Cultura y Espectáculos
LO ÚLTIMO:
El Primer ministro socialdemócrata pierde la moción de censura en Parlamento sueco leer

El desarrollador Asier Arranz consigue adentrarse en Mario Kart

El Día, S/C de Tenerife
19/jul/18 6:10 AM
Edición impresa

Todos hemos querido alguna vez meternos dentro de la pantalla del ordenador, de la consola o de la tele. Nuestro sueño: vivir las historias a la vez que nuestros protagonistas favoritos.

La realidad virtual nos ha dado justamente esa oportunidad, pero las utilidades -es decir, el software- aún son muy limitadas. El desarrollador de aplicaciones Asier Arranz le ha dado una vuelta de tuerca a este deseo y ha conseguido hacerlo realidad.

En su casa, en 24 horas y con tan solo un ordenador, el programador, que acudió ayer a impartir una charla para TLP Innova, ha conseguido crear un mundo de Mario Kart al que se puede acceder en tiempo real gracias a las gafas DayDream de Google

"Las gafas de Google, a diferencia de otras que se encuentran en el mercado, permiten la libertad de movimiento en tiempo real", cuenta el programador.

Arranz montó, asimismo, con un sillín, unas ruedas y un Segway, un aparato similar a un coche de kart para poder poner en marcha esta tecnología.

"No tuvo mucha complicación", explicó Arranz al referirse al mundo que ha creado. "Simplemente creé una escena en Unity y le añadí elementos característicos del juego de Nintendo", afirmó.

Tras su ponencia, Arranz dejó que los asistentes probaran el sistema que ha creado. Un software que ha interesado incluso a Google. "Es curioso porque ellos han creado el hardware pero se sorprenden de las cosas que pueden hacer con él", afirmó.

Cuando el usuario se monta en el Segway tuneado y se pone las gafas, se adentra en un circuito personalizado de Mario Kart.

Está hecho a la medida de la casa de Asier Arranz, un espacio pequeño pero que da para mucho en la realidad virtual. El desarrollador en sus clases enseña los distintos tipos de realidad -en 3 y 6 grados- y sus diferencias mediante este sistema. Sus alumnos, incluso, tuvieron la idea de hacerlo con sillas con ruedas, y la experiencia salió perfecta.