Tenerife Norte

La instalación del gas divide al Valle de La Orotava

Puerto de la Cruz acepta los planes de crear una red de aire propanado; La Orotava se opone, pese a que no le afecta, y Los Realejos denuncia que falta información.
Raúl Sánchez, Puerto de la Cruz
5/feb/18 6:23 AM
Edición impresa
La instalación del gas divide al Valle de La Orotava

El proyecto del Gobierno de Canarias de instalar una red de gas (aire propanado) para abastecer a la ciudad del Puerto de la Cruz divide a los ayuntamientos del Valle de La Orotava. El gobierno portuense (PP-CC) no ve con malos ojos una iniciativa que ofrecería un sistema alternativo y canalizado para, por ejemplo, calentar agua, aunque han solicitado estudios complementarios. El Pleno del Ayuntamiento de La Orotava ha mostrado, a propuesta de USP, su rechazo a la implantación de una red abastecida con "un combustible fósil y no renovable", con los votos de CC y USP, pese a que la iniciativa no afecta de forma directa a la localidad. Y el gobierno realejero (PP) critica que, pese a estar afectados por la posible instalación de los depósitos de gas propano y miles de metros de canalizaciones bajo vías públicas del municipio, carecen de información oficial.

Asamblea Ciudadana Portuense (ACP) elevó al pleno de finales de diciembre una propuesta para rechazar el proyecto de distribución de combustibles gaseosos por canalización previsto para el Puerto de la Cruz, e impulsado por el Gobierno de Canarias. La ACP buscó, sin éxito, un pronunciamiento de la corporación municipal en contra de la introducción del gas en el municipio, "pero tanto PP-CC como el PSOE evitaron hacerlo y, en su lugar, apoyaron una enmienda sobre el modelo energético del municipio que no hacía mención alguna a la inminente introducción del gas en la ciudad".

"Tras el debate, quedó claro que el único grupo político del Consistorio portuense que se opone al proyecto del gas es la Asamblea Ciudadana Portuense", concluye la formación. La ACP ha desarrollado una campaña local contra la implantación del gas en el casco y barrios como La Vera y Punta Brava, donde han repartido folletos y recogido firmas para las 475 alegaciones que han presentado para tratar de frenar el proyecto.

Para la ACP, "en ningún momento se ha justificado debidamente la utilidad pública ni el interés general de un proyecto que se ha planificado de espaldas a la ciudadanía. Tampoco se garantiza su viabilidad económica, pese a la importante inversión prevista, lo que deja la duda de quién asumirá las pérdidas en caso de que la obra no sea rentable".

Otra de las razones que expone la ACP para rechazar el proyecto es el "innecesario riesgo que genera para la población, puesto que circulará un combustible fósil altamente inflamable bajo la mayor parte de las calles del municipio". Este riesgo, según señala la ACP, aumenta en las cercanías de los depósitos, que estarán ubicados en el polígono industrial de La Gañanía, en Los Realejos, y tendrán capacidad para unos 45.000 litros de gas.

Para la ACP, la introducción del gas sería para Canarias "una apuesta fallida, dado que este modelo ya cumplió su fecha de caducidad, y supondría derivar a la ciudadanía y a las empresas de las islas unos costes insostenibles". La formación municipalista recuerda que la propia Agencia Internacional de la Energía ha manifestado que "el gas natural perderá la batalla contra las renovables en cinco años".

El proyecto prevé la apertura de zanjas en numerosas calles de la ciudad turística para canalizar 118 kilómetros lineales de tuberías.

El edil de Servicios del Ayuntamiento de La Orotava, Ángel Montañés (PP), aseguró durante el debate de esta moción de ACP que su gobierno está "a favor de las energías renovables", y que ha pedido un informe técnico que aclare " cómo se puede integrar esta alternativa del gas en el Puerto de la Cruz, tal y como ha propuesto el Gobierno de Canarias". El concejal recalcó que "la competencia en materia energética es del Gobierno de Canarias, que es la administración que ha licitado y autorizado que se instale el gas en nuestra ciudad. No ha sido el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz el que ha autorizado a ninguna empresa a que instale nada".

