Sociedad
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La costa de Tacoronte recupera la normalidad y las familias regresan a sus viviendas leer

Multitudinario adiós al arzobispo emérito de Zaragoza Elías Yanes

Efe, Zaragoza
13/mar/18 6:27 AM
Edición impresa

La basílica de Nuestra Señora del Pilar de Zaragoza fue ayer testigo del multitudinario adiós al arzobispo emérito Elías Yanes, quien presidió la Conferencia Episcopal desde 1993 hasta 1999 y que falleció el pasado viernes. Cientos de personas, entre ellos políticos y de la cultura, se acercaron hasta la basílica para despedirse del que fuera arzobispo titular de Zaragoza durante casi tres décadas (1977-2005), fallecido a los 90 años tras un continuo debilitamiento de su estado de salud.

A la homilía pronunciada por el actual arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez Zamora, asistieron seis cardenales: Ricardo Blázquez (presidente de la Conferencia Episcopal Española), Antonio Cañizares, Carlos Osoro, Antonio María Rouco Varela, Lluis Martínez y el aragonés Juan José Omella. En declaraciones a la prensa previas a la ceremonia, el cardenal Omella, quien fuera obispo auxiliar de Yanes, recordó al fallecido como "un hombre muy de la Iglesia pero de los tiempos modernos", además de una "persona muy inteligente y humilde".

Estaban también presentes los arzobispos de Pamplona-Tudela, de Oviedo, de Sevilla, de Sarda y el arzobispo emérito de Zaragoza Manuel Ureña Pastor, quien sucedió a Yanes en la sede metropolitana, y hasta veinte obispos de toda España, entre ellos el de Canarias, Francisco Cases Andreu, y el de Tenerife, Bernardo Álvarez Afonso, para dar el último adiós al prelado nacido en Mazo el 16 de febrero de 1928. A las 11:30 horas la capilla ardiente instalada desde el domingo en el Palacio Arzobispal y por la que pasaron cientos de personas fue clausurada y la comitiva fúnebre se dirigió hasta la Catedral basílica de Nuestra Señora del Pilar, donde el féretro fue recibido por los obispos, arzobispos y cardenales concelebrantes. Tras una oración en la puerta del templo, comenzó la procesión hasta el altar mayor.