Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Tenerife
Alfredo del Castill Exentrenador de cantera de la Real Sociedad

«El Tenerife no debe fiarse de la Real Sociedad B»

«El Sanse tiene la ventaja de su entrenador; miran a Xabi Alonso y ven a un campeón del Mundo», asegura el exentrenador de cantera de la Real Sociedad

Alfredo del Castillo, en un campus de la Real Sociedad en Tenerife. E. D.

Alfredo del Castillo (Icod, 1952) trabajó una década en la Real Sociedad, como entrenador del juvenil y del filial de Tercera, y como integrante de la secretaría técnica.

¿Cómo llega un tinerfeño como usted a la Real Sociedad?

Empecé en el fútbol en el Icodense, con el que jugué en todas las categorías, incluyendo la Tercera. Con 20 años salí de Tenerife para trabajar en San Sebastián donde había trabajado mi padre, en Telefónica. Había dejado de jugar, pero no había perdido la inquietud de ser técnico, y saqué los tres títulos en San Sebastián.

¿De qué generación estamos hablando?

En aquella época, el título nacional se sacaba en una provincia. Nos tocó ir a Albacete. De Tenerife estaban Valentín Toste y Chicho Sierra. También coincidí con Juanma Lillo, Esnaola, Julio Cardeñosa, Olmo, Paco Herrera...

¿Cuál fue su primera experiencia en un banquillo?

Fue en el juvenil del Lagun Onak, de Azpeitia. Más tarde, en 1985, llegué a dirigir al Icodense, ya que me trasladé a Tenerife por seis meses para acompañar y cuidar a mi padre, que había caído enfermo, y el presidente, Marcial, me ofreció el cargo después de la destitución del teniente Herrera.

Nos quedamos en Azpeitia.

Sí. Voy para entrenar al juvenil. Al año siguiente me dan el regional y ascendemos a Tercera. Después me voy a Beasain, cojo el equipo en Tercera y ascendemos a Segunda B. Estamos cuatro temporadas y jugamos un playoff de ascenso con el Almería, Mestalla y Ferrol. De ahí me voy al Real Unión de Irún y subimos de Tercera a Segunda División B. A continuación ingreso en la Real Sociedad para entrenar al cadete. Estoy dos años ahí, otros dos con el División de Honor juvenil y uno en el Tercera División; de ahí paso a la secretaría técnica. En resumen estoy entre 2001 a 2009 en la Real.

¿Cómo encajó en el circuito futbolero del País Vasco?

Roberto López Ufarte siempre me decía: canario, ¿cómo te quieren tanto en Azpeitia? Estoy hablando de los años 80. Sabía que me tenía que dar a conocer. Era un chaval que había llegado a San Sebastián con 20 años y no conocía a nadie, así que cogía mi coche y me iba a Azpeitia, a 50 kilómetros, a entrenar a un juvenil sin cobrar ni un duro. Me fui haciendo un camino. Aquí estiman mucho a los canarios por nuestra forma de ser y de hablar. Me siento súper orgulloso de lo conseguido. Entrenar en la Guipúzcoa profunda y llegar al histórico Real Unión o a la Real, no está al alcance de tanta gente.

Habrá visto crecer a jugadores que hoy son profesionales.

Generaciones fantásticas. Me acuerdo de Iñigo Ros, Dani Estrada, Elustondo, Imanol Agirretxe, Carlos Martínez, Mikel González, Xabi Castillo, Asier Illarramendi, Eneko Eizmendi, Alain Eizmendi, Toño Ramírez, Zubikarai, Zubillaga, Díaz de Cerio... Fue la generación que ayudó a la Real Sociedad a conseguir el ascenso a Primera.

¿Con qué más se queda?

Fue una experiencia súper enriquecedora por muchos motivos, como las instalaciones, que son fantásticas. Allí, los futbolistas no salen por casualidad. Hay una estructura y una filosofía que aglutinan a todos los equipos de la provincia. Luego está la red que tienen en Álava, Vizcaya, Navarra y La Rioja, aparte de la que hay en el País Vasco francés. El abanico de la Real Sociedad es ahora mucho más extenso para captar jugadores de todos los sitios. De hecho, el último en llegar es un chico del Orientación Marítima, Darío.

Empezó destacando la Ciudad Deportiva de Zubieta.

