Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Guardia Civil valora la razonable seguridad en Canarias, que ha registrado un 4% menos de delitos

El número de inmigrantes arribados a las Islas ha aumentado un 75%

Celebración de la festividad de la Virgen del Pilar en la Comandancia de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife.

El general jefe de la Guardia Civil en Canarias, Juan Miguel Arribas, ha destacado hoy, en la festividad del Día del Pilar, "la razonable seguridad" que se vive en estas islas, pues los delitos han experimentado una disminución en un 4 por ciento respecto a 2019.

Arribas se ha referido a este asunto en su intervención con motivo de la festividad de la patrona del cuerpo en un acto celebrado en la Comandancia de la Guardia Civil en Santa Cruz de Tenerife, según ha informado el cuerpo de seguridad.

El general jefe de la zona de Canarias ha subrayado la eficacia policial, pues en lo que va de año se han detenido o investigado en la demarcación de la Guardia Civil de las islas a 6.854 personas, con un índice de esclarecimientos del 56 por ciento de los delitos denunciados, muy por encima de la media nacional.

También ha destacado el aumento en el número de embarcaciones y de inmigrantes arribados a las costas canarias en 2021, que ha cifrado en 355 embarcaciones y 13.670 inmigrantes, un 75 por ciento más que los que llegaron en el mismo periodo del año anterior; lo que ha puesto a prueba los dispositivos de servicio para detectar e interceptar la llegada, ha afirmado el general.

Ha aludido también a la movilización de más de 3.500 efectivos de la Guardia Civil en Canarias "que realizaron miles de servicios y recorrieron cientos de miles de kilómetros para colaborar en todas las medidas covid".

Asimismo, ha tenido unas palabras de aliento hacia los habitantes de La Palma "que están viviendo una difícil situación", así como hacia los guardias civiles que están prestando servicio en esa isla, ya que desde el pasado domingo 19 de septiembre que se decretó el nivel rojo, fue necesario evacuar de manera urgente a las personas que se encontraban afectadas por las coladas de lava.

Inmediatamente se movilizó un dispositivo, hasta llegar a los 300 guardias civiles que, en la actualidad siguen prestando servicio en esa isla, lo que permite establecer un cierre perimetral de la zona de la emergencia, garantizando así la integridad física de todos los afectados.

No ha querido dejar de recordar el lamentable fallecimiento de las niñas Ana y Olivia y ha indicado que "fueron muchas las semanas de duro trabajo de diferentes Unidades de la Guardia Civil para esclarecer el luctuoso suceso".

Compartir el artículo

stats