Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retratos de ‘Vidas suspendidas’

La fotógrafa Luz Sosa expone en la Biblioteca General de la ULL la realidad del campamento de migrantes de Las Raíces

6

Exposición Vidas suspendidas Carsten W. Lauritsen

La fotoperiodista Luz Sosa lleva meses retratando la vida de los migrantes que han llegado a las costas canarias en los últimos tiempos. Ahora, parte de su obra se muestra en la Biblioteca del Campus Guajara con ‘Vidas suspendidas’, una exposición que atraviesa casi todas las temáticas imaginables. 

Diez fotografías se encargan estos días de documentar, en el ámbito universitario, una parte de la realidad migratoria en Canarias. Vidas suspendidas es el nombre de la exposición que abrió sus puertas hace varios días en la Biblioteca General y de Humanidades del Campus Guajara y que se podrá visitar hasta el 21 de marzo. La fotógrafa Luz Sosa Contreras es la autora de estas imágenes que muestran el día a día en el campamento de acogida de inmigrantes en Las Raíces, en La Laguna.

Esta muestra se encuentra coordinada por Carmen Ascanio Sánchez y Barbara A. Rostecka, de la Cátedra Cultural Globalización, Migraciones y Nuevas Ciudadanías, y además de la selección de imágenes realizadas por Sosa, se completa con una selección bibliográfica que contextualiza las fotografías y sirve para documentar la temática de las migraciones y los derechos humanos. En este sentido, las coordinadoras animan al profesorado universitario a realizar visitas guiadas que permitan, con el apoyo del material expuesto, reflexionar sobre estos asuntos de gran relevancia social.

La fotoperiodista Luz Sosa ha trabajado en diferentes puntos del planeta abordando asuntos como derechos humanos, migración, patrimonio cultural y soberanía alimentaria, entre otros. Dada su trayectoria, cuando a mediados de 2020 se reactivó una de las rutas migratorias más peligrosas del mundo, la ruta canaria, la profesional estuvo atenta para documentar estos sucesos. A su llegada a las Islas, las personas migrantes fueron alojadas en macrocampamentos como el de Las Raíces, que se convirtió en uno de los más destacado por su magnitud y por las quejas realizadas por los propios migrantes en cuanto al trato recibido. La situación condujo a que un grupo de personas decidiera reivindicar sus derechos, denunciar estas condiciones y tomar alternativas a la situación y fue así como nació Campamento de la Dignidad, un espacio que proporcionó una forma de arraigo basada en la comprensión mutua y la identificación entre iguales.

Retratos de ‘Vidas suspendidas’

Carmen Ascanio destaca que las fotografías seleccionadas para formar parte de esta muestra «reflejan aspectos de la vida cotidiana de estas personas recién llegadas que han decidido vivir fuera de los macrocampamentos». Así, a través de escenas cotidianas, «Luz muestra no solo su buen hacer fotográfico sino la relevancia del fotoperiodismo para documentar la realidad social», añade Carmen Ascanio.

El objetivo de la Cátedra Cultural es «generar espacios de encuentro, diálogo y acción colectiva con base científica». Carmen Ascanio reconoce que, «imparto varias asignaturas sobre migraciones y a lo largo de los años me he dado cuenta de la escasa información del alumnado sobre las migraciones en el contexto canario». Es por esa razón que destaca la importancia de esta exposición que, junto con otras acciones que poco a poco se van desarrollando, «profundizan en el conocimiento de las migraciones e incentivan iniciativas entre la Universidad y la sociedad».

Horas después de que se diera a conocer el archivo de la causa contra el campamento de Arguineguín, otro de los que hubo en Canarias con la crisis migratoria, Ascanio aprovecha para recordar que «esta crisis humanitaria no ha terminado» y lamenta que «las autoridades carecieran de previsión y de medios» porque «evidentemente, algo ha fallado en la gestión migratoria».

Compartir el artículo

stats