Santa Cruz de Tenerife

Concluye la construcción del edificio de viviendas más alto de España

Los propietarios de los 272 pisos que se reparten en los 32 niveles de la torre de Ferrovial, en Cabo-Llanos, están a la esperan de que el ayuntamiento emita la licencia de ocupación.
EL DÍA, S/C de Tenerife
23/mar/04 7:33 AM
Edición impresa

Los propietarios de la torre de viviendas más alta de España, construida en Cabo-Llanos, están a la espera de que el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife tramite la correspondiente licencia de primera ocupación que les permita ocupar los pisos que han adquirido en este singular inmueble.

Levantado en la nueva zona de expansión de la capital tinerfeña, la empresa Ferrovial ya ha finalizado la construcción de un edificio que tiene 120 metros de alto, sin incluir los 20 metros del pararrayos. Aunque es de inferior altura a la torre Picasso, la torre de Ferrovial puede presumir de ser el inmueble de uso residencial más alto de España, ya que el edificio madrileño se dedica a oficinas.

Operarios de Ferrovial proceden en la actualidad a los últimos remates que, en su mayoría, están relacionados con la limpieza de la torre. En las últimas semanas, la constructora ya se ha puesto en contacto con los propietarios de los 272 pisos que se distribuyen en las 32 plantas de viviendas y 4 de oficinas para que visiten el interior de los inmuebles y verifiquen su acabado. Esta torre, que fuera proyectada por el arquitecto canario Julián Valladares, incluye desde viviendas de una habitación hasta tres dúplex que ocupan los pisos 20 y 21.

Fuentes de la citada constructora confirmaron que Ferrovial desarrolla en estos días labores de limpieza y está a la espera de que el ayuntamiento dé su aprobación a los permisos, que en la actualidad ya se encuentran en trámite. La semana pasada, al igual que en la tarde-noche de ayer, se procedió a realizar una prueba de luz que permitió a los asiduos transeúntes del lugar disfrutar con una imagen espectacular.

Fuentes inmobiliarias precisaron que el precio de las viviendas varía según la altura, así como la "mano" (orientación) de la torre, siendo las vistas al mar las más cotizadas. Respecto a las ventas, se limitaron a precisar de manera escueta que "quedan algunas unidades".

Gran demanda

Mientras que los propietarios de la primera torre están a la espera de los trámites administrativos para su ocupación, la empresa constructora de la segunda, Candesa, hace un balance muy positivo del resultado de las ventas. A casi tres meses de que se pusieran a la venta los pisos comprendidos entre la planta cuarta y la decimonovena, fuentes de la citada empresa afirman con lógica satisfacción que ya han vendido 100 de las 170 viviendas que se pusieron en el mercado.

"En promociones de envergadura como ésta, habitualmente se ofertan por portones. En este caso, como sólo hay uno, hemos dividido la oferta por alturas y nos ha demostrado que al cliente le interesa comprar aquí. A la gente le apetece vivir en las torres de Cabo-Llanos", precisan las fuentes consultadas.

Aunque el proceso constructivo ya comenzó con la excavación, en la actualidad está pendiente del acta de replanteo para proceder a hormigonar, después de que haya concluido el primer hito. "Una vez se inicie esta fase, esperamos entregar los pisos en un plazo de 26 meses", o sea, en el verano del año 2006.

Dado que la inmobiliaria encargada de la venta de la segunda torre sólo ha ofertado hasta la fecha los pisos de la parte baja del inmueble, las fuentes consultadas aseguraron que "ya hay lista de espera para los cinco últimos pisos", los de mayor altura. En un principio se barajó la posibilidad de instalar un complejo hotelero en la parte alta, una posibilidad que finalmente se descartó, por lo que los 32 pisos se dedicarán al uso residencial.

De forma inminente se prevé que comience la fase de cimentación. A la vista de la aceptación del modelo de viviendas ofertadas, se mantendrá en la parte alta también la misma distribución interior que se ha realizando hasta el piso 19.