Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ganar para dormir segundos

La segunda victoria consecutiva en casa pemitiría al Tenerife acabar el día en plazas de ascenso directo y meter presión al Éibar, que juega mañana l Sipcic y Shashoua, recuperados a tiempo para jugar hoy

Un momento de un partido reciente en el Heliodoro. María Pisaca

El Tenerife ya lleva 14 de 17 jornadas en puestos de privilegio y hoy se propone dar un paso más en sus ambiciosas aspiraciones. Una nueva victoria –sería la segunda consecutiva en casa– permitiría tener dulces sueños al representativo, que se iría a dormir en la segunda plaza a la espera de lo que haga mañana el Eibar contra el Girona. Al menos durante 24 horas, los blanquiazules se anclarían a una de las posiciones de ascenso directo, un anhelo cada vez más presente en los deseos de futbolistas y técnicos, aunque todavía prefieran no verbalizarlo.

La propia experiencia de esta misma temporada advierte de dificultades para vencer a la Real Sociedad B, que llega con el orgullo herido tras su última derrota en casa (frente al Girona) y con evidentes urgencias en la clasificación. El cuadro donostiarra vuelve al fútbol profesional tras un largo periplo en categoría amateur. Pero no ha venido a pasearse, aclara su entrenador, el muy mediático Xabi Alonso. El exfutbolista internacional, que ya visitó el Heliodoro como futbolista del primer equipo txuri urdin y del Real Madrid, es uno de los grandes reclamos de un partido donde ambos equipos ansían el balón. Si algo ha demostrado el cuadro vasco a lo largo de esta campaña es su vocación protagonista, de ahí que la primera gran incógnita es quién se hará con el cuero y, por ende, con el mando de la contienda.

Gráfico CD Tednerife. E. D.

El duelo de esta tarde es el último de un noviembre accidentado para el Tenerife. Tal y como preveía Ramis –y así lo avisó en numerosas ocasiones–, este mes iba a concentrar la mayoría de problemas y contratiempos físicos de este curso. Dentro de lo que cabe, el Tenerife ha salido bien parado. Pero pierde a Carlos Ruiz por varias semanas, Bermejo sigue en el dique seco y aún hay varios jugadores que arrastran molestias. Así que no serían de extrañar las rotaciones en algunas líneas, sobre todo defensa y mediocampo. Arriba, Elady y Enric Gallego buscan el botín del gol tras varias semanas sin acierto; y Rubén Díez ya ha anunciado esta semana que seguirá buscando su estreno como artillero.

El gran momento de los blanquiazules y el premio gordo de dormir esta noche segundos podría alimentar hasta límites hasta ahora desconocidos la afluencia del Heliodoro. A nadie extrañaría que se registrase la mejor entrada desde que la pandemia empezó a dar tregua y permitió la vuelta del público. Y aunque la opción de acostarse en zona de ascenso ha polarizado casi todas las declaraciones de los últimos días, no hay que pasar por alto que la victoria traería consigo también un botín de oxígeno. Dicho de otro modo, alejaría todavía más a los perseguidores de la zona de play off, primer gran objetivo tinerfeñista.

A estas alturas ya no es necesario alertar de los peligros de un posible exceso de relajación. Las dificultades han sido severas para ganar en casa a otros rivales de la zona baja (Amorebieta o Alcorcón) y solo la goleada ante el Burgos supuso un oasis sin complicaciones y enredos. La de hoy –si se consigue– sería la décima victoria de la temporada. Logro mayúsculo para un equipo candidato.

Compartir el artículo

stats