Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Espino vs Matos

La portavoz del Grupo Mixto sube a las redes sociales un vídeo de su última batalla dialéctica con el presidente del Parlamento

Vidina Espino y Gustavo Matos.

La tensión entre la portavoz del Grupo Mixto en el Parlamento de Canarias, Vidina Espino, y el presidente de la Cámara regional, Gustavo Matos, se corta con tijeras. La exdiputada de Ciudadanos se queja de las "reprimendas constantes" hacia su figura y de los episodios en los que el representante del Parlamento "abusa de su poder" para quitarle la palabra en las sesiones plenarias. Así lo ha expresado Espino en un vídeo difundido por redes sociales en el que se muestra el último encontronazo entre ambos políticos. La pieza titulada Vidina Espino VS Gustavo Matos, como si de un ring de boxeo se tratase, narra lo ocurrido en el pleno del pasado 26 de abril cuando Matos interrumpe a Espino durante su turno de réplica hasta en seis ocasiones recomendándole que evite los "ataques personales" hacia la consejera de Derechos Sociales, Noemí Santana. El mensaje, según Matos, va para todos los diputados, pero lo cierto es que lo hace en el tiempo de la portavoz del Grupo Mixto justo después de que Santana utilice en su turno palabras como "caradura" o "chaquetera" para referirse a Espino.

El primer round comienza cuando la diputada se dispone a contestar a Santana. "Antes de llegar a aquí estuve 20 años cotizando en la empresa privada, a usted el único trabajo que se le conoce es haber trabajado en una empresa de trenes ficticios, a la que llegó enchufada a través de Román Rodríguez", es la frase que desencadena el conflicto. Matos ataja el discurso para recomendar que no se hagan "alusiones de tipo personal" porque si se "abre esa ventana será muy difícil cerrarla". El presidente insiste en que se trata de una recomendación y recuerda que "el derecho a la libertad de opinión lo tienen las señorías". Al recuperar el turno Espino intenta explicar que "va a contestar a Santana". Pero Matos no deja que pronuncie más de seis palabras antes de volver a intervenir para decirle que no debata con la presidencia.

A partir de este punto comienza una batalla dialéctica, en la que Espino intenta hacer uso de "la libertad de expresión" de la que habla Matos pero se le hace imposible por las continuas pausas. "La recomendación se convirtió en una prohibición, yo estaba hablando con respeto y sin insultos. Él no puede decirme que puedo y no puedo decir" reclama Espino, quien asegura que "no es la primera vez" que el presidente le corrige y le reprimenda en su turno de palabra. La diputada se queja, además, de que el debate se realiza desde una "posición de privilegio y poder" y le pide al presidente que baje de la tribuna. A lo que el representante del Parlamento regional añade que "la presidencia no tiene ningún privilegio más que los que le da la Cámara cuando es elegido al inicio de la legislatura".

El debate llega a tal punto que algunos diputados de la oposición (Coalición Canaria y Partido Popular) saltan para quejarse de las continuas interrupciones. "Muchos me apoyaron y me dijeron que aguanté con mucha elegancia", afirma Espino, quien asegura que incluso diputados socialista le reconocen "haber estado muy incómodos" con la situación vivida. Y es que el revuelo en la Cámara lleva a Matos a amenazar con "suspender la sesión". La batalla dura casi los siete minutos de réplica con los que contaba Espino, que tras el debate, pierde el hilo de la comparecencia y prefiere no pedir más tiempo. "El cuerpo me pedía irme de allí pero resistí por todas las veces que me lo había hecho", reconoce la portavoz del Grupo Mixto, quien asegura que Matos recurre a las "interrupciones" para intentar silenciarla porque es una "política incómoda para el Ejecutivo autonómico".

La relación fuera del pleno ente ambos políticos es "cordial y correcta" pero en el ring del Parlamento la cosa cambia. Según explica la diputada en el vídeo difundido, existe una "doble vara de medir", ya que siempre se "llama la atención a la oposición y nunca a los miembros del Gobierno". Matos no ha querido hacer declaraciones tras la publicación del vídeo y Espino confía en que la publicación sirva para "igualar" el trato entre los diputados. Habrá que esperar al próximo pleno para comprobarlo.

Compartir el artículo

stats