Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Cierran instalaciones y suspenden actividades por la alerta de lluvia en Tenerife y La Gomera leer

El ser humano detecta más fácilmente los rostros con una expresión alegre

Una investigación en la que han participado la Universidad de La Laguna y la de Helsinki cifra en 160 milisegundos el tiempo en que empieza a identificarse una cara sonriente, mientras que para los semblantes con otro tipo de expresiones -tristeza, miedo, enfado, asco y sorpresa- se sitúa entre 180 y 200.
EL DÍA, S/C de Tenerife
15/ene/10 7:54 AM
Edición impresa

La revista científica Cognitive, Affective and Behavioral Neuroscience ha publicado recientemente un trabajo firmado por Manuel G. Calvo, catedrático de Psicología Básica de la Universidad de La Laguna, y Lauri Nummenmaa, de la Universidad Tecnológica de Helsinki, en el que se da cuenta de una investigación que constata que el ser humano detecta con mayor rapidez las caras alegres que otras con diferentes expresiones, y determina en cuánto tiempo se produce ese reconocimiento. Para el estudio, se ha empleado tecnología de seguimiento de mirada ("eye tracking") sobre muestras de más de veinte personas en diferentes experimentos.

Como explica el coautor de este trabajo, existen seis expresiones básicas que se dan en diferentes culturas y sociedades: alegría, tristeza, miedo, enfado, asco y sorpresa. Ya existían varios estudios previos que determinaban que las caras alegres se identifican significativamente mejor y más rápidamente que las demás, probablemente porque tienen un rasgo único diferenciador que es, además, muy prominente visualmente: la sonrisa.

La sonrisa es la clave

En contraste, las otras expresiones comparten entre sí rasgos comunes en cierto grado (ceño fruncido, ojos abiertos, o semicerrados, boca entreabierta), que dificultan la discriminación de unos y otros.

La investigación tenía como objetivo determinar el curso temporal en el reconocimiento de las caras alegres en comparación con las otras expresiones emocionales.

Para ello se utilizó una técnica de registro de movimientos oculares: se presentaban simultáneamente pares de fotos de caras a los sujetos experimentales, una de ellas emocional y otra de expresión neutra. La velocidad en la latencia de los movimientos sacádicos de los ojos de los sujetos hacia la cara emocional predefinida sirvió para determinar el momento inicial de reconocimiento.

El tiempo de la primera fijación visual en la cara se tomó como indicador de la eficiencia en los procesos de identificación de la expresión, mientras que las re-fijaciones visuales sobre la cara antes de responder sobre la expresión de ésta sirvieron como medida de la eficiencia en los procesos de decisión.

Los resultados revelaron una ventaja de las caras alegres sobre las otras cinco expresiones en las tres fases (discriminación, identificación y decisión). Se observó que la expresión de alegría comienza a discriminarse de la neutra a los 160 milisegundos (ms) desde la aparición de las caras, mientras que la discriminación de las otras expresiones se inicia entre los 180 y los 200 ms.

La identificación de las caras alegres se completa en 277 ms, mientras que tarda entre 308 y 319 ms para las otras. La decisión sobre qué emoción expresa la cara alegre se toma tras 1.06 fijaciones en ella, mientras que se necesitan entre 1.37 y 1.84 en las demás. Las diferencias entre las caras alegres y las demás son estadísticamente significativas, mientras que generalmente no lo son entre las demás expresiones emocionales.