Santa Cruz de Tenerife

España amplía en 3.000 las plazas de acogida y alcanzará las 8.333

El Gobierno central asegura que ampliará la atención a solicitantes de asilo Los refugiados se quedarán en centros de acogida públicos y en pisos gestionados por ONG.
Efe, Madrid
3/oct/17 5:27 AM
Edición impresa

España va a ampliar en 3.000 plazas el Sistema de Acogida e Integración de Solicitantes y Beneficiarios de Protección Internacional, con la intención de alcanzar en el segundo semestre de 2017 las 8.333 plazas disponibles para solicitantes de asilo y refugio.

A julio de 2017, el sistema de acogida de refugiados había alcanzado las 5.270 plazas, repartidas entre los cuatro centros de acogida del Ministerio de Empleo, situados en Vallecas, el municipio madrileño de Alcobendas, Sevilla y Mislata (Valencia), y los pisos y centros que gestionan las ONG financiadas por el Gobierno.

El Gobierno concretó estas cifras en una respuesta parlamentaria al diputado del grupo socialista Antonio Hernando, en la que recuerda que en 2015 había 928 plazas.

En estas plazas, que se definen como de primera acogida, el solicitante puede permanecer entre 6 y 9 meses con la cobertura de los gastos de vivienda y de manutención, además de asistencia social y formación.

El Ejecutivo explica que se está resolviendo una convocatoria de subvenciones por 264 millones para financiar el sostenimiento del sistema y el incremento de la capacidad de acogida a través de las plazas prestadas por las ONG, con la subvención del Gobierno, hasta alcanzar 7.917, que con las 416 que ofrecen los 4 centros del ministerio, se alcanzaría una capacidad de 8.333.

A julio de 2017, las 5.270 plazas ya distribuidas corresponden a Andalucía (1.185), Madrid (776), Cataluña (591), Valencia (526), Castilla y León (456), País Vasco (341), Murcia (246), Castilla-La Mancha (233), Aragón (209), Galicia (141), Asturias (135), Navarra (110), Cantabria (76), Canarias (71), Baleares (50) y La Rioja (26). Las ONG que prestan este servicio de acogida a los solicitantes de asilo son Cruz Roja, Accem, CEAR, Red Acoge, Fundación Cepaim, Dianova, Apip-Acam, Provivienda, Adoratrices Escalavas y Fundación la Merced Migraciones. Al margen de estas plazas oficiales de acogida, están las puestas a disposición por ciudadanos e instituciones locales y autonómicas tras la respuesta solidaria que generó la crisis de refugiados, principalmente por la guerra de Siria, muchas de ellas de voluntarios que se trasladaron a Grecia e Italia.

las claves

El papel de las ONG. El Gobierno está resolviendo una subvención por 264 millones para que las ONG puedan hacer frente a la mayoría de las plazas.

Plazas de primera acogida. Estas plazas se definen como plazas de primera acogida y cubren la vivienda y la manutención durante 9 meses, además de otros gastos.

Coordinación para garantizar el apoyo

Las comunidades autónomas ofrecieron un total de 3.175 plazas para acoger a refugiados y desde la Federación de Municipios y Provincias (FEMP) otras 55, de las que hay en uso 324.

Para coordinar esos ofrecimientos se creó el Centro de Recursos de Acogida e Integración (CRAI), según el Gobierno, para verificar que esos ofrecimientos cumplen las condiciones del programa de acogida.

Actualmente, señala, hay en este centro 173 potenciales recursos habitacionales, además de 56 ofertas de apoyo jurídico, psicológico y lingüístico.

El Gobierno explica que impulsa la firma de un protocolo de actuación con las comunidades autónomas y la FEMP para mejorar la coordinación e intercambio de información entre las tres administraciones.

Además, señala que trabaja en la puesta en marcha de distintos proyectos, con el País Vasco para el apoyo adicional en la integración de los refugiados, con Andalucía para la acogida de menores extranjeros no acompañados reubicados desde Grecia e Italia, a la que se están sumando otras regiones y con cataluña, para la acogida de estudiantes universitarios refugiados.

España ha recibido duras críticas durante los últimos meses por parte de ONGS especializadas en la acogida por incumplir sus compromisos con la UE y no dar atención a la cuota prevista.