Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Ejecutiva socialista de Las Palmas abre expediente al exjefe de gabinete de Hidalgo

Quintero será suspendido de militancia cuando haya una denuncia formal por acoso sexual

Pablo Quintero. E. D.

La Ejecutiva local del PSOE de la capital grancanaria ha decidido abrir expediente a Pablo Quintero, exjefe de gabinete del alcalde Augusto Hidalgo, que fue destituido de forma fulminante por el regidor tras una denuncia presentada por una trabajadora del Ayuntamiento de Las Palmas por presunto acoso sexual. Quintero, militante socialista, estuvo seis años de asesor de Hidalgo y anteriormente trabajó con otros dirigentes como Arcadio Díaz Tejera o José Segura.

El expediente abierto a Quintero tendrá un instructor, que ha sido designado por la Ejecutiva de agrupación socialista capitalina, que será el que lo desarrolle. La apertura de este proceso tiene como primer paso el de la suspensión cautelar de militancia una vez que haya una denuncia judicial contra Quintero. El Ayuntamiento presentó hace una semana en Fiscalía la demanda y ahora será el fiscal el que tendrá que admitirla a trámite e iniciar las investigaciones.

Los estatutos del PSOE recogen que este tipo de denuncias tiene como primer paso la suspensión cautelar de los derechos como militante y ser apartado del cargo público u orgánico que se ostente. En el caso de que haya condena en firme el afiliado será expulsado definitivamente del partido y si es absuelto podrá reincorporarse a la formación.

La denuncia contra Quintero fue objeto de comentarios en el pasado Congreso regional del PSOE celebrado en el recinto del Gran Canaria Arena. Algunos dirigentes y militantes han defendido que el exasesor de Hidalgo sea expulsado del partido, pero los procedimientos están reglados y primero se abre expediente para después ser suspendido una vez que se sustancie la denuncia.

La polémica saltó hace casi dos semanas cuando se conoció el cese fulminante de Pablo Quintero, el todopoderoso jefe de gabinete de Augusto Hidalgo que, además de controlar los asuntos de la Alcaldía, también se encargaba de llevar una parte importante de la campaña interna de Hidalgo para recabar apoyos en el partido en su intento de convertirse en secretario insular del PSOE de Gran Canaria en pugna con el actual líder socialista en la Isla, Sebastián Franquis. Quintero fue acusado de un presunto acoso sexual por una trabajadora de la Corporación y, tras reunirse con él, el alcalde lo destituyó de inmediato.

Unos días después del cese el Ayuntamiento decidió llevar el asunto a la Fiscalía para que abra una investigación. Ahora, la Ejecutiva local de la capital, donde militaba Quintero, decidió abrirle expediente. En este tipo de casos la competencia está en las ejecutivas locales o insulares y, en última instancia, en la Comisión Ejecutiva Federal, que es la que, llegado el momento, decide la suspensión de militancia y la expulsión si hay acusación en firme.

Compartir el artículo

stats