Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CB Canarias

Pendiente del covid para jugar

El Lenovo, a la espera de si el Burgos detecta o no más positivos en su plantel para disputar hoy su duelo | En caso de aplazamiento, la Copa se decidiría a una carta ante el Valencia

La plantilla del Lenovo hace un corro antes de un partido en el Santiago Martín. | | E. COBOS (CBC)

Un positivo vuelve a poner en jaque al Lenovo Tenerife. Tras haber sufrido de manera directa los efectos del covid –con contagio masivo en toda su plantilla–, el cuadro lagunero vio este jueves como la pandemia le hace trastocar de nuevo su calendario en un momento crucial de la temporada. Así, la aparición ayer por la mañana de un infectado en la plantilla del San Pablo Burgos obligó al aplazamiento del duelo que los de Txus Vidorreta debían jugar, a partir de las 19:30 horas, en el Coliseum. La nueva fecha marcada es la de hoy a las 17:00, siempre y cuando las PCR de contraste a las que fue sometido el plantel del Paco Olmos garanticen un número suficiente (nueve profesionales) de efectivos para jugar. Una demora que puede tener lecturas tanto positivas como negativas para los aurinegros.

En la vertiente más desfavorable, el Canarias se topa con la incertidumbre de no saber si podrá jugar o no, a la vez que cumple su séptimo día seguido lejos de la Isla. En caso de confirmarse la suspensión hoy, y si la misma se produce en horario matutino, el Lenovo todavía estaría a tiempo de buscar alternativas de vuelo para dormir en casa esta misma noche. Si por contra la imposibilidad de jugar no se anuncia hasta bien entrado el día, o el duelo sí llega finalmente a disputarse, la expedición del cuadro lagunero no podrá volver a Tenerife hasta el sábado, lo que apenas le daría 24 horas para preparar el choque contra el Valencia, fijado ahora mismo para el domingo a las 7 de la tarde.

¿Sin mirar el ‘average’?

También, y en caso de no jugar hoy, se presentaría un escenario que se podría calificar como neutro para los canaristas. Y es que sin tiempo material para rescatar este duelo antes de fin de mes, el Lenovo se jugaría su pase a la Copa del Rey a una sola carta, concretamente el domingo frente al Valencia en el Santiago Martín. En caso de derrota, los isleños quedarían descabalgados de la cita de Granada, pero un triunfo les daría el billete para el torneo a celebrar entre el 17 y el 20 de febrero. Independientemente de la diferencia de puntos.

Ya en un análisis positivo, varias son las razones por las que el aplazamiento del duelo a hoy le puede venir bien al conjunto aurinegro. La principal, el que la mayoría de su plantel tenga un día más de descanso para recuperarse del esfuerzo que le puede haber supuesto el haber jugado dos partidos –frente al Murcia el domingo y contra el Falco el martes– con poco más de 48 horas de diferencia. A la misma vez, este plazo extra podría permitir una mejor recuperación de Bruno Fitipaldo y de Emir Sulejmanovic, que se incorporaron a la expedición aurinegra el miércoles después de haber sido baja en tierras húngaras a causa de un proceso vírico.

Compartir el artículo

stats