En Los Realejos, IUC trató de elevar a pleno una propuesta contra la instalación del gas, pero fue excluida del orden del día. Según afirma el alcalde realejero, Manuel Domínguez (PP), una de las principales razones para su exclusión es "la falta de información sobre un proyecto que se supone que nos afecta, pero que nadie nos ha explicado ni consultado".

Domínguez recalca que "en el Ayuntamiento de Los Realejos, ni los políticos ni los técnicos teníamos ni idea de que se haya propuesto instalar en este municipio algo relacionado con el gas. A día de hoy no existe ni un solo documento solicitándonos nada al respecto".

"Es cierto que tras recibir informaciones informales, hemos indagado y hemos descubierto que existe una publicación que sólo hace referencia al Puerto de la Cruz, aunque luego nos incluye a nosotros. Llevamos días intentando que la Consejería regional de Industria nos informe sobre este proyecto, para poder tomar una decisión, pero nadie nos ha atendido", lamenta el alcalde de Los Realejos.

La intención del gobierno realejero es debatir el asunto del gas en un pleno posterior, "cuando tengamos toda la información oficial".

En el único municipio que queda al margen de este proyecto, La Orotava, el pleno se ha unido a los consistorios canarios que, como La Laguna, rechazan la instalación de canalizaciones de gas ciudad en su término municipal. Así lo decidió este martes, a raíz de una propuesta de Unid@s Sí Podemos (USP), "elaborada con las aportaciones de las plataformas y grupos que están luchando contra la implantación del gas en Tenerife y en Canarias".

Aunque La Orotava no está afectada por los proyectos que en este momento están sobre la mesa, este acuerdo, que salió adelante con los votos favorables de USP y CC, el voto en contra del PP y la abstención del PSOE, conlleva el rechazo "a los que se pudieran plantear en el futuro".

Aire propanado

DISA explica que el aire propanado es "un combustible que se obtiene de la mezcla de propano con aire, intercambiable con gas natural, lo que, desde el punto de vista tecnológico, significa que las infraestructuras y canalizaciones de ambos combustibles son compatibles". Para su producción y distribución, "requiere la instalación de una planta de producción para la mezcla y una red de tuberías específicas para su canalización hasta el cliente final". Jurídicamente, se trata de un producto asemejado para Canarias a las condiciones del gas natural en la Península y sometido a regulación de precios por parte de las administraciones públicas.

A las dudas políticas se suman también las acciones judiciales y empresariales emprendidas por el Grupo DISA, que ya ha formalizado ante el TSJC un recurso contencioso-administrativo contra la resolución que asigna la instalación de la canalización de aire propanado en el Puerto de la Cruz. Esta empresa también recuerda que este producto es de uso mayoritariamente industrial, por lo que su demanda se concentra en hoteles e industrias.

Según DISA, el Gobierno canario aplica los requisitos y criterios de valoración establecidos por el Decreto 345/2015, que se encuentra pendiente de sentencia por otro recurso.

DISA considera que el citado decreto es "pernicioso" por el efecto que genera su aplicación, "ya que al establecer como principal criterio de valoración el mayor número de kilómetros de canalización, potencia el sobredimensionamiento de las infraestructuras, más allá de las necesarias para la cobertura de la demanda real del producto".

DISA defiende que los criterios y requisitos exigidos por la administración para la implantación de este producto con distribución canalizada "deben estar ajustados a la demanda real presente y futura en cada municipio. Por sus condiciones y características al ser un producto industrial, la demanda se concentra en empresas hoteleras e industriales que requieren de este suministro para especialmente para calentar agua o para la climatización de piscinas".

Desde DISA explican que "el uso doméstico es inexistente en la única red de distribución de aire propanado canalizado existente en Canarias, situada en el municipio de Adeje. La ausencia de demanda doméstica se justifica porque el precio regulado del aire propanado para ese uso es similar al del butano y, sin embargo, el usuario debe afrontar el coste de las acometidas y cambios de equipos por lo que no le es interesante económicamente".