Canarias
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Hacienda confirma que estudia bajar Sociedades al 23% a las micropymes leer

La universidad también enseña valores

Más de 500 estudiantes han participado ya en el programa ULL Solidaria, que surgió en 2015 para "cambiar la situación social".
Nira Sosa
26/mar/17 2:37 AM
Edición impresa
La universidad también enseña valores

F omentar el espíritu solidario debería ser una prioridad de la comunidad universitaria y la sociedad en general. "Tenemos la responsabilidad de poner de nuestra parte para hacer un mundo mejor", afirma la graduada en Pedagogía Rut Martín. Esta joven es una de las ganadoras del I Premio de Solidaridad y Voluntariado de la Universidad de La Laguna (ULL) y también ha participado en el proyecto ULL Solidaria. Considera que en la universidad se debe impulsar la ayuda a los demás y que "la empatía, el respeto y el compromiso social han de estar presentes sea cual sea la disciplina". Ella lo tiene tan claro que incluso donó su premio a la asociación Espacio 3.16, ya que intuía que "la inversión y repercusión social de ese dinero sería muchísima mayor en sus manos".

El proyecto ULL Solidaria permitió que eso fuera posible. Este programa surgió en 2015 respaldado por la Fundación CajaCanarias, para transformar la situación social actual desde la ULL. "Empezó con voluntariado, ahora hemos ampliado el foco y tratamos de hablar de solidaridad como concepto integrador de otras acciones", explica Francisco García, vicerrector de Relaciones con la Sociedad. Para él, la universidad tiene que cambiar su rol e intervenir para propiciar el cambio.

En el programa ponen en contacto a los universitarios -en 2016 fueron 510 voluntarios- con asociaciones del entorno. Con este proyecto se reconocen, por primera vez en la ULL, "hasta seis créditos ECTS por hacer ese tipo de acciones", en función de las horas que hayan colaborado. García considera que la universidad hace lo correcto al ofrecer a los alumnos esta posibilidad. Y es que, al igual que la ULL transfiere conocimiento y metodología, explica, tiene que formar en valores. "Ese es el reto: transferir valores para cambiar el mundo".

Los alumnos pueden involucrarse con ONG de cualquiera de las islas. "No tenemos ninguna limitación geográfica". El centro colabora con "95 organizaciones de casi todos los ámbitos de voluntariado", explica Francisco Javier Amador, director del Secretariado de Responsabilidad Social Universitaria. Además, si un estudiante detecta otra oportunidad para ofrecer ayuda, puede activar un convenio por su cuenta. "No habría ningún problema técnico ni académico". En la página web de ULL Solidaria -www.solidaridad.ull.es-, se pueden ver en un mapa las entidades con las que colaboran, su ubicación y su contacto. Además, permite localizar las ONG según el ámbito que interese (cooperación, infancia, medioambiente...).

Donde más estudiantes participan es en las Jornadas sobre voluntariado y solidaridad -llevan cinco ediciones- y la Feria de Solidaridad, a la que acudieron este curso por primera vez entidades de todas las islas. En ella "se hizo una dinámica" que denominaron feriana -mezcla de feria y compostelana-, de modo que había que sellar las visitas de los estudiantes, para fomentar que interactuaran con todas las entidades. "Se ha detectado que las personas que hacen voluntariado luego tienen mayores potencialidades de empleabilidad". Por eso, el objetivo de este año era trabajar las competencias que se desarrollan en esas actividades, como el liderazgo o aprender a trabajar en equipo.

Donde se registra el mayor número de voluntarios -14- es en la campaña de donación de sangre del Instituto Canario de Hemodonación y Hemoterapia. "Hay casi 500 estudiantes que cada año donan", afirma Amador.

Dentro de las campañas solidarias, "el Concierto de Navidad es el momento del año donde mayor aporte hay". Se celebra en el Paraninfo y para acceder hay que donar productos no perecederos, que se destinan a la campaña de recogida de alimentos de diciembre. Además, este año la han hecho permanente -'365 días de solidaridad'-, porque hasta ahora "el peso de la iniciativa se centraba en Navidad" y consideran que el compromiso debería ser todo el año.

"El programa es tan reciente que muchos alumnos todavía no conocen esta posibilidad", reconoce Amador. Por eso, difunden su actividad en su blog y en las redes sociales. Esta situación tampoco ha permitido identificar a todos los que colaboran, por ello celebraron el pasado octubre el I Encuentro ULL Solidaria, para "alumnos, profesores y miembros del Personal de Administración y Servicios (PAS)".

En ULL Solidaria apoyan las actividades nacidas en la comunidad. "El alumnado tiene muchas iniciativas". Este curso celebraron el I Premio de Solidaridad y Voluntariado de la ULL, en el que había dos modalidades que debían tratar estos temas: 'Vídeo creativo' y 'Trabajo de Fin de Grado (TFG) y Fin de Máster (TFM)'. Rut fue una de las ganadoras de la segunda categoría. Ella quiso hacer su TFG con esta temática porque está convencida de que "la auténtica vida se construye con actos de entrega, porque dar es mejor que recibir".

Rut recomienda el voluntariado sin dudarlo y afirma que toda la sociedad lo necesita, pues estas acciones llevan "esperanza, respeto y amor". Para ella, permite conocer "un campo de desarrollo, aprendizaje y crecimiento increíble", toda una aventura. "Tomas mayor conciencia del mundo que te rodea y, a la vez, te encuentras contigo mismo, tus debilidades y tus fortalezas".

Voluntariado de verano

Uno de los objetivos que tienen es el voluntariado de verano en todas las islas. A final de curso entregarían a los alumnos un boletín con las oportunidades que habrá en el archipiélago en este periodo. Su proyecto más ambicioso es elaborar el Catálogo de aprendizaje y servicios, para fomentar los TFG de temática solidaria. La idea es que las entidades con las que trabajan detecten problemas y les indiquen los alumnos de qué grados podrían contribuir en la solución. Así, cuando vayan a realizar el TFG, los alumnos podrán consultar el catálogo y ayudar desde su disciplina. Por supuesto, el objetivo permanente del programa de la Universidad es aumentar la penetración social. Otra meta es impulsar el voluntario corporativo, es decir, "dinamizar no solo a estudiantes, sino a profesores y miembros de PAS". Además, han firmado un convenio con Asistia para promover la convivencia de universitarios con personas mayores que viven solas, aunque tienen pendiente la activación del programa.