Es fantástica. Se ha avanzado mucho con comedores, trabajo individualizado, nutricionistas, psicólogos, fiosioterapeutas, terapias acuáticas... La Real tiene la friolera de ocho campos de fútbol en Zubieta. Es la envidia de muchos clubes de Europa. El trabajo de cantera se lleva de manera fantástica en San Sebastián. Además, el club se ha adaptado a los tiempos y su red de captación es mucho más amplia. Si hay algún jugador de Murcia que les gusta, lo incorpora. Se asemeja más a la captación de Villarreal, Valencia, Espanyol...

Desde esa perspectiva, ¿qué visión tiene el trabajo de cantera que se realiza en Canarias?

Desde niño siempre vi que la UD Las Palmas apostaba más por gente de casa. El club ha tenido atrevimiento y paciencia para que esos futbolistas crecieran. En Tenerife, no sé por qué, nunca se ha apostado de verdad por la gente de casa. El futbolista tinerfeño siempre ha tenido en su cabeza la idea de que no va a llegar a jugar en el Tenerife. Las personas que han dirigido el club, nunca se han acercado al jugador canario. En el fútbol actual, miras un partido del Tenerife y no ves a ningún canario. Y si miras otras temporadas, a lo mejor están Suso o Alberto. Siempre han existido ciclos de jugadores, pero algunos como Mascarell, Bruno o Ayoze se han ido a buscar las castañas fuera, porque en casa no han tenido ni paciencia ni atrevimiento con ellos.

¿En qué jugadores de la Real Sociedad debería fijarse el público que asista al Heliodoro?

Tienen un equipo fantástico y una ventaja muy grande, los dos entrenadores, Xabi y Mikel Alonso. Los chavales miran a Xabi y saben que jugó en el Madrid, el Liverpool, el Bayern, que es campeón del Mundo y de Europa, que estuvo con Xavi, Iniesta, Villa... Es una motivación brutal. Sobre todo, en un ciclo con muy buenos futbolistas. Y le diría a la gente que se fije en un lateral derecho que se llama Jérémy Blasco; en Olasagasti, que es un centrocampista muy bueno; en Lobete, si va; en Karrikaburu, en Martón, en Aldasoro, en Alkain, en Ander Martín, en González de Zárate, en Arambarri, en Sangalli, en Magunacelaia... No se podrán fijar en Pachecho ni Turrientes, porque son del Sanse pero están en el primer equipo.

¿Qué consejo le daría al Tenerife para este partido?

Si el Tenerife hace el partido que hizo ante el Alcorcón, seguramente perderá, porque la Real Sociedad B tiene jugadores con mucha más eificacia que los del Alcorcón. No se puede fiar, porque esta categoría es un tiovivo e igual vas arriba que abajo; y la Real es un equipo peligroso, está sacando mejores resultados fuera de casa que dentro. A lo mejor, la clave fuera de casa es la motivación de jugar en el Heliodoro, en El Molinón, en La Romareda... Los chavales del Sanse saben que son equipos que han estado en Primera División. Notan esa motivación especial fuera de casa, mientras que dentro, la Real Sociedad B es un equipo psicológicamente desalmado, en el sentido de animación y de sentir el público cerca. El lunes fueron 1.200 personas. El equipo esta notando esa frialdad.

¿El punto débil estaría en la inexperiencia?

No. Todos compiten a muerte. El Sanse es intenso, pelea, lucha, no da un partido por perdido... Además, Xabi ha cambiado el sistema: el 4-1-4-1 lo ha convertido en un 3-4-2-1 y le va bien. Lo malo es que ha tenido bajas por lesiones, por convocatorias del primer equipo o de selecciones... Será un partido muy bonito y duro para los dos. El Tenerife no debe fiarse.

¿Ve al Tenerife como un candidato a pelear por el ascenso?

Lo veo como un equipo serio y riguroso. Notas que es un equipo que está entrenado. No se desarma ni se desequilibra pronto, no es un equipo de líneas largas. A Ramis no le gustan los partidos de ida y vuelta, sino cerrados, defendiendo en su parcela y saliendo para sorprender al rival. Es muy rocoso y tiene mucho talento en ataque. Tiene muchas posibilidades de ser un equipo de playoff o incluso de ascenso directo.

Compartir el artículo

stats