Santa Cruz de Tenerife
EDUCACIÓN, FAMILIA Y SENSATEZ FRANCISCO-M. GONZÁLEZ *

La hija del ministro

31/jul/09 7:27 AM
Edición impresa

"La Hija del Ministro" es una excelente y fascinante novela histórica, que se desarrolla en el Madrid de finales de la monarquía de Alfonso XIII, instauración de la II República e inicio de la Guerra Civil, escrita por Miguel Aranguren. Publicada por la Esfera de los Libros.

El autor es un escritor precoz: su primer libro se publicó en Espasa, cuando acababa de cumplir diecinueve años. A pesar de su juventud, tiene publicados más de media docena de novelas, ésta pienso que la más lograda. A la vez, es uno de los articulistas más incipientes del periodismo español: su primera columna la comenzó en El Mundo con veintitrés años. Asimismo, ha publicado y publica infinidad de artículos de opinión en diversos diarios y revistas de actualidad. Desde 2004 dirige el ambicioso proyecto Excelencia Literaria. Está casado y es padre de cuatro hijos.

Elvira Bossana es una misteriosa anciana aristócrata que vive en su magnífico piso en el paseo de Las Arenas de Bilbao. Viuda desde hace años, en su vida guarda algún misterio, alrededor del que siempre se rumoreaba un amor inconfesable y que nadie conoce con claridad: ni su hijo, ni los vecinos, ni el servicio. Con motivo de su fallecimiento, mientras su hijo vende los muebles de la casa y se deshace de todas las pertenencias de su madre, Nelsy, la sirvienta ecuatoriana, que la ha cuidado hasta sus últimos momentos, encuentra de manera casual unos cuadernos escritos en su juventud por su señora, donde cuenta los hechos de mayor importancia de su vida; y que constituyen la trama o argumento del resto de la novela. Los folios de Elvira Bossana arrancan en Madrid de los años veinte. Su padre, ministro del último gobierno de la Monarquía, con una vida acomodada hasta que, con la venida de la República, a pesar de sus hondas convicciones o tal vez por ellas, viene a menos, y llega a pasar por situaciones verdaderamente trágicas. Al mismo tiempo, Elvira va recogiendo en estos folios los recuerdos de adolescencia, sus primeros amores; y cómo, sin darse cuenta, se hace una mujer, en una época tormentosa en la que va a ser muy difícil poder sobrevivir, pero donde ella se encuentra con el amor verdadero, junto, con el sufrimiento y la tragedia.

Aranguren vertebra la narración, como el día a día de la vida de una familia y la peculiaridad de cada uno de sus miembros, resaltando de cada uno su trascendente actitud ante el amor y la vida, el sufrimiento y el dolor, la traición y la muerte; actitudes que el autor aprovecha con acierto para poner de manifiesto una serie de valores humanos, familiares y sociales, como la generosidad, la magnanimidad, la amistad, la lealtad, pero, sobre todo, el perdón.

A pesar de que la época histórica en la que se enmarca sea un periodo muy manido, pienso que, hasta ahora, no se ha escrito tanta literatura, como sobre la Guerra Civil española y la II República, que creo conocerlas bien, no sólo por la historia, sino también de forma directa por personas respetables, de una y otra tendencia, que la vivieron y hasta cierto punto fueron protagonistas. Por ello, puedo afirmar que esta obra está bien y ampliamente documentada, ambientada con acierto y los hechos históricos los narra con bastante realismo. El autor introduce en la trama a los más destacados personajes reales de la vida pública de entonces: desde el mismo Alfonso XIII hasta Francisco Largo Caballero, José Ortega y Gasset o Francisco Franco. Todo un reto en un momento tan controvertido con el debate de la "memoria histórica".

En este libro, Miguel Aranguren hace gala, una vez más, de su talento narrativo y de ser un escritor de altura. Su narración es sencilla y elegante como es su estilo, pero con mucho calado; con unos diálogos sorprendentes y con enjundia; su prosa, con frecuencia, roza lo poético y logra que el lector se recree al releer determinados párrafos de esmerado trazo y extraordinaria belleza. La descripción o dibujo que hace de las personas, logra, a la vez que se lee, sentirse un amigo más y de toda la vida de los Bossana. Yo resaltaría el acertado perfil que traza del talante del rey Alfonso XIII.

En suma, es una novela que engancha, si uno se introduce en su lectura, no logra abandonarla, hasta terminarla. Ideal para este mes de agosto.

* Orientador familiar y profesor emérito del CEOFT

fmgszy@terra.es