10 de enero de 2020
10.01.2020
Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2020

De los turrones a la purpurina

Ni Pico-Ni Corto inauguró anoche las presentaciones de los disfraces en la recta final a los concursos, en tres semanas

09.01.2020 | 23:50
Esta es la fantasía que lucirá Ni Pico-Ni Corto
De los turrones a la purpurina

El Círculo de Amistad XII de Enero, uno de los templos del Carnaval chicharrero como lo avala además su condición de premio Opelio Rodríguez Peña, acogió anoche el primer acto de la fiesta de la máscara de 2020, y el segundo de la nueva edición. Fue precisamente en El Recreo donde se celebró en esta oportunidad el tradicional sorteo que deparó el orden de actuación de un casi centenar de grupos en las diferentes modalidades a partir del 30 de enero, cuando comiencen los concursos, con la primera fases de murgas infantiles.

Fue una velada singular. Y no porque en la primera fila de autoridades estuvieran sentados solo miembros de la oposición, y hasta un diputado regional -caso de Dámaso Arteaga, Verónica Meseguer y José Álberto Díaz-Estébanez, todos de CC-, sino porque fue la primera presentación de Ni Pico-Ni Corto con la tercera generación de la familia Díaz al frente. Al célebre Abelardo Díaz lo sucedió su hijo, Fino Díaz -ayer en una recatada segunda fila-, y anoche, al frente de la murga que lleva desde 1973 paseando por las calles de El Toscal, como cantan en su pasacalles, David Díaz, artífice de la resurrección de esta formación que inició con Carlos Estévanez, director artístico; Óscar Gómez, en la musical, y Nino Bello en las letras, y que aspira a dejar en una anécdota el tropiezo 2019.

El concejal de Fiestas, el socialista Andrés Martín Casanova, que precisamente militó durante seis años en Ni Pico-Ni Corto, disculpó su ausencia por deferencia al resto de grupos que lo han invitado desde que comenzaron las presentaciones de las fantasías el pasado noviembre, a las que no asistió, según explicó.

Con exquisita puntualidad arrancó el acto a las 20:30 horas. En la primera fila de la derecha, de frente al público, las autoridades; a la izquierda, dos incondicionales de Ni Pico-Ni Corto: Toño Ramírez El Chocolate, que fuera fundador y director de Mamelones y Mamelucos, y José Castilla, que estrena esta edición su jubilación de la presidencia de Triqui-Traques después de 34 años en activo. Justo detrás de ellos, Fino Díaz, el actual patriarca de Ni Pico, supervisando el devenir de la gala de presentación y estreno de su hijo en el cargo y como anfitrión de la cita, junto a los otros históricos, Toño El Chocolate y José Castilla, piezas fundamentales en la recordada Trimani, el frente común formado por Triqui-Traques, Mamelucos y Ni Pico-Ni Corto ante la incipiente Federación de Murgas de Tenerife que lideró Luis Hormiga Suspi. Anoche, entre la nostalgia del ayer y la ilusión por volver a estar entre los ocho fantásticos de la final, el teatro de El Recreo acogió la presentación de la fantasía de Ni Pico. Título: El mejor investigador de la historia en busca del murguero perdido. De la batucada de la comparsa de Valleseco, a la interpretación de la infantil Castorcitos, que sin ser cantera de Ni Pico, comparte director musical, Óscar Gómez, con la formación que dirige Ángel Cabrera. Entre actuaciones y sorteos, hasta de una entrada doble para la final de murgas de la capital tinerfeña que despertó las ilusiones del público -a falta de saber si será de pie o sentado-, para seguir con la actuación de la murga adulta llegada desde La Orotava, Los Trinkosos, con Yeray Lorenzo al frente, las letras-perlas de Naara Hernández y el montaje musical de Francis Trujillo La Juana, que dieron paso a la presentación de la anfitriona, chicharrera de corazón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook