Carnaval
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Primeros trámites para la licitación del carril Bus-VAO y el tercer carril de la TF-5 leer

El jurado deja fuera a Bambones por primera vez en su historia

Triqui-Traques vuelve a la final en sus bodas de oro y abrirá mañana; también regresa Trapaseros. El jurado impuso el "fin de ciclo" a Bambones. En la tercera fase, celebrada ayer, Ni Pico-Ni Corto firmó una exquisita actuación, en una eliminatoria para el olvido.
@HGonar
25/ene/18 6:23 AM
Edición impresa
El jurado deja fuera a Bambones por primera vez en su historia

T ercera y última fase de murgas, en la que se conoció el nombre de las ocho finalistas de mañana. De esta fase, los Zeta-Zetas 2017 fueron una alucinación si se compara con los que subieron a cantar con el mismo nombre. Lo mejor de la noche, con gran diferencia, Ni Pico-Ni Corto, que demostraron un exquisito sexto sentido murguero. Mejoría en letras de Marchilongas y agradable estreno por parte de Diabólicas. De resto, suerte al jurado, que tuvo que rellenar los ocho puestos comprometidos para componer una final, cuando por méritos propios estaban: Mamelucos, Ni Pico, Triquikonas, Bambones y... para no dejar una final a cuatro, Burlonas. Pésimas fases.

1.- Las Marchilongas (1987).- En su treinta aniversario, se mostraron ayer en plenitud. Tal vez por el cambio en su pasacalle, de nueva creación, se pueden elogiar más sus letras, por encima de las voces, que por momentos temblaron, con un sonido que parecía muy elevado.

Dirigidas por Keyla Jerez, fueron fieles a su apuesta por la inserción de los discapacitados. Así, son las únicas que describen la fantasía para que sepan los invidentes reconocerla. Repite en el montaje musical Julito Alfonso. Sin embargo, más que la calidad musical, sorprendieron por sus letras. Con contenido y bien argumentadas. Enorme salto si se compara con otras ediciones. Marchilongas recuperaron su mejor época.

Arrancaron con un primer tema en el que coincidieron con la joya de las dos fases previas: "Las banderas", de Mamelucos. Sin entrar en comparaciones, sacaron argumentos con la bandera malva, a las "heroínas" que luchan por la vida; la de los piratas, para los políticos; la de la meta, para aquellos que estudian una carrera o luchan para pagar la luz, el teléfono o una hipoteca. Antes de concluir, denunciaron a aquellos que se van de España a Alemania en busca de un futuro próspero, y ahí la murga se colocó en la parte derecha de la tarima. Concluyeron con el siempre esperado canto a Canarias. "Nadie viene a pisar". Y parecía una advertencia de que han trabajado, y mucho. Buena letra.

De segundo, "Las barrenderas", disfrazaban un tema comercial, para, ya con referencias más formadas, ir desgranándolo; cantaron que Santa Cruz está descuidada y que venden el plenilunio como si fuera una bomba; perdieron el hilo conductor de barrenderas para cantar a la independencia, luego regresaron con la campaña del marrón lo pagas tú; viaje a Coalición Canaria, y homenaje a las murgas infantiles. Musicalmente, temblaron; el sonido, en exceso alto, pero las letras, argumentadas y muy bien trabajadas, gracias al equipo de María Plasencia, Julio Alonso, y Zeben (Bambones). Demostraron entrega y trabajo.

2.- Los Zeta-Zetas (2003).- Al igual que ocurrió en la segunda fase, tardaron demasiado en comenzar su actuación. De los ganadores 2017 en Interpretación se esperaba una presentación tan espectacular de Besay Pérez como la del año pasado, pero no fue así. Tal vez por la sorpresa del año pasado o por el color de la voz, frente a lo agudo de esta. De ahí, al pasacalle, que calentó la grada.

