Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La voz cantada de las brujas

El Festival Her y Lajalada investigan los lazos entre brujería y feminismo para dar forma a canciones llenas de tradición canaria

Belén Álvarez, el alter ego de Lajalada. SOLECKER

La tercera edición del Festival Her se consolida como plataforma de creación y visibilización de la cultura hecha y producida por mujeres. En esta ocasión, la cita profundiza en los vínculos entre brujería y feminismos y, para ello, la cantante Lajalada ha dado forma a 12 canciones sobre estas mujeres canarias. 

Harimaguada es la voz en canto de las brujas de Canarias. Este proyecto sonoro puesto en marcha por Belén Álvarez, o lo que es lo mismo Lajalada, en el marco del Festival Her presenta una docena de piezas dedicadas a cantos genéricos y otros de algunas Islas en concreto que giran alrededor de la figura de la bruja en el Archipiélago. Se trata de un trabajo de investigación que la joven artista ha desarrollado a lo largo de los últimos seis meses, en los que ha entrado en contacto con los cantos, romances y referencias musicales que tienen que ver con la brujería en la música popular canaria y que ella ha reformulado bajo una óptica contemporánea. Este proyecto fue presentado ayer, en el marco del festival, Museo de la Naturaleza y Arqueología (MUNA) y también podrá descubrirse el próximo jueves en Gran Canaria remixeado por la dj Superseñorita. Además, será editado en las plataformas digitales del festival.

Lajalada explica que últimamente ha estado trabajando en reformular el folclore pero siempre había sido con diferentes propuestas y «siempre por accidente», porque se había encontrado ante pequeñas piezas y proyectos que la fueron conduciendo a reformular música popular de Canarias en términos más contemporáneos. No obstante, fue la dirección del Festival Her la que le propuso este trabajo en concreto, puesto que esta nueva edición profundiza en los vínculos entre brujería y feminismos como una exploración colectiva para recuperar los valores positivos de las mujeres empoderadas, en contraposición con las connotaciones negativas asociadas a las brujas.

De este modo, la artista lleva desde junio trabajando en este proyecto que comenzó con una profunda labor de investigación para desgranar cuál ha sido el papel de la bruja en la tradición canaria. No obstante, ha querido ir más allá y por eso también ha estudiado la música popular para averiguar cuáles son los cantos brujeriles y en qué lugares se entonaban, y descubrir los temas populares que cuentan historias de brujas. La joven destaca lo «llamativo» de todas estas historias descubiertas puesto que, recuerda, se trata de mujeres tachadas de «demoníacas» y que fueron lapidadas por el desconocimiento de la gente. «Nos encontramos ante contextos fatales para la supervivencia de estas mujeres que las condujeron a tomar posturas diferentes que luego hicieron a que fueran tachadas de brujas», relata la cantante quien se sumergió en documentos de la Inquisición para descubrir la historia de mujeres que fueron llevadas a juicio por realizar sanaciones, ante la imposibilidad de practicar la medicina.

Aunque no estudió a fondo la historia de las brujas alrededor del mundo reconoce que «he alucinado» porque ha recorrido las historias de cada una de las Islas para realizar su piezas musicales, que abarcan todo el territorio canario. De este modo, dividió su trabajo en tres vías creativas: a través de los cantos brujeriles de los que se tiene constancia y que ella ha musicalizado; también ha empleado las canciones tradicionales que hablan sobre estas mujeres y que ella ha reformulado con composiciones más modernas; por último, ha accedido a audios en los que se recogen leyendas sobre las brujas para musicalizarlas luego. «Siempre he recurrido al folclore de cada Isla y eso lo he ido uniendo con música actual, como la electrónica», explica.

A pesar de que es un escenario completamente nuevo, estos temas tienen el sello inconfundible de Lajalada: «Sigo usando mis recursos, los sonidos que suelo usar y las estructuras con las que suelo jugar, aunque es verdad que al estar trabajando con piezas ajenas puedo introducir recursos que de otra manera no se me hubieran ocurrido. Pero creo que sigue siendo muy Lajalada, con las mismas sonoridades».

A pesar de ser una propuesta hecha para el Festival Her, estas 12 piezas musicales de 50 minutos de duración podrán escucharse fuera de la programación de este fin de semana puesto que Lajalada ha decidido grabar estas canciones para que a comienzos del próximo año sean publicadas. «Se trata de un campo muy rico y bonito, que me ha abierto una ventana que me da pie a hacer una música en unas tesituras que no se me habían ocurrido antes», comenta la joven, quien añade que se ha quedado con muy contenta con el resultado obtenido.

Compartir el artículo

stats