Santa Cruz de Tenerife

Vidorreta: "Tuvimos más deseo que ellos por llegar a la final"

"En los momentos importantes siempre hemos tenido personalidad para que aparezca un jugador y conseguir mantener diferencias", manifestó.
El Día, San Cristóbal de La Laguna
30/mar/17 6:05 AM
Edición impresa

Feliz por la clasificación de su equipo para la final a cuatro, Txus Vidorreta valoró un choque "muy duro", como suponía el preparador de antemano. "Hemos estado brillantes a nivel defensivo. No hemos estado bien a nivel ofensivo, pero nuestra defensa ha compensado con creces esas 22 pérdidas. El rival solo ha tenido un 33% de acierto en tiros de campo y ha fallado 40 tiros. En los momentos importantes siempre hemos tenido personalidad para que aparezca algún jugador y conseguir mantener diferencias".

El técnico quiso destacar a todo el equipo, pero resaltó las apariciones de "Georgios Bogris al principio, Fran Vázquez en el segundo cuarto, Marius Grigonis en el tercero, y Tariq Kirksay y otra vez Vázquez para anotar canastas decisivas y desplegar un esfuerzo defensivo impresionante. Estamos muy satisfechos".

Preguntado por el parcial 0-12 que hizo tambalear la ventaja obtenida anteriormente, el preparador se limitó a elogiar a su rival. "Es el campeón de Francia. Tiene en su ADN el ser un gran competidor. Lo que tocaba es estar muy bien a nivel defensivo. Hemos visto desde el principio que teníamos más dudas en el manejo de balón y que su defensa era muy física".

El entrenador se le cuestionó por la situación física de su equipo, en función de lo que se le viene viendo en los últimos meses de competición. "Soy muy disfrutón. Es mi segunda final europea de clubes. Nos vamos a tomar el mes de abril como nos hemos tomado los anteriores: tratando de ser lo más competitivos posibles".

Vidorreta reveló que no había departido mucho con sus jugadores tras el choque, pero sí, y mucho, antes. "Hablamos sobre con qué tipo de baloncesto habíamos llegado hasta aquí, para tratar de jugar el mismo baloncesto. La clave de hoy estaba en jugar con energía, con esfuerzo, con entusiasmo, con equilibrio, sentir el partido y tener más deseo que ellos por llegar a la final. Ellos también han tenido deseo, pero nosotros hemos tenido un poquito más en el cómputo de los dos partidos".

Pese a la subida de adrenalina de ayer, el bilbaíno no cree que vaya "a distraer" a sus huestes. "Cualquier rival que nos pueda tocar en la Champions va a ser complicadísimo. Todos los equipos son importantes y grandes de sus competiciones: el Banvit, campeón de Copa; el Mónaco, campeón de Copa y líder de la Liga francesa, y el Venezia, segundo de la Liga italiana", terminó.