Deportes

La primera plaza es el objetivo de España

Isco y Jordi Alba reconocieron ayer que prefieren ocupar esta posición porque "el cuadro es mucho mejor", aunque no se fían de Rusia y Uruguay. Uno de ellos sería el rival en octavos de final.
Efe
22/jun/18 6:22 AM
Edición impresa

D espués de la victoria contra Irán (0-1), un empate en la última cita que le espera de la primera fase en Kaliningrado le basta a España para avanzar a las eliminatorias, pero la primera plaza exige más: un triunfo, aunque un punto también valdría si Portugal iguala con Irán, y, probablemente, unos cuantos goles para deshacer una hipotética igualdad en la cima del cuarteto.

España enfoca a la primera posición. "Queremos quedar primeros y para eso vamos a tener que ganar el último partido ante Marruecos, que va a ser difícil y es muy importante", apuntó Isco Alarcón, que expresó el sentir del grupo para el duelo del próximo lunes en Kaliningrado, en el que la victoria es casi esencial.

"Ojalá podamos quedar primeros, porque el cuadro es mucho mejor para nosotros, pero cualquier rival te puede ganar y sinceramente no tengo ninguna preferencia (por el hipotético rival de octavos)", explicó Jordi Alba, preguntado por un posible cruce en la siguiente ronda con Rusia o Uruguay en el caso de clasificarse.

Son las dos posibilidades que aparecen en su horizonte de los octavos de final, ya clasificadas las dos, pendientes sólo del orden, que saldrá de su enfrentamiento directo que se disputa también el lunes. De momento, las dos han sumado sus partidos por victorias, aunque Rusia con más rotundidad que Uruguay.

España nunca ha perdido con el conjunto anfitrión de este Mundial desde la desaparición de la URSS. Desde entonces, han disputado seis partidos entre sí, con cuatro victorias españolas -incluidas dos en la Eurocopa ganada en 2008- y dos empates, el más reciente en su último amistoso, un 3-3 el 14 de noviembre del pasado año.

Tampoco ha sido derrotada por Uruguay, con la que se ha medido en diez ocasiones, con cuatro empates y seis victorias de España, las tres últimas de forma consecutiva y la más reciente en la Copa Confederaciones de Brasil por 2-1, con goles de Pedro Rodríguez y Roberto Soldado. Luis Suárez anotó el tanto del equipo charrúa. Pero nadie se fía, y menos en este Mundial, donde cualquier rival te hace daño.