Santa Cruz de Tenerife
PORÍS DE ABONA

Una denuncia cierra parcialmente la playa y paraliza las obras del acceso

El concejal Álvaro Arbelo asegura que la decisión fue tomada por la autoridad judicial, al estimar la denuncia presentada por un vecino colindante a la zona de la obra, y aclara que "ni el Ayuntamiento de Arico ni el Cabildo están detrás de los inconvenientes" que se están generando a los residentes de este barrio.
J.FEO, Arico
30/jul/08 6:55 AM
Edición impresa

El cierre parcial de la playa del Porís de Abona, concretamente en la zona de Los Prismas, y la paralización de las obras de reconstrucción de la carretera de acceso de este mismo núcleo costero del municipio de Arico "son consecuencias de una orden judicial tras una denuncia de un particular en el Palacio de Justicia de Granadilla de Abona", según manifiesta el concejal de Infraestructuras, Obras y Servicios en la corporación local, Álvaro Arbelo.

De este modo, comenta que "ni el ayuntamiento ni el Cabildo de Tenerife están detrás de los inconvenientes que se están registrando en la zona, sólo estamos respetando y acatando una decisión judicial que confiamos que se resuelva con la máxima celeridad debido a los múltiples problemas que se está ocasionando".

El edil explica que un vecino del entorno presentó "hace un mes un interdicto en los juzgados granadilleros y ello ha tenido esta consecuencia", quien indica que "no es la primera vez que este residente se opone a las obras porque la situación se remonta hace dos años atrás".

En este sentido, un informe elaborado por el Cabildo de Tenerife, el cual ha tenido acceso EL DÍA, pone de relieve que las actuaciones en un principio consistían en mejorar un "muro de sostenimiento" de la citada calzada para evitar un posible derrumbe de la misma, que fueron declaradas de emergencia el "25 de septiembre de 2006".

Sin embargo, el 17 de octubre de ese mismo año se recibe una orden judicial de suspensión de las actuaciones por el juzgado número dos de Granadilla de Abona debido a una denuncia, pero el 21 de diciembre ésta se desestima y los demandantes presentan un recurso de apelación, que también fue desestimado el 26 de octubre de 2007.

"A la vista de los antecedentes judiciales, en noviembre de 2007 el Cabildo inicia contactos con los interesados (?) a fin de alcanzar un acuerdo" y después de diversas reuniones "se redacta un borrador de acta de comprobación de replanteo en el que se detallan las obras a ejecutar como las actuaciones necesarias para reponer la situación", según el texto al que ha tenido acceso este periódico.

El documento resalta que, en marzo de este año, el Servicio Insular de Carreteras reitera "la situación de peligro" del acceso del Porís de Aboba y que se ha agravado por las "cargas y vibraciones" realizadas por una obra desarrollada por el entorno por parte de Gestur, que podría provocar "desprendimiento en los taludes".

Por este motivo, el 18 de marzo el Cabildo requiere a los denunciantes a que "permitan la entrada voluntaria" porque en caso contrario "se procedería a sus ejecución forzosa", pero los demandantes "reiteran su oposición".

En junio de 2008, tras varios desprendimientos, la Corporación Insular decide iniciar el derribo voluntario de la calzada al comprobar que el muro de contención estaba "bastante dañado" y podría caerse en cualquier momento, así como cerrar al tráfico todo el entorno para proceder a la reconstrucción del acceso.

Además, la iniciativa insular contemplaba "la reposición de daños causados por los derrumbes y las obras, así como la restitución de los desvíos y actuaciones accesorias al estado inicial". Sin embargo los trabajos han sido paralizados por orden judicial a raíz de una denuncia de un vecino colindante con la zona de trabajo, según se resalta en el comunicado.