Santa Cruz de Tenerife

España llega a Pekín a falta de cuatro medallas para el centenar

La expedición española afronta con muchas ilusiones la cita asiática, en la que tiene cerca la posibilidad de alcanzar los cien metales en toda su historia, ya que en la actualidad acumula un total de 96 podios. Desde la medalla de oro obtenida en 1900 en cesta punta hasta Barcelona 1992 pocos fueron los triunfos obtenidos.
EFE, Madrid
3/ago/08 1:19 AM
Edición impresa

La delegación española afronta con muchas ilusiones los Juegos de Pekín 2008, en los que tiene a mano alcanzar el centenar de medallas de toda su historia, por cuanto acumula actualmente 96 podios. En Atenas 2004 no pudo alcanzar esta cifra al quedarse con sólo 19 preseas cuando las quinielas previas preveían superar las 23 con las que se hubiera alcanzado las cien. No obstante, en la capital griega España completó la segunda mejor actuación de toda la historia después de los inolvidables de Barcelona'92.

Desde la medalla de oro obtenida en 1900 en cesta punta por los pelotaris Villota y Amezola, a la que se unió la de Pedro Pidal en tiro, pocos podios se lograron hasta la cita en la Ciudad Condal. Le siguieron las platas en Amberes de la selección de fútbol y de la de polo, la primera caracterizada por la furia y la segunda con un conjunto integrado por aristócratas.

Pasaron los años con medallas esporádicas en disciplinas de no gran popularidad (hípica, tiro, hockey, boxeo o piragüismo) hasta que en Moscú'80 el deporte español dio un salto cualitativo con seis medallas en vela, atletismo, hockey, natación y dos en piragüismo, en la que fue la mejor participación hasta entonces de la historia del deporte español en el ámbito del olimpismo.

La plata que la selección de baloncesto obtuvo cuatro años después, en Los Ángeles'84, encabezó la lista de medallas importantes de aquella cita, con la única victoria de Roberto Molina y Luis Doreste en la clase 470.

La vela reportó también el único oro en los siguientes Juegos, los de Seúl'88, por medio de José Luis Doreste en Finn, mientras que Sergio Casal y Emilio Sánchez Vicario dieron la primera presea al tenis español con la plata en el torneo de dobles.

La eclosión olímpica se produjo cuando España fue el país organizador con motivo de los Juegos de Barcelona. El ciclista de pista gaditano José Manuel Moreno abrió la cosecha de oros que tuvo multitud de momentos estelares e inolvidables, como las victorias de Fermín Cacho en 1.500 metros y de la selección española de fútbol, que se produjeron al mismo tiempo y reflejaron una cita gloriosa.

Atlanta'96 fue, como se esperaba, un retroceso en el medallero, en el que repitió con su segundo oro seguido Theresa Zabell en 470, en este caso junto a Begoña Vía-Dufresne (en Barcelona ganó con Patricia Guerra), Miguel Induráin alcanzó la cima olímpica en la contrarreloj, las niñas del conjunto de gimnasia rítmica deslumbraron, Fernando León y José Luis Ballester, en Tornado, aportaron la segunda victoria de la vela, y la irrepetible selección de waterpolo tocó la gloria que se le había resistido en Montjuic.

Fermín Cacho volvió a subirse al podio para recoger en esta ocasión la plata, mientras que la selección de balonmano se colgó el bronce que repitió en Sydney'00, donde el gimnasta Gervasio Deferr logró el oro en salto que revalidó en Atenas'04.

Mientras tanto, otra grande del deporte español, la tenista Arantxa Sánchez acumuló entre dobles, con Conchita Martínez, e individuales cuatro podios (dos platas y dos bronces), el ciclista de pista Joan Llaneras sumó un triunfo y un segundo puesto en la prueba a los puntos de Sydney y Atenas, y la judoca Isabel Fernández pasó del bronce en 1996 al oro en 2000.

El piragüista gallego David Cal, con un oro y una plata en las pruebas de C-1, fue la principal referencia en Atenas'04, donde la amazona Beatriz Ferrer-Salat se colgó otras dos medallas en doma clásica merced al segundo puesto por equipos y al tercero en la competición individual.

El deporte español no obtuvo medallas en Atenas (1896), Tokio (1964) y México (1968), y no acudió a San Luis (1904), Londres (1908), Estocolmo (1912), Berlín (1936) y Melborune (1956).