Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Fernando Carpena, Presidente de la RFEN

Fernando Carpena: «Es un reto traer a Tenerife la Superfinal de la Liga Mundial»

| rfen

El titular de la Federación Española de Natación desvela las claves que explican que Santa Cruz sea sede de la finalísima de la Liga Mundial y sus beneficios para la Isla.

¿Qué supone para España y Tenerife la organización de la Superfinal de la Liga Mundial femenina de waterpolo?

Pues una oportunidad, un reto, una alegría y una enorme satisfacción de volver a Isla después de las experiencias que hemos tenido con el waterpolo en Santa Cruz. Es una competición en la que prácticamente los equipos que han sido diploma olímpico en Tokio, o sea, los ocho primeros, van a competir en cuatro intensos días [del 2 al 6 de noviembre]. Tenemos el deseo de que la especialidad en Tenerife, que últimamente está creciendo tanto, que incluso participa en Europa y ha subido a la División de Honor un equipo femenino, se consolide. Perfecto, la Superfinal ayudará a fortalecer el waterpolo tinerfeño para convertirlo en uno de los baluartes de la especialidad en España. Es un reto traer a Tenerife este extraordinario evento.

Sin discusión, un evento de grandísimo nivel.

Sí. Todo esto tiene un recorrido. Lo empezamos con la Copa del Rey masculina que organizamos con un resultado muy exitoso en Santa Cruz. Luego hicimos entrenamientos con los combinados nacionales y luego el casi el colofón de la final de la fase europea de esta World League. Pero eso no iba a ser lo último, por eso digo casi colofón, ya que ahora viene algo mejor, la Superfinal lo supera como evento con equipos del continente americano, asiático, australiano...

Y esa Superfinal se disputará en las instalaciones del RC Náutico de Tenerife, al lado del mar. ¿Cómo se fraguó la iniciativa?

De entrada, y lo quiero resaltar, cuando tuvimos la oportunidad en una conversación en el seno del buró de la Federación Internacional de Natación (FINA), de poner en valor el grato recuerdo de la organización en el seno de la Mundial con la experiencia de Santa Cruz de Tenerife, se nos propone si España se lanzaría a hacerlo. Evidentemente, con tan poco espacio de tiempo y tan poco margen no es fácil gestionar una competición porque requiere de un esfuerzo organizativo y, por supuesto, un soporte económico.

¿Y entonces?

Pues hice una llamada a la consejera de Deportes del Cabildo, Concepción Rivero, y me pidió un tiempo para pensarlo... el tiempo fue una hora. Y me dijo que había muchísimo interés y que fuéramos concretando cosas porque en el marco de estar en el final de un ejercicio económico no era sencillo dar el sí. Me consta que en el pleno del Cabildo del pasado viernes se aprobó lo que venía a confirmar lo que Concepción y el vicepresidente de la corporación, Enrique Arriaga, esperaban. Tuvimos un comida en el RC Náutico y ahí nos confirmó que prácticamente todos los grupos políticos lo apoyarían. Hay que reconocer esto, pero también que ante la dificultad de hacerlo en la piscina Acidalio Lorenzo por una serie de circunstancias que impedían ceder la instalación una semana, surgió la alternativa del RCNT y tras la primera conversación con su presidente Enrique Martínez, todo han sido facilidades. Se reconoce el buen recuerdo de la fase europea, que hace que FINA se mueva. Yo me muevo y encuentro un respaldo rapidísimo para poder albergarlo. Y todo el mundo contento del reto que supone la organización de la Superfinal de la Liga Mundial femenina. Es un foco de atención mundial con selecciones como Estados Unidos, Canadá, Brasil, Australia, Italia, Hungría, Australia y la anfitriona España.

«Concepción Rivero me pidió un tiempo para pensarlo... Ese tiempo fue una hora y mostró el interés por la Liga»

decoration

Siendo conscientes del potencial de Estados Unidos, la principal favorita, ¿en qué momento llegará la selección española de Miky Oca a la Superfinal?

