Santa Cruz de Tenerife

El analfabetismo ha retrocedido un 44% en los últimos 20 años

En la actualidad, apenas viven en la Capital 33 mil personas sin ningún tipo de estudios. Sin embargo, la situación continúa siendo preocupante en algunos barrios.

EL DÍA, S/C de Tenerife
13/mar/02 21:52 PM
Edición impresa

El índice de analfabetos funcionales en Santa Cruz ha descendido de forma importante, hasta en un 44%, en las últimas dos décadas, según un estudio hecho para el avance del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que, sin embargo, advierte que esto no supone que la población de la Capital esté altamente cualificada.

A pesar de tener el mayor índice de instrucción de la Isla, sólo el 37% de los vecinos mayores de 25 años tiene una titulación superior a la obligatoria, una situación que viene a sumarse a un "reparto interior desequilibrado", que hace que las zonas de más alto nivel socioeconómico posean una formación muy superior.

El Toscal y Salamanca

En el ránking elaborado para el avance del PGOU los barrios de El Toscal, Salamanca o la zona centro aparecen como los ámbitos privilegiados, en los que el analfabetismo se sitúa en un 9,2%, un 7,3% o casi un 8,4%, respectivamente.

Concentran también importantes porcentajes de licenciados universitarios, superando en todos los casos el 20%, cifra que pasa del 30% en localizaciones como Residencial Anaga o Ifara.

Por el contrario, este trabajo deja al descubierto que en diferentes núcleos de Santa Cruz (Santa Clara o Las Moraditas) este nivel educativo es especialmente bajo, no llegando a superar el 2%. El analfabetismo funcional se sitúa en estos casos entre el 40% y el 50% de la población.

El envejecimiento y la baja de actividad, entre otras causas, sitúan al Parque Rural de Anaga en un índice del 1,9%.

Somosierra, Ofra y La Salud

En otros barrios, como La Salud, Somosierra y Ofra la tasa de vecinos que no cuentan con estudios está en la media municipal, aunque alcanza el 26% en los dos primeros casos y el 19,6% en el segundo.

Todo esto supone que, mientras que a principios de la década de los años ochenta eran casi 60 mil los vecinos de la Capital sin formación, en estos momentos este número se sitúa en apenas 33 mil.

Por el contrario, la enseñanza secundaria parece gozar de buena salud, ya que en todos los barrios oscila entre el 40% y el 50%.