Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno privatiza el 30% de Aena y abre la gestión aeroportuaria a las autonomías

El Consejo de Ministros aprobó ayer la medida, así como la participación de Madrid y Cataluña en la gestión de Barajas y El Prat, respectivamente. La titular de Fomento explicó que el nuevo modelo mantendrá una clara mayoría estatal para garantizar la cohesión territorial y la calidad del servicio.
AGENCIAS, Madrid
2/ago/08 2:01 AM
Edición impresa

El Consejo de Ministros aprobó ayer la privatización del 30% de la gestión aeroportuaria de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (Aena), ente público que el Gobierno valora en 30.000 millones de euros, así como la participación de Madrid y Cataluña en la gestión de Barajas y El Prat, respectivamente.

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, explicó que el nuevo modelo mantendrá una clara mayoría estatal para garantizar mediante la gestión en red la seguridad y calidad del servicio, la cohesión territorial y la autonomía financiera de los aeropuertos, que se financian con las tasas que pagan los pasajeros y las compañías aéreas.

El nuevo modelo implicará la escisión de Aena en dos entidades empresariales estatales diferenciadas, de tal forma que por un lado quedará la navegación aérea, y por otro, la gestión de los aeropuertos.

Para encargarse de los aeropuertos se creará una sociedad anónima, cuyo capital será en un principio 100% de Aena, si bien se pondrá en manos de la iniciativa privada el 30%, con lo que el 70% restante seguirá siendo de titularidad pública.

Las administraciones autonómicas podrán participar en aquellos aeropuertos con un volumen de tráfico superior a los 30 millones de pasajeros, tasa a la que de momento sólo llegan Barajas y El Prat, con 52,1 y 32,8 millones de pasajeros en 2007, respectivamente.

No obstante, según dijo Álvarez, esa tasa podría ser alcanzada en el futuro por el aeropuerto de Palma de Mallorca, que cuenta con 23,2 millones de pasajeros anuales, y el de Málaga, con 13,5 millones.

Hay que recordar que Canarias viene reivindicando con insistencia al Gobierno central la cogestión de los aeropuertos isleños. Esa competencia fue incluida en la fallida reforma del Estatuto de Autonomía de Canarias.

Sobre la forma en que se dará entrada al capital privado, Álvarez explicó que se ha contratado a un banco de negocios, que dará su opinión sobre la fórmula más adecuada, entre las que no descartó la salida a bolsa.

El informe servirá, entre otras cosas, para establecer el precio de la participación del 30% que se va a privatizar, una valoración en la que se tendrá en consideración que Aena cuenta con unos fondos propios de 23.000 millones de euros y un endeudamiento de 7.000 millones.

La ministra subrayó asimismo los datos operativos de Aena, que es el primer gestor aeroportuario del mundo, seguido del británico BAA (propiedad de la compañía española Ferrovial), con un tráfico de 210 millones de pasajeros en 2007 y 6.200 empresas ubicadas en sus instalaciones que dan empleo a 140.000 empleados, de los que 12.000 son trabajadores directos de Aena.

Además, destacó que el peso de Aena en el PIB español es del 7%, mientras que Barajas supone el 10,2% del PIB madrileño, y el de El Prat el 6,2% del catalán.

El secretario de Movilidad de la Generalitat, Manel Nadal, consideró que el nuevo modelo de gestión de Aena es un "paso adelante" para el Ejecutivo catalán, pero sigue siendo "insuficiente". Añadió que constituye un "cambio de modelo que da paso a la gestión empresarial, a la participación del sector privado y a las comunidades autónomas de Madrid y Barcelona".

Más crítico se mostró el portavoz de Fomento de CiU en el Congreso de los Diputados, Pere Macias, al afirmar que el nuevo modelo de gestión es un "mero maquillaje" del ya existente que no responde a las "necesidades" de los aeropuertos catalanes y contraviene los acuerdos del Parlament de Cataluña.

La Asociación de Compañías Españolas de Transporte Aéreo (Aceta) valoró "positivamente" la decisión del Gobierno.

El calendario para llevar a cabo la escisión de Aena y su privatización parcial aún no está cerrado, aunque Álvarez aseguró que se guiará por la prudencia, de tal manera que los cambios se lleven a cabo paulatinamente para no entorpecer el funcionamiento diario de los aeropuertos.