Santa Cruz de Tenerife

Implicadas 21 personas por estafar más de un millón de euros a entidades financieras

EFE, Madrid
1/ago/08 1:56 AM
Edición impresa

La Policía desarticuló recientemente una organización dedicada a la falsificación de documentos y a las estafas, mediante la compra fraudulenta de vehículos y otros bienes y, detuvo a 21 de sus integrantes, quienes presuntamente defraudaron más de un millón de euros a entidades financieras.

Según informó ayer la Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil, los arrestados, de nacionalidad brasileña, confeccionaban documentos falsos con los que pedían créditos para la compra de turismos que eran vendidos tras abonar únicamente la entrada.

La operación fue llevada a cabo en Barcelona, Hospitalet de Llobregat, Girona, Olot, Figueras, Lleida, Salamanca, Arganda del Rey (Madrid) y Murcia. A los detenidos se les imputan los delitos de falsificación documental y estafa, entre otros.

La investigación comenzó el pasado mes de noviembre tras la denuncia presentada por el apoderado de una empresa financiera, quien alegó que había sido víctima de varias compras de vehículos fraudulentas.

Los coches fueron adquiridos en concesionarios de la provincia de Girona y, tras un primer análisis, se pudo constatar que la documentación aportada era falsa.

Los investigadores identificaron a 21 miembros de la red que residían en Cataluña, se desplazaban a distintas provincias para cometer las estafas y tenían las tareas perfectamente repartidas.

Así, unos se dedicaban a elaborar los documentos ficticios y otros abrían las cuentas corrientes y solicitaban los créditos para adquirir artículos electrónicos y vehículos, principalmente.

El "modus operandi" era el siguiente: una vez falsificados los documentos, acudían a los concesionarios para adquirir los turismos a nombre de personas ficticias, pagaban la entrada y, para el resto del importe, solicitaban créditos rápidos a través de empresas financieras, a las que engañaban presentando nóminas con sueldos muy elevados. En la operación se requisaron 24 vehículos, diez permisos de residencia española, carnés de conducir de Portugal, Brasil e Italia, una fotocopiadora y una cámara de fotos. La intervención fue realizada por la Brigada de Falsedades de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, junto con agentes de las unidades contra las redes de inmigración y falsedad documental (Ucrif) de Barcelona y de Girona.