Deportes

Nadal: "Han sido cinco meses difíciles"

El balear ganó a Kei Nishikori y se adjudicó su undécimo título en Montecarlo, el quinto que consigue sin ceder un solo set El tenista español suma 36 mangas consecutivas sin perder.
Europa Press, Madrid
23/abr/18 6:12 AM
Edición impresa
Nadal: "Han sido cinco meses difíciles"

Rafa Nadal reconoció lo "especial" que ha sido ganar su undécimo título del torneo de Montecarlo, tercer Masters 1.000 de la temporada, sobre todo tras vivir "momentos difíciles" en "los últimos cinco meses" por las lesiones.

"Quiero agradecérselo a todo mi equipo y a mi familia. Tuvimos algunos momentos difíciles durante los últimos cinco meses después de un par de lesiones consecutivas. Es genial tener un grupo de personas geniales detrás de mí. Sólo puedo decirles que muchas gracias siempre por estar ahí y por apoyarme cuando realmente lo necesito", señaló en la ceremonia de entrega de trofeos.

Por otra parte, el número uno del mundo reconoció que el torneo en el Principado es "especial". "Siempre es especial para mí estar de vuelta aquí, con este trofeo. Es uno de los eventos más importantes del año para mí".

Sin ceder un set en todo el torneo como hizo cuatro veces antes, Nadal se impuso por 6-3 y 6-2 al japonés Kei Nishikori en 93 minutos para ganar. Con esta victoria Nadal consigue su primer título de la temporada, el 76 de su historial y el 31 de Masters 1.000, uno más ya que el serbio Novak Djokovic con quien mantenía este empate, y de paso mantendrá el puesto de número uno del mundo este lunes, por delante del suizo Roger Federer.

Es la quinta vez que Nadal gana este torneo sin ceder un solo set (2008, 2009, 20010 y 2012). Montecarlo es por el momento el torneo que más veces ha ganado en su carrera. La única final que ha perdido en el Principado fue la de 2013 contra Djokovic.

Nadal lleva ya ganados 36 sets seguidos sobre tierra batida, récord personal en esta superficie en la que ha logrado 396 victorias, la última ayer, con un revés cruzado desde el fondo, con el que aniquiló a Nishikori, con el que tenía cuentas pendientes. Fue el japonés el que le arrebató el bronce de los JJ.OO. de Río de Janeiro.