Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto | Liga Femenina Endesa

Victoria de infarto en el debut

El Clarinos, sin apenas rotación, doblega al Gernika en un loable ejercicio de entereza l Ivana Tikvic, autora de 18 puntos y 10 rebotes, clave antes de un final donde brilla Davis

27

Partido Clarinos Tenerife - Gernika Carsten W. Lauritsen

Un triunfo de calidad, de mucho valor... y de infarto. Sin apenas rotación –a la ausencia de la WNBA Megan Walker se unió la baja por lesión de Esther Montenegro–, condicionado por las faltas –Davis se metió en tres en el minuto 12, y en cuatro al inicio de la segunda parte–, todavía muy verde, y contra un rival de mucha calidad –fue cuarto en la pasada Liga Endesa–, el Clarinos Tenerife mostró ayer nervios de acero para sacar adelante su debut en casa ante el Lointek Gernika, que tras reponerse de un mal arranque tuvo contra las cuerdas a las de Claudio García, a las que, sin embargo, no supo rematar.

En el momento de la verdad, entre el empeño interior de Tikvic (18 puntos y 10 rebotes para 30 de valoración), la calidad individual de una Davis que no conoció término medio, la sabiduría de Pina y la visión de juego de Ocete, el Clarinos levantó un choque que por sensaciones se le parecía escapar (33-39) pero que rescató en un final de locura. Incluso las vascas tuvieron un triple para mandar el duelo a una prórroga que, como mínimo, hubiera alargado el sufrimiento de las moradas, castigo injusto tras vaciarse para darse la primera alegría del curso.

Ya arrancó con una velocidad más el cuadro lagunero, que se encomendó a la actividad interior de Tikvic para ponerse 13-5. Errático en el lanzamiento, el Gernika sobrevivió con los tiros libres y con un arreón en el arranque del segundo acto (17-16). En medio de un juego de ida y vuelta sin apenas cordura, aguantó el Clarinos con la experiencia de Ferrari (triple y aro pasado) y con Tikvic sellando a sus rivales en la zona y siendo parada solo en falta (28-24). A la vuelta de vestuarios el cuadro lagunero pareció ceder. Concedió mucho debajo del aro, permitió correr y se quedó a nada de desquiciarse (cuarta de Davis y técnica a Claudio García). Haciendo daño en el rebote ofensivo, el Gernika se disparó hasta el 33-39, pero entre Raksanyi y algunos balones interiores más a Tikvic, el conjunto isleño pudo sobrevivir (43-43).

Varias pérdidas en el inicio del acto final colocaron al Clarinos al borde del abismo (43-48 y 48-52), pero ahí la aparición de Davis en su versión más desequilibrante y el acierto pleno desde el 4,60 (10/10 en los diez minutos finales) resultaron claves en el intercambio de canastas (60-56). El Gernika lo intentó con un triple de Silva (62-61) en el que Ocete se quedó muy atrás, pero segundos después, y cuando las visitantes atacaban para ganar, la balear metió la mano inteligentemente para trastabillar a la base venezolana y certificar el triunfo morado.

Compartir el artículo

stats