Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
RTVC niega la ocultación de información sobre el concurso de informativos leer

Tres condenados a nueve años de prisión por vender droga en un bar

Los acusados se dedicaban al tráfico de sustancias en un bar de Punta del Hidalgo, que escondían en el interior de una nevera, mientras que el camarero llevaba el recuento de las ventas en la cocina.

EL DÍA, S/C de Tenerife
17/mar/02 9:35 AM
Edición impresa

La Sección Segunda de la Audiencia Provincial ha condenado a R.R.A.G., A.C.S.R. y T.I.M.G. por un delito contra la salud pública a una pena de nueve años y un día de prisión y al pago de multa por haber sido interceptados vendiendo droga en un bar de Punta del Hidalgo, en abril de 1999.

Según consta en el escrito de calificaciones, "la Policía tenía noticias de que en un bar de Punta del Hidalgo existía la posibilidad de que se estuviera vendiendo drogas, por lo cual se montó un servicio de vigilancia donde se vio que a las ocho y media del día 16 de abril de 1999 entraron el local tres agentes de paisano que se mezclaron con el público y uno de los funcionarios pudo observar cómo R.R.A.G., que trabajaba de camarero en el establecimiento, entregaba una bolsita a un hombre, que posteriormente la arroja al suelo al conocer la identidad de los policías. En ese momento, penetran en el local tres individuos, que se acomodaron en la barra del mostrador y uno habla con el camarero A.C.S.R. que recibe seis mil pesetas acercándose este acusado a la nevera y cogió algo que resultó ser una bolsita de cocaína que el comprador guardó en el bolsillo trasero del pantalón".

El otro acusado, T.I.M.G., camarero del establecimiento, entró en la cocina y se puso a hacer un recuento de las bolsitas. Los policías que entraron en la cocina se identificaron y el acusado le corta el paso a un agente, lo cual propicia que este inculpado arroje las bolsitas por la ventana, aunque son recuperadas. En total se aprehendieron 43 bolsitas de cocaína, siendo también intervenidos 841 euros (140 mil pesetas).

El fiscal calificó los hechos como constitutivos de un delito contra la salud pública, solicitando una pena de diez años de prisión y multa.

Por su parte, los abogados defensores solicitaron la libre absolución y la defensa de A.C.S.R. propuso la alternativa de un año de prisión al estimar que concurría la atenuante de adicción.

El Tribunal consideró que los hechos habían quedado probados, además de tener en cuanta que la venta de cocaína se realizaba en un bar, que es un establecimiento de libre acceso al público, así como que los tres acusados son camareros.

Asimismo se estimó que las declaraciones de los policías que intervinieron en el servicio fueron firmes identificando físicamente a cada uno de los procesados y lo que cada uno hizo.