Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

NC eleva el tono con Sánchez a dos meses de dejar el escaño del Congreso

La agenda canaria con el Estado y el giro en el Sáhara marcan sus críticas a los socialistas

Pleno en el Congreso. Mariscal

Nueva Canarias (NC) debate internamente en estos momentos el carácter y los resultados de su apoyo al Gobierno central durante la presente legislatura estatal a poco más de dos meses de que su diputado en el Congreso, Pedro Quevedo, tenga que ceder su escaño a CC. La formación que lidera Román Rodríguez prepara un extenso informe sobre ese apoyo al Ejecutivo presidido por Pedro Sánchez que presentará en el V Congreso Nacional del próximo mes de abril tras varios aplazamientos por la pandemia sanitaria. En él pretenden demostrar que dicho apoyo ha sido productivo desde el punto de vista de la defensa de los intereses de Canarias, pero con un mensaje político de fondo de crítica a muchos aspectos de la gestión de la agenda canaria por parte del Gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos en el Estado.

Los nacionalistas incluyen en ese informe también el resultado del apoyo que dio en los presupuestos estatales de los últimos gobiernos del PP (2017 y 2018) dado que forman parte de la acción política de la formación y de su representante en Madrid en los años transcurridos desde el último congreso del partido en mayo de 2017. Y aprovecharán para evaluar de forma conjunta su estrategia en el ámbito de la política estatal. En ese sentido, destacará la necesidad de la presencia del nacionalismo canario en las Cortes para tratar de arrancar al Gobierno de turno las medidas que necesita el Archipiélago y el reconocimiento de sus derechos y de su estatus como región ultraperiférica, sobre todo en el marco de las crisis que se han sucedido en los dos últimos años, primero la de la pandemia sanitaria y en la actualidad la derivaba de la guerra en Ucrania y el incremento de la inflación.

Pero más allá de la valoración de su posición en el Congreso, NC va a centrarse los resultados de su apoyo a Sánchez dejando muy claro, en este sentido, que el pacto firmado con el PSOE para la investidura del ahora presidente no se ha completado aún y que las relaciones entre ambas fuerzas viven momentos muy tensos.

Pese a considerar que en el cómputo global y en el aspecto de la política general del Gobierno de PSOE y Unidas Podemos sí se han conseguido medidas que han servido a las Islas para afrontar los efectos de las sucesivas crisis, en el ámbito de la agenda canaria con el Estado y en el de las relaciones bilaterales han dejado mucho que desear, con un programa de compromisos aún por concluir.

A falta aún de conocer si al plan de ayuda que aprobará mañana el Consejo de Ministros para afrontar al incremento de los precios de los combustibles y de la inflación contiene las medidas específicas que reclaman las Islas, NC mantiene ahora un discurso ambivalente respecto al Ejecutivo de Sánchez. Y todo parece indicar que, a menos de dos meses de tener que ceder el escaño a CC, se inclina por una despedida de tono crítico. Quevedo recordaba ayer en este sentido que «es evidente que la agenda canaria tiene cuestiones pendientes y que esté yo o no en el escaño no afecta a los compromisos con Canarias que tiene asumidos el PSOE en el acuerdo de investidura y de legislatura que firmamos».

El Sáhara agria la despedida

El diputado insiste en la idea –ya expresada por Román Rodríguez en la entrevista del pasado domingo en este periódico– de que «tenemos un alto nivel de coincidencia en las grandes políticas con el espacio del socialismo, pero con relación a Canarias, el nivel de incomprensión, de dificultades de entendimiento, persiste». Quevedo recuerda que las tensiones con el Gobierno central han sido constantes a lo largo de la legislatura y que en ocasiones ha habido que amagar con una revisión del pacto en Madrid por las reticencias del Estado a asumir las reivindicaciones isleñas en materia como el REF, la gestión de la crisis migratoria o las medidas específicas para paliar las crisis. «Los compromisos asumidos por el Gobierno y por el PSOE son con Canarias y los hemos vehiculizado nosotros, pero cuando nosotros no estemos esos compromisos no cesan ni desaparecen», resalta el diputado. Insiste por ello que es esos compromisos «tienen que ser cumplidos esté o no este diputado» porque «hay cuestiones en las que no se han cumplido y la agenda canaria sigue activa».

En esta recta final de Quevedo en el Congreso se ha abierto otra brecha con el Ejecutivo que, sin afectar directamente al resto de cuestiones, sí condiciona el tono de su despedida. El cambio de posición del Ejecutivo en relación con el conflicto del Sáhara, asumiendo explícitamente la autonomía propuesta por Marruecos y por tanto la soberanía marroquí sobre el territorio, va a agriar esas relaciones. Quevedo preguntará el miércoles al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en la que será su última pregunta oral en pleno antes de abandonar el escaño, «por qué considera que el giro español respecto al Sáhara no vulnera el derecho internacional» cuando, según su criterio, esa vulneración es patente.

El diputado exigirá al Gobierno «que rectifique y vuelva a la legalidad internacional» que suponen las resoluciones de Naciones Unidas reconociendo el derecho a la libre autodeterminación del pueblo saharaui a través de un referéndum. «No se puede decir que los saharauis tienen que estar de acuerdo con esa propuesta porque lo que tenemos ahora es que están en guerra con Marruecos, aunque sea de baja intensidad, así que no parece que estén muy de acuerdo con esa salida».

«Tenemos una posición enormemente crítica con todos los gobiernos de España en relación con el Sáhara, pero ahora hay una vuelta de tuerca que nos parece inaceptable y vamos a hacer todo lo que esté en nuestras manos para evitar que se avance en esa dirección», señala el diputado.

En todo caso, Quevedo señala que la posición de Sánchez sobre la cuestión saharaui no va a condicionar la de NC respecto al otro elemento clave de la acción gubernamental en estos momentos como es el paquete de medidas que aprobará hoy el Consejo de Ministros para paliar la crisis derivada de la guerra en Ucrania. «No vamos confundir eso con el hecho de que veamos que hay una serie de problemas muy serios que necesitan una respuesta y que afectan a la vida de un porcentaje muy significativo de la población española y canaria, incluyendo muchos sectores claves en las Islas como el sector primario y el turismo», afirma el diputado. Quevedo cree que «la música» de esas medidas «suena bien y es evidente que hay un esfuerzo para afrontar una situación complicada», si bien esperará a conocer los detalles para valorar la posición final.perará a conocer los detalles para valorar la posición final.

Compartir el artículo

stats