Santa Cruz de Tenerife

Las tres "heridas" de San Andrés

Los núcleos de La Ladera, Las Barranqueras-Pista Militar y El Regente, ubicados en el barrio marinero de Anaga, presentan desde hace muchos años múltiples carencias en cuanto a equipamientos básicos, servicios e infraestructuras.
J.D.M., S/C de Tenerife
8/ene/10 7:37 AM
Edición impresa

Visitar La Ladera, Las Barranqueras-Pista Militar o El Regente no es sencillo por culpa, simplemente, de la complicada orografía. Los tres núcleos forman parte del barrio marinero de San Andrés y sus habitantes conforman, junto a los del casco del pueblo o San José de El Suculum, parte de los aproximadamente 3.200 vecinos censados en la zona. Cada uno tiene sus carencias, pero, en general, las quejas van en el sentido de la falta de equipamientos básicos, infraestructuras de todo tipo y los servicios necesarios para la vida cotidiana. Esta es la radiografía de cada una de estas tres "heridas abiertas" en San Andrés:

La Ladera.- Lo principal es la protección de posibles desprendimientos en toda La Ladera, así como las infraestructuras básicas de Los Banquitos afectado por un Plan Especial de Mejora (PEM) sin fecha ni programa de ejecución, con falta de total información al respecto. Otras peticiones son la mejora de las calles para facilitar accesos horizontales y a los aparcamientos; sistemas contraincendio adecuados a la zona, así como dar vía libre a la obtención de licencias para la construcción y al seguimiento técnico de inspección por parte del Ayuntamiento.

Asimismo, los residentes insisten en la necesidad urgente por peligro de incendio e irregular suministro de agua de un tanque regulador a una cota más elevada que se puede situar, según de donde proceda el agua, en el lugar denominado El Roque o Casa Telesforo.

Los vecinos piden también aparcamientos en la zona de Los Banquitos ya recogidos en el PGO y se oponen a las viviendas de reposición en los casos en los que no se establezcan acuerdos previos con los afectados. Tampoco aceptan la construcción de viviendas de más de tres plantas. Por último, piden el cambio de reordenación en el arranque de la Pista Militar; el desahogo del tráfico de La Ladera (Vía de Cornisa) y Las Barranqueras, además de la definición en Los Banquitos de los solares no edificables.

Las Barranqueras-Pista Militar.- Los vecinos dividen las actuaciones a realizar en dos grandes grupos, las urgentes y otras. En el primer caso estarían la conexión total de todas las viviendas a la red de saneamiento; la rehabilitación y acondicionamiento tanto para vehículos como viandantes de la Pista Militar, así como la construcción de un muro de contención a la altura del depósito de agua; el análisis y estudio de la actual agua potable, por su mala calidad e instalar en la zona un repetidor que haga llegar la señal de televisión y de la telefonía móvil.

A más largo plazo señalan como objetivos a conseguir el respeto absoluto de las actuales construcciones; conservar y habilitar los máximos terrenos posibles para la autoconstrucción en la zona; crear un cinturón viario que rodee el núcleo y una vía previa para los vecinos de La Ladera para que no se concentre el tráfico en Las Barranqueras. Por otro lado, las vías que se encuentran dentro de los núcleos deben ser consideradas como vías de tránsito reducido de los vehículos.

Para los vecinos resulta clave proyectar plazas de aparcamientos; soterrar todas las líneas eléctricas y telefónicas de la zona; crear una red de riego y contraincendios; canalizar los barranquillos; adecuar una tipología edificadora de carácter cerrada con dos planta de altura y ático; así como evitar la construcción de grandes infraestructuras deportivas, culturales y de ocio en la zona, limitándose a pequeñas plazas y zonas verdes.

El Regente.- También aquí, como en los dos núcleos anteriores, la gente solicita un respeto absoluto de las actuales construcciones, crear una vía de acceso al núcleo o habilitar la necesaria conexión a la red de saneamiento de todas las viviendas. Además de adecuar los paseos o "calles" para el tránsito de personas, puesto que algunas no están pavimentadas y/o carecen de alumbrado público.

Sus gentes consideran necesario la señalización con un cartel que indique el nombre del caserío de El Regente para mejorar la llegada de correo y notificaciones; proyectar plazas de aparcamientos en la vía principal paralela al barranco del Cercado y soterrar todas las líneas eléctricas y telefónicas de la zona.

No olvidan reivindicar la construcción de una red de riego y contra incendios; la canalización de los barranquillos; la creación de cinturones verdes en estos últimos o adecuar una tipología edificadora de carácter cerrada con dos plantas de altura y ático.

Como en Las Barranqueras la idea es evitar grandes infraestructuras deportivas, culturales y de ocio en la zona, debido a que se consideran vecinos de San Andrés, por lo que creen que todo este tipo de infraestructuras deben ser fijadas en el entorno del pueblo.