Sociedad

La compañía de los mayores

Iniciativas Humanas nació en 2000 para ayudar al envejecimiento activo, y los últimos años, además de abrir sede en Tenerife, incorpora a los jóvenes en una conexión intergeneracional.
José D. Méndez;
16/mar/19 6:31 AM
Edición impresa

José D. Méndez, S/C de Tenerife

Declaración de intenciones: "Con un poco de tu tiempo puedes llenar su vacío". Así se publicita en su página web Iniciativas Humanas, una ONG nacida en Las Palmas en el año 2000 que hace muy poco, en octubre del año pasado, ha dado el salto a Tenerife. La idea inicial se mantiene: acompañar a las personas mayores en situación de soledad y propiciar un envejecimiento activo. A eso han añadido el apoyo a jóvenes en dificultades y han iniciado el camino para la conexión intergeneracional entre ambos colectivos.

Con Caridad Cuyás, presidenta, y Encarna Ruiz, directora de Proyectos, dialogó El Día. La primera explicó: "Nuestra misión es ser cauce y motor de la solidaridad mediante la promoción del voluntariado en beneficio de quienes se encuentran en una situación desfavorecida en la tercera edad". Desarrollan sus acciones "tanto en el ámbito sociosanitario como a domicilio y colaboramos con entidades públicas y privadas para humanizar el medio hospitalario y la asistencia recibida".

Cari, como la conocen, apunta: "La solidaridad nos debe unir y todos somos cauce y motor para ella". Añade que "hemos ido detectando cómo la soledad crece en nuestro entorno familiar o social. Cada uno acompañamos a los mayores dependientes dos horas a la semana de forma voluntaria. Somos 85 plenamente activos".

Iniciativas Humanas participa tres centros: Sociosanitario de El Pino, con 400 usuarios, Clínica San José y La Garita en Telde. "Más de un millar de personas" valoran. Otro ámbito de actuación son "los centros penitenciarios donde podemos asistir a unas 90".

Cuyás insiste en que "la clave es el boca boca, una cadena de captación de voluntarios. Gente que no sabe qué hacer con su vida y les damos la opción de devolver a la sociedad lo que les ha dado".

En Tenerife ya tienen "una coordinadora que trabaja en centros de mayores". No dudó en "animar a compartir la experiencia solidaria. Necesitamos voluntarios".

Esta ex empresaria, jubilada con tres hijos y seis nietos, invita a "perder el tiempo con una persona dos horas una vez a la semana". Valora: "Esta labor me aporta mucho personalmente".

Encarna señala que "la soledad es mucha y va en aumento. En 2030 un cuarto de la población de Canarias será mayor de 65 años".

Apunta que "trabajamos la sensibilización con visitas a colegios e institutos. Además tenemos un convenio con la Fundación Ideo para que, en Tenerife, chicos con medidas judiciales sean voluntarios para los mayores. Una retroalimentación de trabajo en red. Unir los dos sectores de población en una única vía solidaria".