Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Ada Colau garantiza que Barcelona está lista para acoger la EMA leer

El PP replica a Rivero que son "un lujo" cuatro administraciones para lo mismo

Populares y socialistas advierten a los nacionalistas de que, "aunque no les guste", van a tener que hablar de un nuevo orden competencial para Canarias. "La Unión Europea impondrá este debate", augura Miguel Cabrera, mientras que Julio Cruz establece un límite: no habrá devolución de competencias al Estado.
EL DÍA, S/C de Tenerife
20/ene/11 1:11 AM
Edición impresa

Tanto los populares como los socialistas de las Islas advierten a los nacionalistas de que van a tener que sentarse a debatir sobre un nuevo orden competencial en las Islas, "aunque no les guste". En concreto, el diputado del Partido Popular canario (PP), Miguel Cabrera, recrimina que es "un lujo asiático" tener en las Islas cuatro administraciones para hacer lo mismo.

Así reaccionaron ambas fuerzas políticas ante las palabras que el martes pronunció el mandatario regional, Paulino Rivero, cuando calificó de "auténtico disparate" pensar en un replanteamiento del Estado de las autonomías para volver a uno "centralizado", tal y como han sugerido en los días anteriores tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el ex presidente José María Aznar.

"Para los nacionalistas esto es un sapo duro de tragar, pero económica y financieramente cada día se hace más imposible controlar el gasto público a través de las autonomías", lamenta Cabrera. "La situación económica de los municipios es caótica y el Gobierno canario no los apoya, sino que engordó su estructura y presta competencias que no tiene: debe reducirse más de lo que ellos mismo han planteado", añade Cruz.

Cabrera asegura que hay que estudiar fórmulas para suprimir administraciones "o reducirlas a su mínima expresión, guste o no a CC" porque, "se quiera o no, es un debate que vendrá impuesto por la Unión Europea (UE): tenemos que reducir el gasto público".

Cabrera, cuyo partido fue socio de gobierno de CC cerca de tres año y medio en esta legislatura, critica la duplicidad de funciones de las administraciones canarias.

"Hablar de esto disgusta a nacionalistas y pseudonacionalistas, como es el caso de CC, porque es una pérdida de poderes, pero es que si hay una pérdida en la gestión, también se debe asumir una pérdida de poder".

Para Cabrera, entre las medidas a tomar entra la posibilidad, en contra del parecer de Rivero, de que la Comunidad devuelva competencias al Estado. "Se tendría que hacer con las que sean innecesarias o más costosas mediante las autonomías y habría que ver en ese caso si el Estado puede hacerlo de forma menos onerosa para los ciudadanos", defiende. "Cuando al ciudadano se le explique que desde el punto de vista financiero es insostenible mantener cuatro administraciones -que con la UE son cinco- y hay que reducirlas incluso a favor del Estado, el ciudadano lo entenderá", confía. "Lo que es un lujo asiático es que en Canarias haya cuatro administraciones con la misma función".

Por su parte, Julio Cruz, aboga por una reorganización para evitar esa multiplicidad. "Hay que mancomunar servicios a nivel municipal. Es la prioridad para la próxima legislatura, junto con la lucha contra el paro", avanza el diputado socialista.

Cruz advierte de que si una Comunidad incumple su objetivo de déficit puede ver afectada su financiación a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE). "El Estado pudiera no ingresar a la autonomía incumplidora los fondos previstos".

Por este motivo, "hay que establecer por ley a quién pertenece cada competencia: si al municipio, los cabildos o las autonomías". Y una vez fijado el marco competencial "hay que establecer el financiero".

Pero el discurso de Cruz se aleja del de Cabrera en cuanto a la devolución de competencias al Estado. "De eso nada", afirma tajante. "Ni una sola". Es evidente, añade, que "la manera en que CC y PP han ejercido algunas competencias en los últimos años puede llevar a creer que lo mejor es que se devuelvan, como la de empleo, pero que sea un desastre no significa que haya que renunciar a ella, sino cambiar de gobernantes".

la clave