Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ramis se pasa al "minuto a minuto"

Tras dos triunfos seguidos, el entrenador destaca la conveniencia de no levantar el pie del acelerador ante un Leganés implicado en la lucha por la permanencia, ya que la competición «castiga» a los que se «despistan»

Luis Miguel Ramis.

El corto plazo del «partido a partido» ya no es suficiente. Luis Miguel Ramis va un poco más allá y sitúa el nivel de exigencia en el «minuto a minuto». La competición se adentra en tramos cada vez más decisivos y el entrenador sabe, por experiencia, que cualquier paso en falso puede influir en la conquista de los objetivos; el Tenerife, el de un aspirante contrastado a conseguir el ascenso, por el conducto de la promoción o incluso por la vía directa.

«Ya no es ir partido a partido, sino minuto a minuto», advirtió Ramis, trasladando esa norma al encuentro de este domingo ante el Leganés, en el Heliodoro (20:00), posterior a una serie de dos triunfos consecutivos, ante el Real Oviedo y la Ponferradina. Esa racha afianzó a los blanquiaules como candidatos a todo. No obstante, aunque la «posición» del Tenerife es de «confianza» y «optimismo», Ramis recordó que la competición «penaliza» y «castiga» a cualquier equipo cuando se «despista y deja de mirar» hacia donde debe hacerlo. Aviso del entrenador con vistas al enfrentamiento entre el cuarto de la tabla y al sexto por la cola, un Leganés diseñado para competir por subir y que se ha visto envuelto en la lucha por la permanencia. «La posición de cada equipo es la que es, pero estos partidos hay que trabajarlos muy bien para que realmente se pueda llegar a ver esa diferencia –clasificatoria–», remarcó el técnico tarraconense.

«Seguimos con las botas en el suelo y sabiendo que todo se decide dentro del 105x70»

decoration

Ramis no ocultó que, a falta de 17 jornadas para que termine la temporada regular, le «ilusiona» tener cerca la opción de –en el mejor de los desenlaces– ocupar uno de los dos primeros puestos de la tabla. «Queremos lo mismo que la afición, que es estar lo más arriba posible», reconoció. «Pero eso pasa por intentar dar lo máximo, y si la clasificación, las sensaciones y los convencimientos dicen que esa posibilidad existe, es porque la situación es buena y vamos a tratar de aprovecharla», aseguró el míster blanquiazul, quien le otorga el mismo valor a cada encuentro, empezando por el que abrió el calendario en Fuenlabrada (1-2). «Ese triunfo fue súper importante, porque le dimos un giro a lo que se había hecho en campañas anteriores», destacó Ramis. «Estamos contentos, pero sabemos lo que queda por delante, así que seguimos con toda la humildad del mundo, sin decir una palabra más alta que otra, con los pies y las botas en el suelo, y sabiendo que todo se decide dentro del rectángulo del 105x70, que es donde queremos estar concentrados al máximo cada minuto», manifestó.

Con todo esto, y cambiando su sitio en el banquillo por cualquier butaca de la grada, confesó sentirse identificado con el entusiasmo que se palpa en el tinerfeñismo. «¿Cómo vamos a negarnos la posibilidad de poder ilusionarnos con algo que pensamos que puede suceder?», cuestionó. «Cuando se piensa en algo, es porque es posible; y nosotros también lo creemos, pero todo lleva un proceso y una exigencia; queda mucho sudor y trabajo por hacer», remarcó.

«¿Cómo vamos a negarnos la posibilidad de ilusionarnos con algo que puede suceder?»

decoration

Ramis comparó el viaje que está desarrollando el Leganés esta temporada, sorprendente por su plantilla y su posición alejada de la zona de ascenso, con la entrada a un túnel sin un final a la vista. «Cuando hay un potencial económico y un nivel de jugadores y no logras asomarte a la posición que quizás estás buscando, surgen situaciones de precipitación y nervios; son túneles en los que te metes creyendo que va a salir pronto, pero no es fácil para ningún equipo», concluyó Ramis.

El partido de este domingo en el Heliodoro Rodríguez López volverá a estar sujeto al recorte del aforo, por razones sanitarias. Como pasó en el derbi del 2 de enero y en el posterior encuentro ante el Oviedo, el tope estará en el 33 por ciento. Partiendo de ese límite, Ramis expresó su deseo de que no quede ninguna butaca libre. «El aforo es el que es y, aproximadamente, podemos llegar a unos 11 mil espectadores, y lo que reclamo es que no sean 10.999, sino 11.000», declaró el entrenador del Tenerife, quien aprovechó la ocasión para poner de relieve el papel que juega el público. «Nos arropa muchísimo», garantizó. «Cuando la afición se pone en modo rodillo, recibimos mucha energía y los jugadores son los que más lo notan», explicó. «Si le añadimos más gente, creo que tendremos un plus importante a estas alturas de la temporada y en lo que todavía queda por jugar», opinó el técnico.

11.000, mejor que 10.999 espectadores

El partido de mañana en el Heliodoro Rodríguez López volverá a estar sujeto al recorte del aforo por razones sanitarias. Como pasó en el derbi del 2 de enero y en el posterior encuentro ante el Oviedo, el tope estará en el 50 por ciento. Partiendo de ese límite, Ramis expresó su deseo de que no quede ninguna butaca libre. «El aforo es el que es y, aproximadamente, podemos llegar a unos 11 mil espectadores, y lo que reclamo es que no sean 10.999, sino 11.000», declaró el entrenador del Tenerife, quien aprovechó la ocasión para poner de relieve el papel que juega el público. «Nos arropa muchísimo», garantizó. «Cuando la afición se pone en modo rodillo, recibimos mucha energía y los futbolistas son los que más lo notan», explicó. «Si le añadimos más gente, creo que tendremos un plus importante a estas alturas de la temporada y en lo que queda por jugar», opinó el técnico.

Compartir el artículo

stats