Criterios
LO ÚLTIMO:
Rescatan a cinco marineros de un pesquero que se hundía a 300 millas de Lugo leer
EL SILLÓN DE PENSAR IVÁN LÓPEZ CASANOVA

La espiritualidad positiva

28/ene/18 6:31 AM
Edición impresa

Mi gran descubrimiento literario del pasado 2017, en la forma y en el fondo, ha sido Adam Zagajewski . Ahora bien, ningún mérito: le concedieron el Premio Princesa de Asturias de las Letras ese año, y entonces lo leí. ¿Dónde hay que firmar para que le concedan el Nobel de Literatura? Porque cuando lo nominen, presumiré de haberlo propuesto.

Denuncia este autor polaco en Solidaridad y soledad "la extraña y exasperante polifonía de opiniones del siglo XX" a favor de una espiritualidad oscura y desconfiada, de un "tono escarnecedor y negativo" omnipresente en toda la literatura, filosofía y cultura. Y ante esa postura, él se rebela: "La tradición nietzscheana parece dar una forma diferente a la percepción del mundo y la cultura, una forma que podría definirse como espiritualidad negativa".

Su principal característica consiste en ofrecer unas doctrinas en las que se describe al ser humano actuando por motivaciones bajas. Pero se pregunta irónicamente Zagajewski , "¿cómo podemos saber qué es alto y qué es bajo si toda jerarquía parece sospechosa?". El resultado final de esa mentalidad nihilista conduce a rebajar la temperatura del ambiente, hasta llegar a un "Ártico espiritual" que atrofia la posibilidad de alcanzar una propuesta ética.

Citando a autores concretos como Sartre , Musil o Gide -y jugando con la ironía, de nuevo-, el escritor polaco afirma que la espiritualidad negativa "se erigió en juez de la realidad humana, en juez severo y perspicaz (...). Veían a generales estúpidos, a capitalistas avarientos, a curas obesos...". En definitiva, dirigían su burla primero contra la hipocresía de la conducta que había olvidado su conexión viva con unos valores y, en un segundo momento, ya dirigían su escarnio directamente contra los valores mismos.

Pero Zagajewski nos descubre también al otro enemigo de la sana espiritualidad: "la espiritualidad excesivamente positiva". O sea, las ideologías. Aquellos escritores que se vendieron a una ideología -nazismo, comunismo, etc.- y metieron en ella la realidad, incluso a fuerza de martillazos. Y nos advierte contra el riesgo intelectual de pensar que una sola idea sencilla -nación, religión, igualdad de género, etc.- lo explique todo: la historia, la sociedad y la persona.

Por último, con honestidad, señalará el poeta polaco un asombroso rasgo en relación con los escritores de las espiritualidades criticadas: "Puesto que ambas son radicales, les cuesta poco hallar medios de expresión fuertes. La espiritualidad negativa en particular está dotada de un innegable talento artístico".

A esta necesidad de desembarazarse del pensamiento nihilista se ha referido Javier Gomá en varias entrevistas periodísticas: "La gente tiene sed de interpretaciones que les sirvan para entender sus experiencias, pero se encuentran con autores como Nietzsche que quedan muy lejanos". Y también: "El Zaratustra de Nietzsche es una figura muy pretenciosa, energuménica y bárbara, casi ridícula".

Estamos en un momento especial de la cultura en el que podemos comprender bien los efectos positivos y negativos de los burlones y los ideólogos, y superarlos. Y reiniciar la aventura cultural de vivir y expresar un pensamiento que quepa entre las dos distorsiones de la espiritualidad, que tan bien nos ha descrito Zagajewski , "sin dejarse llevar por la desesperación ni condenar a la civilización contemporánea".

Una espiritualidad positiva tiene como ejes la pretensión de verdad ética, una verdad humilde y buscada con tesón; el esfuerzo por trascenderse en una cultura de la donación y la persona; recuperar una mirada positiva sobre lo espiritual para salir de la asfixia consumista y materialista que nos envuelve, abierta y sin complejos ante la trascendencia religiosa; por último, un ideal cívico de ejemplaridad.

En definitiva, "aspirar a algo más grande, a otra realidad, sea esta cual sea y aunque no sepamos definirla en términos exactos": el mundo indefinido y real de los valores del que escribe Zagajewski . Pero si alguien reclama una idea más exacta, nos propone dos experiencias de espiritualidad positiva perfectas: la de enamorarse y la de la santidad.

@ivanciusL

EL SILLÓN DE PENSAR IVÁN LÓPEZ CASANOVA