Tenerife Norte

La fiesta que salió de un aserradero

El arrastre de las tablas en Icod de los Vinos tiene su origen en la necesidad de transportar madera desde la zona alta del municipio hasta el casco y el antiguo puerto de San Marcos.
R.S.
19/nov/17 1:52 AM
Edición impresa
La fiesta que salió de un aserradero

E l arrastre de las tablas de Icod de los Vinos es una de las tradiciones más espectaculares de Canarias. A finales de noviembre, coincidiendo con la apertura de las bodegas y el tiempo de las castañas, muchos icodenses sacan sus viejas tablas de madera (o sus nuevas tablas de fibra) y se lanzan una y otra vez por las calles más empinadas del casco de la Ciudad del Drago y sus barrios. Esta costumbre tiene su origen en la necesidad de transportar madera desde la zona alta hasta el casco y el antiguo puerto de San Marcos. Como las tablas, la fiesta salió de un antiguo aserradero.

El Ayuntamiento de Icod de los Vinos acaba de editar un folleto informativo en el que repasa el origen de las tablas de Icod o de San Andrés: "Surge la tradición en el ancestral trabajo de transportar la madera desde el aserradero que se encontraba en el barrio de San Antonio, ubicado en la zona alta de Icod, hasta el casco de la ciudad y el puerto, con la finalidad de abastecer la construcción de casas y la fabricación de barricas de vino y barcos".

"Los animales de carga arrastraban los tablones sobre los que se situaba una persona que dirigía la madera con unos remos de haya o brezo, esquivando las piedras y curvas del camino, a la vez que imprimía velocidad a los largos tablones por empinadas cuestas icodenses, como las calles San Antonio, Calzada de Alzola y Hércules", explica el consistorio.

Para los icodenses, correr las tablas, especialmente en la víspera y el día de San Andrés, reviviendo aquel trabajo de antaño, se ha convertido en una auténtica fiesta, conocida en todo el Archipiélago y más allá.

La periodista, investigadora y escritora María Ángeles Sánchez Gómez también publicó en 2002 en El País un artículo en el que señalaba que el origen de las tablas "se remonta al traslado de troncos y maderas desde los altos hasta la costa; recién fundada la villa, a finales del siglo XV, se estableció una importante industria maderera, propiciada por la enorme riqueza natural del término. A finales del siglo XVII ya existía una cuesta llamada de las Tablas. Y lo que empezó siendo una mera tarea laboral y cotidiana se ha ido convirtiendo, con el devenir de los tiempos, en una alegre y participativa fiesta popular".

Los días 27 y 28, en la calle Los Franceses, los escolares comenzarán a disfrutar del arrastre, que vivirá sus días grandes el 29 y el 30 de este mes en calles como El Plano, San Antonio o Hércules.