las entradas; y empezaban a liquidarse igualmente los billetes en San Sebastián Baja. Los precios son los habituales (entre 13 a 31 euros) y la atmósfera «seguro será fantástica», predice el presidente de la Federación de Peñas, Fran León. En conversación con EL DÍA, anticipa que para hoy miércoles hay prevista «una reunión para definir algunas medidas que se adoptarán para que el ambiente sea el mejor posible».

El horario no acompaña

«El horario no acompaña, no nos gusta. Pero estamos pensando en hacer un recibimiento multitudinario al equipo a su salida del Hotel Escuela. Queremos que los jugadores se sientan arropados», explica León, quien tiene claro que «algo hay que hacer para que no se pinche el globo de la ilusión». Propone «hacer un llamamiento a bombo y platillo, si hace falta, para que el Heliodoro se llene como ya ocurrió otras veces entre semana». Dice el presidente de las peñas que ya les gustaría «ir más allá y plantear mosaicos, u otras iniciativas», pero a día de hoy no es posible. «Y mucho menos un lunes», sugiere, a vueltas con una fecha que no agrada.

Compartir el artículo

stats