Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Merkel se reúne con el presidente alemán ante la imposibilidad de formar gobierno leer
NUEVAS FÓRMULAS EN LA SALA

Carta virtual, a prueba de mesa y mantel

Una empresa de Valladolid ha diseñado una tableta multimedia en un afán de relevar el listado convencional.
EFE, Valladolid
13/ene/11 7:51 AM
Edición impresa

Una empresa de Valladolid ha diseñado una carta virtual para bares y restaurantes, una tableta multimedia que puede sustituir a los tradicionales menús en papel, con ventajas como la posibilidad de ver cómo es cada plato antes de que llegue a la mesa.

A partir del viejo dicho de "comer con la vista", al empresario Cipriano Bote le surgió la idea de diseñar esta carta virtual "de opciones ilimitadas".

Actualmente, quien se sienta a la mesa en un restaurante recibe la carta en papel de toda la vida, con los nombres de cada plato, desde los entrantes a los postres.

Muchas veces "no sabes lo que vas a pedir", porque no lo puedes visualizar, ha explicado Cipriano Bote, veterano hostelero de Valladolid.

Sin embargo, esta carta virtual permite navegar por el menú de cada bar o restaurante, con una pantalla táctil en la que se puede ver cada plato, "con todos sus componentes: su aspecto, la cantidad de comida, la guarnición que lleva...", ha relatado Bote.

También la bodega

Igual sucede con la bodega o carta de vinos de cada establecimiento, que va incluida en esta tableta electrónica, que se puede programar en varios idiomas.

Además, cada establecimiento puede incluir en la tableta imágenes de su fachada, entorno, comedor, cocina "y hasta de su vajilla", ha indicado el empresario.

Cipriano Bote ha subrayado que los hosteleros tienen que ver esta innovación como "una herramienta de trabajo" más, cuyo coste de adquisición pueden además desgravar fiscalmente.

Bote ha augurado que en un futuro esta nueva herramienta puede cambiar incluso la imagen tradicional de muchos bares. Con la carta virtual, los clientes podrán visualizar cada tapa o ración, sin necesidad de que estén expuestas.

Cada comensal podrá configurar por sí mismo su menú, con lo que solo tendrá que entregárselo al camarero, sin más esperas para que le atiendan. "La fuerza que tiene es que ves el plato", sin necesidad de "hacer mil preguntas al maitre" sobre lo que vas a pedir, ha señalado Izquierdo. Con un coste de unos 230 euros por tableta, el diseño está en fase de registro para lanzarlo.