Santa Cruz de Tenerife

La ubicación de la tienda de la ULL no permite llegar a vecinos y turistas

La Universidad apuesta por abrir "a medio plazo" un nuevo establecimiento en el centro histórico de La Laguna. La actual llega "solo al público universitario, y ni siquiera a todo", reconoce la institución docente.
M. GÓMEZ, S/C de Tenerife
14/ene/11 7:48 AM
Edición impresa

Aunque la Universidad de La Laguna (ULL) aún no dispone de datos sobre las ventas de la tienda que abrió en septiembre en el campus de Guajara, sí reconoce que su ubicación no permite atraer a todo el público al que iba inicialmente dirigida -tanto universitario como no universitario, incluyendo el turismo-.

La sede actual -en el edificio de servicios al alumnado de CajaCanarias en el citado campus- "se limita a la comunidad universitaria, y no a toda", admite la vicerrectora de Relaciones Universidad y Sociedad, Nélida Rancel, quien considera necesario plantear "a medio plazo" la apertura de una nueva tienda en el casco histórico de La Laguna que pueda atender a los residentes en la ciudad y a los "miles de turistas" que la visitan.

"Ubicar la tienda en Guajara no ha sido una mala elección, porque es un campus muy amplio, pero no es suficiente. La ciudadanía no va a bajar hasta allí ni tampoco los alumnos del campus de Anchieta", explica Rancel. Por ello, "está en el pensamiento de todos" -la ULL y Maillard Innovación, la empresa que explota el establecimiento- abrir un nuevo espacio en el centro de Aguere, pero "respetando el actual".

Durante los cerca de cuatro meses que lleva abierta la tienda, la Universidad y la empresa han trabajado, sobre todo, en promocionarla entre el público. Para ello, se han celebrado sesiones informativas dirigidas al alumnado, se ha hecho publicidad directa en las facultades y centros y se ha elaborado un vídeo para su emisión en la TV interna de la ULL. Asimismo, se ha activado la página web del establecimiento, que permite consultar el catálogo de productos y adquirir algunos de ellos. También se ha difundido la tienda en "eventos internos y externos", como la fiesta de inicio de curso (Ficull) o la Noche en Blanco de La Laguna.

Entre los objetivos que los gestores de este espacio se han fijado para este año figura el de bajar los precios de manera que estén por debajo de los que rigen en el mercado -aunque "dependerá de los resultados", matiza Nélida Rancel- y que sea posible "ampliar la cartera de clientes". También se han propuesto "potenciar los trabajos de los propios alumnos", como los que realizan los de Bellas Artes.

En cuanto a otra de las misiones que debería cumplir la tienda de la ULL -propiciar una mayor identificación de la comunidad universitaria con la institución y su marca-, la vicerrectora de Relaciones Universidad y Sociedad sostiene que "es cuestión de tiempo, al igual que ha ocurrido en otras universidades". En este sentido, recuerda que "el momento no es bueno" y que "los comienzos siempre son difíciles".

Pese a no contar todavía con cifras precisas, los "productos estrella" de esta fase inicial de la tienda universitaria son los textiles, apunta Rancel.