Santa Cruz de Tenerife
LEANDRO MARTÍN AGUILAR INDEPENDENTISTA

"La situación es crítica, en primer lugar, por la sobreocupación de las Islas"

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/ene/11 8:04 AM
Edición impresa

Leandro Martín Aguilar, locutor de la emisora lanzaroteña Radio Altahay, es desde hace un mes el presidente insular de los Jóvenes del Movimiento Patriótico Canario (MP) en esta isla. Para este veinteañero la futura soberanía del archipiélago pasa por explicarle, enseñarle e inculcarle a los más jóvenes la realidad histórica de las Islas, a la vez que informarles sobre la situación actual de las "verdaderas aguas canarias".

¿Por qué es independentista? ¿Qué opina de los términos nacionalista y soberanista?

Toda persona desde que nace debe ir tomando conocimiento de la realidad en la que está viviendo. Y desde que tengo uso de razón he ido aprendiendo que las islas están bajo una ocupación que no es la nuestra. No tenemos nuestra hacienda, ni nuestros aeropuertos, ni nuestras leyes, ni nuestras aguas... Otros las explotan. En cuanto a los términos "nacionalista" y "soberanista", significan exactamente lo mismo: el ideal de que en un futuro cercano seamos una nación soberana. Desgraciadamente, como dice este gran maestro nuestro que es Aureliano Montero, determinadas fuerzas políticas se hacen llamar nacionalistas cuando en realidad son "necionalistas", o sea grupos localistas al servicio de sus intereses.

¿Es partidario de usar las vías políticas o sociales para lograr la independencia?

Por supuesto. Sin lugar a dudas. De hecho, el MP se presentará a las próximas elecciones municipales y autonómicas, con la intención de despertar a esa parte del pueblo canario que sigue "dormida"; y con la ilusión de concienciar a los jóvenes, entre los que yo me cuento, de que Canarias todavía tiene un futuro como un Estado soberano. Téngase en cuenta que Canarias es un país rico, colonizado desde hace seis siglos y con una falsa autonomía. Y en todo ese tiempo han arruinado nuestros sectores productivos: la agricultura, la ganadería, la pesca y la industria. Y como bien expone el programa del Movimiento Patriótico, el sector comercial ya no nos pertenece, y el turismo, el que debería ser ¡nuestro turismo!, está controlado por multinacionales extranjeras. Motivos por los cuales nuestros pequeños y medianos empresarios, y muchísimas familias tienen grandes dificultades económicas. Por ello, como dije antes, el MP se presentará a las próximas elecciones municipales y autonómicas, con un claro proyecto de gobernabilidad para desarrollar la economía, la justicia social y los valores humanos del pueblo canario.

¿Qué opinión tiene sobre las propuestas en relación a las aguas archipielágicas, la reforma del REF y un nuevo Estatuto para Canarias planteadas por Coalición Canaria?

No se puede estar engañando a la opinión pública constantemente, ni poniendo una venda en los ojos a la juventud. ¡Que digan la verdad sobre "las aguas archipielágicas"! En primer lugar, según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (que España firmó en enero de 1997), todos los Estados ribereños tienen derecho a 12 millas de Mar Territorial, una Zona Contigua de otras 12 millas, y una Zona Económica Exclusiva en la actualidad de hasta 350 millas, para "explorar, explotar, conservar y administrar los recursos naturales, tanto vivos como no vivos de las aguas". Pero Canarias no es un Estado Archipielágico, sino un Archipiélago de Estado. Lo que significa que mientras tanto, sólo tenemos "derecho" a las 12 millas de Mar Territorial... Esto lo explica con claridad el escritor Aureliano Montero, en su libro "¿Tiene Canarias derecho a su independencia?". Y para colmo de males, ni siquiera España puede explotar más allá de las 12 millas de Canarias, porque nuestro Archipiélago no se encuentra en su Plataforma Continental... En cuanto al tan cacareado nuevo Estatuto para Canarias, me hace gracia, porque todavía no nos han entregado las competencias aprobadas en el primer Estatuto, vigente hace más de dos décadas. Sólo constituyéndonos en un Estado soberano reconocido por la ONU podemos ser respetados. Sin ser un Estado soberano reconocido por la ONU, no podremos tener fronteras ni mar canario.

¿Cree que la independencia de Canarias es una cuestión sólo de una parte de nuestra sociedad o de todo su conjunto?

Desgraciadamente es cuestión sólo de una parte de nuestra sociedad. Pero así ha ocurrido en todas las colonias del mundo. Todo es cuestión de "despertar" a esa parte de nuestro pueblo que continúa con la doctrina impuesta hace siglos. Y de preparar a nuestra juventud ante los retos del futuro. Pero no olvidemos una cuestión. Como dice nuestro secretario insular, Aureliano Montero, "no se pide que nos den la independencia, sino que la devuelvan". No podemos seguir aceptando por más tiempo que nos sigan explotando colonialmente, y hacernos creer que la mendicidad política es digna.

¿Cómo ve a Canarias situada en el mundo? ¿En qué organismos internacionales y de qué forma deberíamos participar?

