Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Airam Hernández Tenor

«La cultura nos sacará de esta crisis y de las que vendrán»

Airam Hernández (1983, El Rosario). María Pisaca

Hace una semana protagonizó el Concierto de Navidad de la Autoridad Portuaria en su regreso a casa. Para Airam Hernández (1983, El Rosario), ese ha sido el mejor regalo para cerrar un año difícil. «Al 2022 le pido salud física y mental para todos porque si nos cuidamos, antes saldremos de esta», confiesa un tenor que confía ciegamente en los investigadores.

¿No sé si decirle cómo está o si sigue resistiendo al virus?

Estoy muy bien. Al fin de vuelta en Tenerife por algunas semanas, después de un inicio de temporada bastante intenso y prolífico profesionalmente. Estar en mi tierra durante las fiestas es un lujo que no me puedo permitir siempre, por lo que estoy muy feliz.

¿Le tiene miedo?

Mi pareja es médico especialista y ha tenido que ver muchísimos casos de pacientes complicados tras la infección y visualizar los estragos que puede provocar, sobre todo a nivel pulmonar. Personalmente, como cantante esto me preocupa especialmente porque el aparato fonador y respiratorio son la base anatómica de mi profesión. Confío en los hallazgos de las personas que realmente tienen una preparación, que son los investigadores de alta línea, nos están proveyendo, como barreras para el contagio y la infección grave.

¿Qué hizo cuando el covid paró el mundo?

Cuando todo comenzó yo estaba en Nueva York trabajando en el MET. Un pálpito me hizo adelantar el viaje de regreso, por lo que alcancé a estar en mi casa en Tenerife un par de días antes de que comenzara el confinamiento. Fue una etapa llena de contrastes, ya que a pesar de que ha conllevado un cambio radical en nuestro modo de vida como especie, en mi caso personal me sirvió para definir mis prioridades y para preocuparme de cuestiones que la vorágine de esta carrera muchas veces no te permite analizar a fondo. Tengo la fortuna de que mi economía familiar no depende exclusivamente de mi carrera, por lo que las cancelaciones, que no fueron pocas, las sentí solo porque me apetecía cantar ciertos roles en ciertos teatros. Lo que sí me preocupó y me sigue preocupando muchísimo ha sido la situación de muchos colegas, especialmente los más jóvenes, cuyas carreras fueron bastante afectadas.

¿Cómo saldrá la cultura de esta crisis?

Creo que la resiliencia es una de las características que el arte ha tenido que abrazar durante siglos. Confío en que saldremos siendo conscientes como sociedad de la importancia vital del arte en nuestra construcción como seres humanos, y pienso que esa característica es algo que tenemos todos en común. Esa necesidad de expresión artística es la llama inagotable que nos sacará de esta y de las que vendrán.

¿Y la ópera?

Estamos hablando del género artístico que para mí es el más completo que existe, por la cantidad de manifestaciones artísticas que cataliza en una sola representación en vivo. Creo que esta belleza única de la ópera es la que la ha hecho subsistir a través de los tiempos, por lo que siempre habrá artistas, promotores y público dispuestos a luchar por ella.

Teniendo en cuenta que la vida de un artista es como una competición de fondo, ¿en qué punto cree que está la suya?

Siempre me he considerado un cantante atípico en ese sentido, pues nunca me he trazado objetivos ambiciosos a largo plazo, sino que he tratado de disfrutar de cada paso que doy. En este momento estoy en un punto de madurez en mi carrera. Satisfecho y feliz de lo que he logrado, porque sigo viviendo con ilusión cada nuevo proyecto. Por el momento tengo propuestas interesantes de trabajo hasta 2025, pero prefiero no complicarme mucho pensando en el futuro a largo plazo. Además, ¿quién sabe lo que nos deparará la vida?

¿Alguna vez soñó la carrera que tiene?

La verdad es que no. Durante mis inicios pensé que mi relación con la música sería más bien como parte de una orquesta, de un coro, o de un grupo de cámara, pues siempre me ha interesado el trabajo de ensamble. Pero no puedo quejarme, ya que la decisión de seguir el camino que tomé me ha llevado a tener experiencias enriquecedoras y a disfrutar de la música viéndola desde otro prisma.

¿Ha valido la pena tantos esfuerzos?

La vida adulta es así, y los obstáculos son algo que todos tenemos que sortear de una u otra manera, da igual el aspecto de la vida del que hablemos. Supongo que sobre todo han valido la pena como instancia de aprendizaje y madurez.

¿Cómo imagina su futuro?

Trato de ser una persona optimista, por lo que sigo enfocado en los proyectos que con ilusión estoy preparando para las próximas temporadas. La incertidumbre es algo de lo que no podremos escapar. Pero bueno, me importan más otras cosas, como el bienestar de mi familia y mi salud mental, que son los aspectos que quisiera que se mantuvieran estables en el futuro.

Ser el protagonista del Concierto de Navidad de la Autoridad Portuaria ha sido un buen regalo, ¿no?

Este concierto lo veíamos en familia en casa cada año, por lo que siempre ha formado parte de los recuerdos felices de mi infancia. Es un concierto emblemático para todos los tinerfeños y siendo de aquí, me llenó de alegría el haber podido formar parte de él desde dentro. El verdadero regalo para mí ha sido la reacción del público maravilloso que lo siguió por televisión.

Compartir el artículo

stats