Economía
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Decomisan artículos falsos en 28 comercios del Sur de Tenerife con 26 detenidos leer

Mitsubishi Materials, un nuevo caso de falseo entre las empresas japonesas

María Roldán, Tokio, EFECOM
24/nov/17 12:44 PM
eldia.es
El presidente de la filial del fabricante japonés Mitsubishi Materials, Mitsubishi Cable Industries, Hiroaki Murata./FRANCK ROBICHON (EFE)

El fabricante japonés Mitsubishi Materials se disculpó hoy por haber falseado los datos técnicos de algunos de sus productos, en el último de una serie de escándalos como el de Kobe Steel y Nissan, que ponen en entredicho la credibilidad de las compañías japonesas.

El presidente del conglomerado de materiales de construcción, Akira Takeuchi, compareció hoy en una rueda de prensa en Tokio en la que aseguró que quieren "solucionar (el problema) lo antes posible", que están verificando la seguridad de los productos con los afectados y que harán "todo cuanto sea necesario para que no vuelva a pasar".

En el último escándalo de irregularidades en el sector privado nipón, tres subsidiarias de Mitsubishi Materials alteraron los datos técnicos de productos de goma, latón, varias aleaciones, cobre y aluminio para que cumplieran las especificaciones requeridas por sus clientes, en un caso que afecta por el momento a 274 compañías.

El falseo atañe a datos como la dureza y la resistencia a la tracción de bandas de latón usadas en vehículos, o a la conductividad y la rugosidad de bandas de ciertas aleaciones y de cobre.

En una de las manipulaciones más llamativas, la filial Mitsubishi Cable Industries vendió 270 millones de unidades de productos de sellado -usados principalmente para prevenir filtraciones de aceite, agua o aire- entre abril de 2015 y septiembre de 2017, en torno al 20 % del total comercializado en el período (1.330 millones).

El presidente de la citada subsidiaria, Hiroaki Murata, reconoció hoy que "no se puede descartar que haya riesgo (para la seguridad), porque es un material que se usa como conexión", pero insistió en que hasta ahora no han detectado ningún problema.

El falseo dentro de Mitsubishi Materials ha vuelto a poner en evidencia la falta de control interno de las compañías niponas y ha desatado las críticas del Gobierno nipón y el escepticismo de los grandes conglomerados internacionales.

El ministro de Transporte e Infraestructura, Keiichi Ishii, tildó hoy en una rueda de prensa recogida por la agencia Kyodo de "muy lamentable" el falseo de Mitsubishi Materials, y los gigantes de la aeronáutica Boeing y Airbus han abierto una investigación para estudiar el posible impacto, según recogieron los medios estadounidenses.

Mitsubishi Materials ha admitido que era consciente del falseo desde febrero y defendió su tardanza al revelarlo esgrimiendo que el análisis de irregularidades en sus numerosos productos (unos 40.000) requiere tiempo -la investigación no ha terminado- y que de esta forma pudo contactar antes con las empresas afectadas.

El de Mitsubishi Materials es el último de una creciente serie de escándalos protagonizados por importantes empresas niponas, y ha vuelto a poner el foco en sus prácticas irregulares.

La más reciente se produjo en octubre, cuando Kobe Steel -a cuyo caso se asemeja notablemente- admitió que los datos técnicos de en torno a una veintena de sus productos de aluminio, cobre, acero y hierro fueron alterados para que cumplieran las especificaciones.

Más de medio millar de compañías de sectores tan variados como el aeronáutico, el ferroviario o el de equipamiento militar recibieron los productos falseados de Kobe Steel, entre ellas gigantes locales de la industria automotriz como Toyota, Nissan, Honda, Mazda y las estadounidenses General Motors y Ford.

Las revelaciones de la metalúrgica siguieron a las de Nissan, que a finales de septiembre reveló que sus coches fueron inspeccionados durante tres años por técnicos sin la certificación necesaria exigida por la normativa japonesa, lo que le obligó a llamar a revisión a más de un millón de vehículos.

La propia Nissan acudió el año pasado al rescate de Mitsubishi Motors cuando ésta atravesaba graves dificultades económicas a raíz del escándalo del falseo de los datos de consumo de algunos de sus minivehículos.