Santa Cruz de Tenerife

El progresista Pascual Sala, nuevo presidente del Tribunal Constitucional

Los magistrados progresistas del Alto Tribunal impusieron su mayoría, tras el nuevo reparto de fuerzas tras la entrada de los cuatro magistrados designados por el Senado. Sala fue elegido en segunda votación con seis apoyos y cuatro votos en blanco. El también progresista Eugeni Gay fue elegido vicepresidente.
EFE, Madrid
21/ene/11 1:28 AM
Edición impresa

Los magistrados progresistas del Tribunal Constitucional (TC) impuso su mayoría, resultante del nuevo reparto de fuerzas tras la entrada de los cuatro magistrados designados por el Senado, y eligió ayer a dos miembros de ese sector, Pascual Sala y Eugeni Gay, presidente y vicepresidente de este órgano.

De hecho, la minoría conservadora -cuatro de los once magistrados que componen el pleno, ya que la vacante causada por la muerte en 2008 de Roberto García-Calvo sigue sin cubrirse- renunció incluso a presentar batalla, a tenor de los resultados de las votaciones celebradas.

Así, Sala resultó elegido en segunda votación con seis apoyos y cuatro votos en blanco -el conservador Ramón Rodríguez Arribas obtuvo el otro-, mientras que Gay lo tuvo aún más fácil y logró la mayoría absoluta requerida en la primera votación: seis votos a favor y cinco abstenciones.

En todo caso, los nombramientos de ayer tienen cierto carácter de "interinidad": muy claro en el caso de Gay, cuyo mandato concluyó en noviembre y que abandonará el tribunal tan pronto como los grupos parlamentarios en el Congreso alcancen un acuerdo para renovar el Constitucional, y algo más dudoso en el caso de Sala.

Y es que aunque la opinión más extendida entre los magistrados es que la designación por la Cámara baja de cuatro nuevos miembros del tribunal no obligará necesariamente a elegir otra vez presidente, un sector del TC sostiene que la enmienda de la Ley Orgánica del tribunal aprobada en 2007 -que prorrogó el mandato de María Emilia Casas- lo hace inevitable.

No parece, sin embargo, que el acuerdo en el Congreso, se vaya a producir en breve, ya que el PSOE y el PP mantienen sus diferencias, especialmente en lo que se refiere a la candidatura del magistrado de la Audiencia Nacional Enrique López, propuesto por el PP y que los socialistas, que ya lo rechazaron en el Senado, consideran inaceptable.

Así las cosas, y tras la convulsa etapa que el tribunal vivió bajo la presidencia de Casas a cuenta de la sentencia del recurso del PP contra el Estatuto de Cataluña, Sala y Gay -que fracasaron en su intento de que el texto no fuera recortado- se ponen al timón de un órgano que deberá pronunciarse sobre buena parte de la política social del Gobierno de Zapatero.

Entre los asuntos que se encontrarán sobre la mesa están los recursos de inconstitucionalidad contra la Ley del Aborto.

Deseos del PP

El PP deseó ayer "lo mejor" al nuevo presidente del TC y le pidió que haga "lo posible" por recuperar cuanto antes "el prestigio" de la institución. Así se manifestó la vicesecretaria de Organización del PP, Ana Mato, en la sede nacional, en donde compareció ante los periodistas para presentar los contenidos de la Convención que la formación celebrará en Sevilla durante el fin de semana. Preguntada por la elección de Sala, Mato incidió en "la gran responsabilidad" que tiene por delante, y que no es otra que "recuperar el prestigio" del alto tribunal.

La renovación de su composición, al menos en el cupo que corresponde al Congreso, aún pendiente por la falta de acuerdo entre el PSOE y el PP en la identidad de los candidatos. El PP incluye en su oferta al magistrado de la Audiencia Nacional Enrique López, a quien rechaza el PSOE.