Primer tema, "Guardianes de Canarias". Un montaje musical de Pablo Moreno. El tema, para puntuar en montaje, porque el argumento de las letras iba en consonancia del disfraz, ideas que no explotaban. Zeta-Zetas se disfrazó de murga seria, para cantar a la tierra (laurisilva) o el mar, con rajazo a lo nacionalista. Un canto a Canarias, que comenzó con ritmo de chácaras. En un momento sacaron unas macropantallas para proyectar imágenes del Archipiélago, e hicieron pensar al murguero que vende los cancioneros, con el que lleva el carrito del agua y empujando las pantallas por la cabalgata o el coso... Tema para puntuar en voces.

El segundo, más de lo que se espera de Zeta Zetas: el amigo imaginario. Lo más divertido, cuando usan un efecto para hacer que bailan con una chica y bailan a ritmo de "Plátano Maduro", o "Abusadora". Usan la técnica para aparentar que el amigo imaginario se cuela entre las gradas o las sillas, y suben a los padres de componentes para tributar un homenaje que, aunque muy emotivo, pareció forzado. Zeta-Zetas imaginaban que cantaban bien; solo imaginaban porque fue un tema con el efecto del baile y el homenaje a los mayores. Del primero, la calidad musical; del segundo, el baile con la amiga. Se esperaba mucho más. Se "imagina" que tienen mejores temas. La selección musical, por momentos, parecía reversionar a Bambones. Zeta-Zetas de fase fue la sombra de los ganadores en 2017.

3.- Las Diabólicas (2018).- Es la murga adulta novel de esta edición y, al salir después de Zeta-Zetas, corría el riesgo de diluirse entre la fuerza de los vigentes ganadores. Anoche ya fue mágica para Lali Carvajal, que sacaba su propia murga, cumpliendo lo que un día le auguró su padre, Tom Carby. Más allá de esto, Diabólicas sonaron como si llevaran diez años en el Carnaval ya desde su pasacalle, con el montaje de Sara Febles y Romén Soriano. Brillo en sus voces.

El primer tema, un enfoque comercial, sobre "La lavandería", en la que fueron desgranando menciones, según se encontraban la camisa de Zerolo con arena en el bolsillo. A partir de ahí, el tema entra en "centrifugado" para lavar microalgas, los vertidos, el turismo, la educación y se lanzan en busca de la complicidad del público al grito de Tenerife oé oé, pidiendo al pueblo que no deje de luchar y proteste. Sin extravagancias, y entre altos y bajos, defendieron su actuación.

De segundo, "El escuadrón", comenzaron recordando que el alcalde no estaba en su sitio. Por momentos parecía que la voz iba por un sitio y el ritmo por otro. "El escuadrón" apuntó a Gonar, al alcalde y al jurado. Había brillado más el primer tema. Sin desmerecer, un muy buen estreno.

4.- Ni Pico-Ni Corto (1973).- Sin duda, fueron hasta este momento la sorpresa más agradable y , sobre todo, fueron murga. Han sido cuatro años con Carlos Estévanez, el magisterio de Óscar Gómez y los toques de genialidad que aporta el letrista Nino Bello, fichado de las filas de Tiralenguas. Y el alquimista de toda esta resurrección que ha costado cuatro años: David Díaz. El objetivo inicial fue no quedarse fuera de la final y anoche demostraron estar en plenitud para estar muy arriba.

El pasacalle tradicional emociona, Orgullo de El Toscal y de los amantes del Carnaval. Luego, su repertorio. Para abrir boca, un tema que evidencia la originalidad de Nino Bello. Bajo el título de "La teoría", hablaron de la relatividad e ironizaron sobre Einstein para dar un viaje a Endesa. Dan la vuelta y cuentan las teorías de la depuradora y las microalgas, o la energía fotovoltaicas. O la teoría del futuro Santa Cruz. Sentencian hablando de la teoría de la Constitución: el artículo 47 garantiza el derecho a la vivienda y sin embargo el gobierno está preocupado por el 155 de Cataluña. Los mejores de la noche.

