Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Voleibol

Martín: «Fue un batacazo no tener a la afición»

El presidente del Tenerife Libby’s destaca que no se podía suspender la Supercopa porque se hubieran duplicado los gastos

David Martín felicita a Meg Wolowicz tras la consecución del título de la Supercopa. | Carsten W. Lauritsen

El presidente del Tenerife Libbys, David Martín, reconoció ayer que la prohibición de la entrada del público al pabellón Santiago Martín para asistir a la final de la Supercopa que el equipo disputó ante el Arenal Emevé (3-1) fue un auténtico «batacazo» para el club, no ya solo por la repercusión económica que supone perder el primer ingreso de la temporada por taquilla para un grupo modesto como el lagunero, «que no lo hemos cuantificado hasta el momento», sino por la comunión existente entre jugadoras y afición que «siempre es un plus en cualquiera de los casos».

El dirigente recuerda el condicionante de la Alerta Máxima decretada por el Gobierno regional por el temporal Hermine y señaló que «fue un auténtico batacazo el saber que no teníamos público».

Sí afirmó que a pesar de las circunstancias, todo pasaba por jugar el encuentro, «porque si no hubiera sido así, la competición se habría desvirtuado», además de otras variables. En su opinión, «creo que lo más razonable era que el partido se jugara» porque el club «corría con los gastos, entre otros, del equipo lucense, de los árbitros...». Si el choque se hubiese suspendido «tendríamos que duplicar gastos y sería mucho más duro».

Explicó que el duelo se hubiera trasladado entre los meses de noviembre y diciembre, según sus cálculos, y «hubiese coincidido con encuentros de la Champions League, algo contraproducente en el calendario», especificó.

Cuestionado acerca de la comunión que existe entre el equipo y la afición y de no tener el apoyo habitual de las grandes gestas, David Martín reconoció que a pesar de ganar la Supercopa «llegué a temer perderla cuando cedimos en el segundo set ante el Arenal (1-1) y no teníamos el público que nos diera un empujón. Ahí es cuando se nota. Por eso le digo que fue un batacazo el saber que no teníamos a la afición».

Por otra parte, el club está «estudiando fórmulas» para compensar a los aficionados que no pudieron asistir al choque: «No sé qué iniciativas impulsaremos, pero intentaremos devolver la confianza que siempre han tenido en nosotros», dijo.

Lo que tiene claro Martín es que «puestos a perder, el sentido común debe imperar, por lo que esperemos que en un futuro, económicamente podamos recuperarnos a través de un evento especial que pueda surgir o un patrocinador que se sume al proyecto del Tenerife Libby’s», señaló.

Reacción del equipo

En cuanto al ámbito deportivo, el gestor no pudo diferenciar su papel de entrenador y presidente a la hora de relatar lo que le transmite su equipo porque «mi mente me va dos en uno, no dejo de ser entrenador y soy el presidente». En lo deportivo, «a pesar de ir perdiendo por ciertas diferencias en los dos primeros sets, sí he visto que el carácter de ciertas jugadoras evitó que el equipo se desesperara. Dice mucho que el equipo se pueda recomponer ante la adversidad y tirando de experiencia», dijo.

«Empezamos atacando muy bien por el centro y al final al darle tanto volumen a nuestras jugadoras centrales, se beneficiaron las de las alas y fue cuando se desbloqueó el partido», resume Martín.

Las comparaciones con el equipo del año anterior «son odiosas», pero recordó que el CV Haris mantiene «su columna vertebral a la que hay que sumarle las nuevas incorporaciones, que la verdad me han sorprendido. Ahí está el caso de Meg Wolowicz, que en apenas dos semanas de entrenamientos hizo un partido excepcional», a pesar de que no tiene ritmo ni de partidos ni de entrenamientos.

«En la Supercopa estuvo muy bien y estoy seguro que veremos una versión muchísimo mejor de ella... No podemos hacer comparaciones, pero sí tenemos esta base de inicio esta temporada, que es muy importante, y los refuerzos nuevos llegan para ayudar muchísimo, esa es la idea», añadió.

La Superliga, a la vuelta de la esquina


El presidente del Tenerife Libby’s, David Martín, asegura que su equipo «llega con la motivación alta» al comienzo de la Superliga ante el CV Heidelberg grancanario (domingo, 11:00), aunque no sabe «si es bueno o malo tras ganar un título, por eso de las celebraciones», pese a que con la tormenta «no hubo tiempo de celebraciones [risas]». El club colegial «es un recién ascendido con una estructura profesional», aclaró. «Eso me gusta. Creo que será un candidato para luchar por grandes cosas de la liga», añadió.

Compartir el artículo

stats