Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raimon Martínez jurado | Piloto y copiloto de rallyes

«Hay que tener la cabeza fría, saber dónde se corre y dónde no»

Rúsbel Pérez y Raimon Martínez tras ganar el pasado Rallye Isla de Tenerife Histórico en Pre81 con su Talbot Lotus. | | E.D.

Raimon Martínez Jurado corrió el sábado de la pasada semana su segunda carrera como piloto de velocidad en el Rallye Orvecame Isla de Tenerife Histórico, puntuable para el campeonato de España de la especialidad. Y, junto a su copiloto, Rúsbel Pérez, venció en la categoría Pre81 (coches fabricados antes de dicho año) con un Talbot Sunbeam Lotus, por delante de otros competidores más experimentados que él, como los grancanarios José Luis Sosa y Carlos Padilla. En su primera carrera al volante, en la pasada edición de Rallye Isla de Tenerife, Raimon solo hizo un tramo por avería en su vehículo, pero también ganó esa cronometrada. Hijo de Julio Martínez, piloto en los 80 y responsable de la Escudería Rallyten Sport, lleva 11 años participando como copiloto en rallyes de clásicos con diferentes pilotos. Cuando no ayuda a su padre en la organización de pruebas, a Raimon se le puede ver grabando vídeos de diferentes rallyes o de bandera (responsable de avisar si hay un accidente a los equipos siguientes para que pasen con precaución por un tramo o de comunicar alguna incorrecta posición de aficionados). Lo suyo es vivir el automovilismo desde cualquier perspectiva.

¿Se sacó la espina del pasado Isla de Tenerife, cuando tuvo que abandonar tras el primer tramo?

La verdad es que sí. Con terminar ya nos hubiéramos dado por satisfechos, por lo que ganar fue una sorpresa. Al vencer recuperamos lo que nos debía la edición del 2021. Salimos a rodar y, al final, ganamos. Aunque no estábamos en el ritmo que tenía el primer líder, César Estévez, con su Mazda.

¿Cuál fue el problema técnico que tuvo el año pasado en su primera prueba como piloto?

En el primer tramo, cuando habíamos recorrido cuatro o cinco kilómetros, notamos un ruido raro. Se desgastó una tapilla en el bloque motor, apareció un traqueteo y pérdida de potencia. Y en la meta abandonamos.

¿Y cómo se planteó su segunda carrera al volante?

Estaba limitado. Me explico. Los mecánicos, del taller JC Motorsport, en La Guancha, me dijeron que, al menos en el primer bucle [los tres primeros tramos], no podía pasar el coche de 6.000 vueltas. Y así lo hice. Es que el Talbot se terminó de reparar y de montar el día antes del Rallye y no tuvimos tiempo de probarlo. Del taller fue al parque cerrado en Santa Cruz. En la segunda pasada por Atogo logramos el mejor tiempo. Y en el segundo tramo de Frontón-Granadilla vimos que los líderes, César Estévez y Francisco González, se habían retirado. A partir de ese momento, decidimos que no merecía la pena arriesgar.

Entonces, ¿mezcló la táctica del ataque con la de conservar?

Hay que mantener la cabeza fría, saber dónde se corre y dónde no. Y ser consciente del tipo de vehículos que llevamos, que no son tan fiables como los actuales y que en cualquier momento se pueden romper.

Ganó a pilotos con más experiencia, como José Luis Sosa o Carlos Padilla.

Sí. Me enorgullece estar a su nivel.

En la primera mitad de los 80, su padre corría con Talbot 424. ¿Cómo llegó a tu familia el actual Talbot Lotus?

En el 2004, mi padre compró este coche en Valencia. Era un Talbot Lotus original, construido y comercializado en el Reino Unido. De hecho, tenía el volante a la derecha. Y se lo cambiamos a la izquierda. Nos gustan los coches y la mecánica, pero el trabajo difícil se lo dejamos a los chicos de JC Motorsport, preparadores de buena parte de las máquinas que corrieron el pasado rallye.

¿Con cuántos pilotos ha ido de navegante (copiloto)?

Muchos de nosotros hemos realizado una progresión. Empezamos en clásicos, después pasamos a la regularidad, más tarde a la Regularidad Sport y ahora, a la velocidad. He sido copiloto con Eduardo Alonso [coleccionista de diversos BMW de competición], Iván Dorta (Ford Escort MKI), Ricardo Alonso (Ford Escort RS 2000 MKI o BMW 2002) o José Julio del Rosario (Golf GTI). Con Iván Dorta es con quien he hecho más pruebas. Y, en el 2012, Ricardo Alonso y yo ganamos el Campeonato de Canarias de Regularidad Sport.

¿Tras la victoria se planteó seguir el campeonato o salir a alguna otra prueba del Nacional?

No. De momento, no tengo ningún plan de ese tipo. No tengo patrocinadores y todo sale de nuestro bolsillo. Ya tenía ganas de debutar en velocidad como piloto y lo he hecho. El resto de la temporada la haré como copiloto de Iván Dorta. Y cuando las condiciones lo permitan, volveré a pilotar.

¿Echó en falta en esta prueba a más pilotos y coches de renombre en Tenerife?

Sí, quedaron muchos vehículos en los garajes. Si hubieran salido todos, tendríamos que haber organizado dos rallyes. Algunos no los terminaron de preparar a tiempo y otros, los tienen desactualizados (algunas piezas están desfasadas de homologación). Varios de ellos son Eduardo Alonso, Santiago Verano o Ricardo Alonso.

¿Le queda por hacer algo en las pruebas de automovilismo?

He pasado por todos los niveles. Cuando era casi un niño, ayudaba a colocar los coches en el parque cerrado en la Plaza de España. Era la época en que Dani Solà (campeón del Mundo Júnior de Rallyes en el 2002) corrió el Isla de Tenerife. Después, me dediqué a hacer fotos, ahora hago vídeos. He hecho de cronometrador, de bandera... Todo en el automovilismo me ilusiona.

Compartir el artículo

stats