Y explotaron en su segundo. Una gran genialidad que adelanta espectáculo. Le bastó una bolsa y algunos objetos para ser delirantes. "Los cinco sentidos" eran unas gafas para ver a los murgueros en plan cachas; un chupete, con viaje a Gonar, al que le regalaron uno gigante para endulzarle la vida; un plástico de bolitas desestresantes; una mascarilla, para tocar a Las Teresitas , y un aplauso, para repartir a todas las murgas. De la fase, los mejores.

5.- Los Trabas (1996).- Llegaron con José María Tejera al frente, formando un tridente con David Padilla y Francis Trujillo. Arrancaron con fuerza en su presentación y pasacalle, aprovechando el tirón que había dejado Ni Pico. Tras escuchar el primer tema, parecía que se garantizaron el salvoconducto para la final. Pero sus aspiraciones se desplomaron en el segundo tema. Anoche, Los Trabas fueron más triquis que los propios Triquis.

El primero, "San Pancracio", un milagro que, gracias a Yone Expósito, transformó a Trabas en murga comercial, con golpes divertidos. Lo mejor, en el momento en el que dan vida a San Pancracio. Caracterizados, se mueven sobre la tarima. "Soy un figura". Con músicas de la factoría Triqui, Trabas hacen un repaso por los favores que le han pedido a San Pancracio: Zerolo, la lotería, Gonar bajar de peso, Carlos Alonso eliminar las colas o Bermúdez tirar el Mamotreto. A partir de ahí se desvanece el tema y las aspiraciones de final.

Segundo, "Eduardo Manos Tijeras", más ambiciosa la idea que el desarrollo en sí; parecen obligados a buscar argumentos para dar contenido a la canción. Manostijera hizo un trabajo a conciencia y acabó con las aspiraciones de llegar a final. Pero cantaron un segundo tema. y cortaron la magia del primer tema. Y acabaron lanzado un SOS.

6.- Los Jocikudos (2010).- La tercera fase había caído en este momento por los suelos. Los de Tana Cedrés han tenido que superar en los dos últimos meses cambios en la dirección musical e incluso al frente del grupo. Y eso pasó factura. Comenzaron con una base musical de El Flaco, con letras de Fito Sosa, y se quedaron ayer en la dirección artística con Graci Martín y el apoyo en las voces de Roberto Darias. Pero las dos letras sin pies ni cabeza. Y eso no es cuestión de ensayos.

El primero "Dragón y caballero", una especie de batalla. Tenían un gran mérito de defender este año y con estos temas el nombre de la murga. Abordaron desde la Casa de César Manrique a Anaga, en defensa del territorio; viaje a CC y fin con brindis por las siete estrellas. Siguieron con un segundo. "El bisturí", justo lo que le hacía falta al autor de la canción (si lo tenía) para haber dado la vuelta a esta letra y ponerle algo de coherencia. Un monumento a la murga que aguantó el tipo con lo que le hicieron cantar.

7.- Ni Muchas Ni Pocas (2000).- Como si fuera la versión femenina de Jocikudos, estrenaron a Toño Somethimes en el montaje musical. Las chicas de Lali Sierra estrenaban pasacalle y despedida, donde se mostraron más seguras en la interpretación. Pero tuvieron que cantar. El primero, "Pon una manita", que fue precisamente lo que le faltó para poner cordura a un tema que cada vez que avanzaba se desmembraba, Sin orden ni concierto. Educación, fracaso escolar, urgencias, violencia, Soria... Tópicos entre músicas. El título perfecto: "Un tema sin sentido ni encanto".

Se despidieron un poco mejor, "La pizarra", una buena idea en la que se apuntaban cosas, como los canarios en números rojos, pero luego había que haber convertido en canción los apuntes de la pizarra. Lo mejor, su pasacalle y despedida, en una fase que solo alegró Ni Pico.

Orden de la Final

1.- Triqui-Traques

2.- Trapaseros

3.- Zeta-Zetas

4.- Triquikonas

5.- Diablos Locos

6.- Mamelucos

7.- Burlonas

8.- Ni Pico-Ni Corto