29 de febrero de 2020
29.02.2020
Carnaval de Las Palmas 2020

Sethlas, Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria

Drag Sethlas, Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020

29.02.2020 | 02:36
Drag Sethlas, Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020.
Coronación Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.
Gala Drag del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020.

Drag Sethlas con su original pecado se hace con su segunda corona de Drag Queen del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

Le acompañan en el podio Drag Vulcano, Drag Vánderbilt, Drag Quirón, Drag Shiky.

El ganador de 2017 con sonada polémica vuelve a lo más alto del podio y se convierte en la Drag Queen del Carnaval 2020. Ha dado con la tecla del éxito al mezclar Carnaval con religión. Esta vez se ha ido a un episodio del Antiguo Testamento, en una actuación plástica y divertida, sin atisbo de controversia, aunque las reacciones están por llegar.

Los primeros en pisar el escenario fueron seis insectos drags. El grupo High Hills Performance abrió la noche más transgresora con un espectáculo muy movido. Los bichos más animados integran a los drags Gio, Íkaro, Noa, Tamito y Bastet algunos de los cuales han dejado en esta edición de presentarse en solitario. "¿Son los bichos que llegaron con la calima?", les preguntó Millán al pasar estos a la glitter room.

Drag Équinox se encargó de trasladar hasta el Carnaval la corte del Camelot, espada de Excálibur en mano. Entre baile y baile, el conchero o huevera -la pieza que cubre sus partes íntimas- del drag se empezó a desprender. Hasta tal punto que tuvo que agarrárselo con la mano durante toda la entrevista de Millán, marcando así uno de los momentos más divertidos.

Una calavera asaltó el escenario en ese preciso instante. Los hermanos Drag Ácrux y Drag Orion salieron vestidos de un intenso rojo menstruación desde el mismo interior del cráneo humano. Un espectáculo que pronto continuó con unas cuantas acrobacias. Millán les recriminó la cantidad de brilli brilli que deben dejar en casa... algo a lo que Drag Orion respondió "es lo que tiene Turquía", y es que buena parte de los profesional del Carnaval acuden al bazar de Estambul a comprar materia prima.

Drag Eiko asaltó el escenario convertido en el personaje de un videojuego, una cita que ni siquiera se la perdió Mickey Mousse. "Si Walt Disney levantara la cabeza...", preguntó Millán.

Drag Shíky, mientras permanecía atado a una silla eléctrica, se atrevió a cantar en directo, además de enviar un mensaje contra todos los países donde ser homosexual sigue estando castigado con pena de muerte. Una actuación con mucha crítica social que levantó el público del parque al grito del pio pio.

Minutos después, Drag Sirius cual gato peludo en mitad de una orgia de ratones bailarines. Una actuación de lo más felina, pues al final todos acabaron cual seres de garras afiladas, pero donde las acrobacias quedaron un tanto descafeinadas. Un espectáculo inspirado en el musical Cats.

De felinos al más temido alacrán. Drag Quirón saltó sobre el escenario convertido en el Rey Escorpión dispuesto a repartir veneno, al menos eso apuntó. Eso sí, el drag no defraudo a su público y volvió a brindar, por tercer año consecutivo, un espectáculo repleto de atrevidas acrobacias.

El movimiento de las kellys se hizo visible en el Carnaval con el espectáculo de Drag Kinegua. Carritos de limpieza en mano y una gran cucaracha "borracha de flis" invadieron la coreografía. Y, tras desinfectarlo todo de insectos poco deseados, la reinona de turno apareció sobre una roomba gigante con la poner todo. Un homenaje que terminó "cansada como una gran kelly", explicó conteniendo el aliento en la glitter.

Drag Múlciber asaltó el escenario desde el interior de un caballo de Troya dispuesto a comenzar "la guerra". Vestido de Elena de Troya... acabó transformado en Medusa, con la cabeza llena de serpientes.

De negro y blanco a rayas, Drag Ármek intentó huir de un policía ligero de ropa. Una actuación que volvió a pisar fuerte con un mensaje reivindicativo contra la homofobia. "Ni siquiera la muerte puede encadenarme", lema final.

Tocó turno entonces de Drag Hefesto, uno de los debutantes de la noche. La reinona sorprendió en mitad de una tupida selva tropical como un auténtico rey. Una actuación que continuó al ritmo de Los Gorilas de Melodi. De simios iba la cosa, pues mostraron una particular escala evolutiva del ser humano que finalizaba en el homosexual... plátano en mano.

Vulcano, uno de los veteranos del concurso, pisó el escenario convertido en Reina del Carnaval o, más bien, de la corte de Versalles. "Reina te creerás, pero en bicho de convertirás", dicho y hecho, el candidato acabó el espectáculo transformado en una abeja reina triunfadora.

Cual vikingo, Drag Lemnos desembarcó en Santa Catalina, con un gigantesco lobo sobre sus hombros. Y tras unos cuantos pasos musicales, acabó convertido en el dios Odín de la mitología nórdica.

Drag Boydevil también desplegó un espectáculo en favor del colectivo LGTB. Un show con unos bailarines inspirados en la temática erótica del cómic de Tom of Finland. La reinona bailó en un primer momento transformado en Divine, el famoso transformista estadounidense de los años 70, y hasta la Veneno llegó a pasearse por el escenario.

En penúltimo lugar, Drag Sethlas volvió a sorprender al público con una actuación inspirada en el Génesis de la Biblia. Apareció en mitad de un jardín del Edén convertido en Eva y acompañado de Adán, quien en realidad era Levi, trapacista que se hizo famoso por salir en Got Talent. Una actuación muy cuidada en la que terminó mordiendo la manzana del pecado original y rodeado de serpientes tentadoras. Puso a todo el parque en pie, como ningún otro drag logró hacerlo.

Finalmente, Drag Vánderbilt cerró el concurso con una actuación muy emotiva. La reinona, en mitad de un jardín versallesco, y al ritmo de los temas más emblemáticos de la película El Gran Showman, dedicó el show a su madre, presente en el escenario y enferma de cáncer. Vánderbilt, quien anunció que este será su último año, no dudó a la hora de dar un mensaje esperanzador.

La suerte estaba hechada. Tan solo quedaba esperar unos minutos hasta conocer el ganador. Mientras, Blas Cantó interpretó Universo, el tema que llevará a Eurovisión en mayo en representación de España. A continuación, Drag Chuchi, ganador de la pasada edición, interpretó su despedida, momento en el que desplegó una corte llegada de la China imperial sobre las tablas del Santa Catalina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Programa del Carnaval

Programa del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2020

Consulte aquí la fecha y hora de todos los eventos de la fiesta del año 2020, que dará comienzo el 24 de enero con la Gala Inaugural y que lleva por temática 'Los coquetos años 50'



Programa del Carnaval

Programa del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020

Consulte aquí la fecha y hora de todos los eventos del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria 2020