Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Vettel, a confirmar segunda plaza en el cierre del cuarto Mundial de Hamilton leer

Unidos Podemos recibe al Rivlin con banderas palestinas y al grito de "vergüenza"

Madrid, Europa Press
7/nov/17 11:39 AM
eldia.es

Reuvén Rivlin./Javier Lizón (EFE)

El grupo de Unidos Podemos - En Comú Podem - En Marea ha protagonizado este martes una concentración a la entrada del Senado protestando por la visita del presidente de Israel, Reuven Rivlin, al que han recibido con banderas palestinas y al grito de "¡vergüenza!" y "¡abajo el sionismo!".

La comitiva israelí, de más de diez vehículos oficiales y motos de la Guardia Real, ha sido recibida con gritos por parte de una veintena de senadores 'morados', que han reivindicado una Palestina libre. Minutos antes el portavoz en Senado, Ramón Espinar, ha desplegado junto a varios de los senadores una gran bandera de Palestina junto a sus compañeros en la Cámara Alta, pero cuando el presidente israelí ha llegado ya había entrado en el edificio para participar en los saludos con la intención de entregarle una carta al presidente.

Espinar llevaba una camiseta con un dibujo de concertinas y la leyenda "no es forma de tratar a un niño", porque Podemos quiere denunciar durante la visita de Rivlin que Israel mantiene en "detención administrativa" al menor Nour Kayed Faiq Issa, de 16 años de edad y residente en Anata (Jerusalén Oriental), desde el 13 de abril de 2017 y que, según sus cifras, otros 300 menores palestinos están en prisiones israelíes.

Los gritos de los manifestantes se escuchaban con claridad en la Plaza de la Marina Española, mientras la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y el del Senado, Pío García-Escudero, recibían a Rivlin y su esposa y subían a la tribuna flanqueada con banderas de los dos países puesta para la ocasión.

Los cuatro han permanecido con gesto serio, y con alguna muestra de incomodidad por parte de Pastor, hasta que la banda de música de la Policía Nacional ha comenzado a interpretar el himno israelí y eso ha ahogado los gritos de protesta en el lugar donde se desarrollaba el recibimiento oficial.