Como se ha visto en el reciente campeonato de Europa, es un equipo renovado. Ya empezó la renovación en la fase europea de abril y se abrió un ciclo. Lo que se buscan ahora son oportunidades de consolidación. Todos conocemos cómo es Estados Unidos, sí, pero como pasa en el mundo del deporte, está a un nivel medio superior a ese grupo de tres o cuatro selecciones, que en función del momento en el que se encuentren son capaces de todo, y que pueden hacer que EEUU no sea imbatible. Recientemente, en la final entre EEUU y Hungría, pues las magiares casi dan la sorpresa. También en Barcelona 2013, en donde en cuartos de final nos cruzamos con ellas y las ganamos. El reto de cualquier deportista a este nivel es ganar y se ponen todos los recursos, y luego hay veces que se consigue y otras que no. España lo luchará y será una oportunidad única, no solo para nosotros, sino para todos los equipos.

¿Se puede hablar de un buen momento del waterpolo español tras los últimos éxitos?

Estamos hablando del masculino y del femenino, sí. Pero si nos referimos a las mujeres y vemos la evolución del equipo desde que quedó subcampeón olímpico en Londres 2012, quedan muy pocas jugadoras y se han ido incorporando jóvenes que vienen de ser campeonas europeas o mundiales y hay otras que todavía no han entrado que acaban de ser, también, campeonas mundiales en Israel.

Y con los hombres pasa lo mismo. Es verdad que hay una competencia brutal y que escalar al nivel de los balcánicos, italianos, griegos o húngaros, pues no es sencillo, pero ahí está España que desde 2018 estamos siempre luchando por las medallas y consiguiéndolas. En Júniors también...

La dinámica del waterpolo en nuestro país durante los últimos 10 años es impresionante. Ya hablan de cómo lo hacemos en España cuando antes el ejemplo eran los países balcánicos u otros. Nuestro modelo parte de una dinámica muy positiva propiciada por los clubes y porque existen dos núcleos, el CAR de Sant Cugat, un centro de investigación y una auténtica fábrica; y una liga española cada vez más cercando la primacía del Atlético Barceloneta en hombres y el Sabadell en mujeres. Cada vez hay más conjuntos competitivos. Se barrunta el interés competencial. Y luego la participación en altísimo nivel, hay hasta ocho clubes disputando competición en Europa, por cierto, entre ellos el CN Echeyde.

¿Y cómo ve el salto de los Echeyde masculinos y femeninos en estos ámbitos?

No ha empezado la temporada [risas]. ¿Qué veo en el club que dirige David Rivas? Pues una ilusión y ganas enormes que se constituyen en un motor fundamental dentro de una estructura que no hay que considerarla como de las clásicas, que tienen 5.000 socios; el Sabadell que tiene 28.000; o el Barceloneta, 14.000... Es prácticamente un grupo de entusiastas liderados por David que además ha conseguido la incorporación de un hombre joven, pero con experiencia y con una gran cabeza, que es Albert Español. Están construyendo algo que la Federación en la medida de sus posibilidades, porque somos una federación de todos los clubes y no de uno solo, damos nuestro apoyo. Además, es un apoyo que nos amparan en las instituciones tinerfeñas, ya sea el Ayuntamiento o el Cabildo, que al margen de promocionar eventos, lo hace con el representativo. ¿Cómo puedo ver todo esto? Pues una iniciativa maravillosa. También soy de Islas, no tan lejanas, y cuando se habla del fenómeno insular o de la insularidad hay que reconocer el mérito de un club como el Echeyde que lucha a ese grandísimo nivel con territorios cuyos desplazamientos son más fáciles, al igual que la relación con otros clubes o los propios entrenamientos... Todo es mucho más fácil allí. Tenerife tiene un club que continuamente debe estar ingeniándoselas para ser un equipo competitivo y, de hecho, lo está consiguiendo y que sigan.

Compartir el artículo

stats