Según un estudio del BBVA, Canarias sería "la cuarta potencia económica de África, tras Sudáfrica, Argelia y Nigeria". Lo cual indica la inmensa cantidad de recursos que tienen nuestras aguas (unas aguas que no podemos explotar mientras no seamos un Estado Soberano). Al mismo tiempo, Mencey Investment asegura que "podríamos ser el cuarto país más rico del mundo, tras Catar, Noruega y Luxemburgo". Téngase en cuenta que ya en la actualidad, tenemos más Producto Interior Bruto (PIB) que siete países de la Unión Europea (los tres Bálticos, Croacia, Eslovenia, Chipre y Malta). Es decir, que de ser un Estado Soberano, tendríamos una gran importancia económica, lo que significaría participar de forma activa con todos los organismos internacionales que nos interesaran. Y como bien ha explicado en numerosas ocasiones nuestro Presidente Nacional, José Luis Concepción, Canarias podrá seguir vinculada a Europa con un tratado espacial, si así lo deciden los canarios. Y de la misma forma podremos llegar a tratados con otros estados demócratas.

¿Cuál es su idea de una Canarias soberana e independiente?

Pese a mi juventud, me emociona su pregunta. Por lo pronto, mi sueño es una Canarias libre de sus destinos, con su hacienda, sus leyes, sus verdaderas aguas, sus propias decisiones, incluso sus propios errores... Ya habrá tiempo de reconstruirla. Sin embargo, son muchos los que me abordan en la calle, y me hacen la ya tópica pregunta: "¿de qué van a vivir cuando sean independientes?". Y me tengo que armar de mucha paciencia para poder explicarles la realidad: El Producto Interior Bruto (PIB) de Canarias es superior a 40.000 millones de euros, lo que significarían unos 20.000 euros anuales por habitante. Pero el Gobierno español recauda unos 6.000 millones de euros al año en concepto de impuestos (Hacienda), y casi 3.000 millones de euros más en beneficios de la Seguridad Social. Sólo con la mitad del total, que serían unos 750.000 millones de las antiguas pesetas, viviríamos dignamente, sin recortes sociales, ni en sanidad ni en educación. Todo esto sin contar las ganancias que se llevan de nuestra tierra las empresas hoteleras, las grandes superficies, la banca, con el consentimiento de los falsos nacionalistas. Esos beneficios deberían quedarse en nuestras propias arcas, en nuestra propia tierra. Creo que queda bien claro de qué vamos a vivir cuando seamos soberanos.

En estos momentos el debate sobre el mar canario está en la sociedad. ¿Cree posible que nuestro pueblo gestione su territorio?

Tal y como estableció la Convención de Montego Bay de 1982, y mucho antes la Resolución 1514 de la ONU y la Declaración de la VI Reunión de Jefes de Estado de la OUA, ¡Canarias es posible! Pero como ya dije en una pregunta anterior, no se puede engañar al pueblo canario con el asunto de las aguas... España sólo puede explotar las 12 millas de Mar Territorial de Canarias. Lo único que ha conseguido Paulino Rivero es que las 12 millas "de España en las aguas canarias" pasen a ser las 12 millas "de la Comunidad Autónoma en las aguas canarias". Pero es que ese cambio de nominalidad ya estaba contemplado en el Estatuto Canario del año 1985. Lo único que ha conseguido Rivero es desbloquear esa concesión. Pero seguimos sin aguas canarias...

¿Cómo valora la situación actual?

La situación actual es crítica. En primer lugar, por la sobreocupación que sufre nuestro Archipiélago. En los últimos 15 años ha llegado medio millón de personas al Archipiélago. Y eso que llevamos décadas pidiendo una Ley de Residencia como la que tienen la Isla de Man o las Islas del Canal. Hemos perdido más de 200.000 empleos en poco más de dos años, casi 130.000 afiliados a la Seguridad Social. Según el Banco Mundial, tenemos 300.000 desempleados, y hay más de 500.000 canarios trabajando fuera del Archipiélago. Si pudiéramos explotar directamente nuestros recursos económicos (aguas, hacienda, seguridad social, aeropuertos y un largo etcétera), las cosas cambiarían. Necesitamos un centro financiero propio y una Hacienda canaria con un Gobierno que vele por los intereses de este Archipiélago, para evitar vivir de limosnas innecesarias. La pobreza extrema existente es producto del saqueo colonial constante.

A poco más de un año para la conmemoración del centenario del fallecimiento de Secundino Delgado, ¿cómo ve la situación actual del nacionalismo?

Desgraciadamente, el nacionalismo en Canarias está disperso. Todo ello es debido a los muchos personalismos de algunos presuntos líderes de capa caída, y a la vieja táctica del divide y vencerás. Esto ha provocado que muchos veteranos nacionalistas hayan acabado aburriéndose. Al margen de que algunos partidos localistas se hayan cubierto con el manto del nacionalismo, caso de CC y otros... Aunque sus jóvenes sí muestran verdaderas inquietudes nacionalistas. La figura de Secundino Delgado y su mensaje siguen vigentes en las mentes de los jóvenes del MP. Y desde el MP luchamos por evitar desaparecer como pueblo; por recuperar la libertad, identidad y dignidad; y por resolver la pobreza existente.

¿Apoyaría una unión entre todos los nacionalistas?

Me gustaría que esa unión se produjera antes de mayo de 2011. Aunque primero habría que mirar con lupa quiénes son los nacionalistas, y quiénes los "necionalistas".