Cultura y Espectáculos

De chapista a DIRECTOR

Tomás A. Wilhelm ganó el Gran Premio Cinedfest el jueves y al día siguiente se graduó en el César Manrique. Junto a su productora, Ester Logon, abanderan una generación avalada por trabajo, talento y premios.
@HGonar
24/jun/18 3:01 AM
Edición impresa
De chapista a DIRECTOR

T omás A. Wilhelm, natural de la localidad argentina de Bragado (1993), ha "firmado" más de la mitad del guion de su vida en Tenerife. Afincado en El Médano, abandonó sus estudios de la ESO para trabajar en el taller de chapa y pintura que tienen sus padres en Las Chafiras. Con este motivo, inició un curso para desarrollar esas habilidades, aunque su verdadera afición (pasión) era grabar vídeos de Youtube. De ahí que una amiga lo animara a hacer un módulo en La Guancha. "¿Ah, pero eso se estudia?", fue su respuesta.

Dicho y hecho. Realizó la prueba de acceso para el módulo superior de Realización de Audiovisuales y Espectáculos (RAE) y aprobó con un 5,8 de nota, siendo la tercera más alta y que le permitió adentrarse en su mundo: el audiovisual. Cursó los dos años de RAE y luego otros dos de Producción, todos en el CIFP César Manrique, de la capital tinerfeña. El pasado viernes culminó su formación, el día siguiente de haber logrado el Gran Premio de Cinedfest por el cortometraje "Belca", que cierra con "matrícula" este proceso de formación, avalado con una veintena de cortos de "cine exprés", explica Tomás Wilhelm, en un intento por restar importancia a su alta producción durante cuatro años. Es un adiós al centro académico, y un hola al mundo laboral, con el que ya ha coqueteado.

Junto a Tomás A. Wilhelm, Ester Logon, su productora. Nacida en Barcelona (1994), reconoce que le encantaba hacer videoclips. En la ciudad condal había dos posibilidades: la enseñanza privada, que era muy cara, o acceder a la pública, casi un imposible porque se oferta un corto número de plazas. En su caso, sí culminó sus estudios de ESO y Bachillerato. Se aproximó al mundo audiovisual con un curso de Adobe que le confirmó que era lo que buscaba. Aprovechando que su abuela es canaria, trasladó su residencia para cursar RAE en el César Manrique y, luego, Producción. Ya el primer año conoció a Tomás Wilhelm, en un trabajo sobre planos de la asignatura que les impartió José Luis Zurita. Hicieron tándem. "Me gusta más la producción", sentencia ella. Juntos, son un binomio de éxito.

En estos cuatro años de formación (RAE y Producción), tanto Tomás como Ester reconocen que su primer trabajo "serio", "Séver" -realizado en su segundo curso de Realización y con el que cosecharon mejor guion y mejor cortometraje en un certamen que organizó Zurita en el propio centro-, es la génesis de su futuro profesional. De ahí que en la actualidad trabajen en el nacimiento de su productora: "Séver".

Sus vidas son propias de un guion, en el que ellos son protagonistas. Él, como director y autor de los textos; ella, como productora. En la veintena de cortos de "cine express" que han realizado, han cosechado una larga relación de premios. Destacan, en 2016, cuando en Cinedfest acapararon los de Mejor Comedia, el segundo premio en la categoría de FP y al mejor actor, o el que presentaron a la última edición del Festivalito de La Palma, "Rem".

En paralelo a los años de formación, también han constituido su equipo, hasta el punto de contagiar su pasión. Ayoze, que comenzó colaborando con ellos como comercial y luego siguió para echarle una mano con la claqueta, ha acabado estudiando RAE. También integra su equipo Cristian -hermano de Ester- o Melody -encargada de maquillaje-, Emilio González, realizador, o Dennis García, que, aunque está afincado en Barcelona, cada vez que viene o puede colabora con ellos en la iluminación.

Han sido cuatro años de formación, de hacer videoclips y otros trabajos "a precio cero". "Sabíamos que no ganábamos dinero pero sí íbamos a conocer gente y tomamos contacto con el mundo más profesional", explica Tomás Wilhelm. Y cuando hacían caja, lo poco que sobraba lo dedicaban a ampliar su equipo. "Hay grandes ideas que, cuando las ves, echas de menos la falta de recursos técnicos", precisa Ester Logon. Entre sus experiencias, destaca su participación como segundo cámara en "Apocalipsis Voodoo", de Vasni Ramos. "Con él es imposible que nada salga mal", apostilla Ester Logon, que también participó en esta producción. "Nuestra primera película. Ver mi nombre en los créditos. ¡Qué emoción!", revive Ester recordando el estreno, frente a la gran pantalla del Cine Víctor.

Pero para llegar ahí, no solo comenzaron con colaboraciones gratuitas, sino grabando Tomás muchas bodas que le permitieran costearse su formación y estancia en Santa Cruz. A "Apocalipsis Voodoo" llegaron gracias precisamente a los contactos que estableció Ester para realizar un anuncio. Ahí trabajaron con el actor y humorista Aarón Gómez, quien les ha abierto las puertas en el sector profesional. Con Aarón Gómez como actor, participaron en el Festivalito de La Palma con "El mundo de Ali", en 2017; o este año, con "Piña", en el mismo festival, donde Aarón Gómez combina dirección y actor principal.

Además, Aarón Gómez cuenta con Tomás Wilhelm y Ester Logon en el rodaje de los sketch que se incluirán en "El programa", en el que ya trabajan para TVE en Canarias, de próximo estreno, mientras siguen con las bodas, o preparando nuevos retos y culminando otros iniciados. Tras ser seleccionados en el César Manrique para realizar el documental "Azimut", el próximo martes viajan para la Isla de Fogo junto a sus profesores Pedro Alemany, Demetrio Darias y Miguel Miralles. "Ya acabaron las clases y ellos lo dan todo por sus alumnos", ensalzan. Fueron los pioneros de esta experiencia, hace diez años, cuando se ideó para Senegal y ahora se retoma en Cabo Verde, con al apoyo de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias. "Será una experiencia también nueva para nosotros, porque es un cambio de roles, nuestros profesores serán compañeros de trabajo y formamos juntos un equipo", explica Esther Logon con orgullo y el peso de la responsabilidad. Tomás y Ester admiten que han pasado de la vida académica a la profesional, aunque admiten el director y la productora que "nos queda mucho por aprender". En cuestión de horas, dejan atrás el César Manrique, donde se graduaron el día después de ganar Cinedfest y, como en una dulce transición para adentrarse en el mundo laboral, el martes viajan a Cabo Verde, sin tregua para descansar: ayer mismo volvían a grabar otra boda. Esta historia está basada en un hecho real, la de unos jóvenes que ya despuntan y sueñan con Hollywood.